imagotipo

Monlui: promesa incumplida, violencia sin freno

  • La Contraparte | Óscar Pedro Reyes Castelán

El gremio periodístico veracruzano está de luto después de que, cuando se creía que ya no habría más agresiones fatales contra periodistas en el Estado, ayer en Atoyac cayó abatido a balazos Ricardo Monlui Cabrera, editor del impreso El Político en la zona centro del Estado y autor de la columna Crisol que publicaba en esta casa editorial y El Sol de Córdoba, al salir de un restaurante con su familia. Es el primer crimen al que se enfrenta el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y de él depende actuar con agilidad y precisión para resolverlo o suceder en la fama a Javier Duarte, en cuyo mandato murieron con violencia uno a uno un total de 18 comunicadores debido a su indolencia y permisividad para atender estos casos que no sólo atentan contra un gremio tan inerme como la sociedad por la inseguridad que se padece, sino contra la libertad de expresión que consagra la máxima ley de nuestro país y que están obligados a garantizar quienes juraron hacerla valer. La posición de la prensa no puede ser otra que la de exigir esclarecer los hechos. Hoy sería un error lanzar señalamientos irresponsables, al igual que de las autoridades criminalizar a priori. Hasta donde se sabe, Ricardo era un periodista profesional, respetado, exjefe de prensa de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar CNC con Daniel Pérez Valdés y presidente de la Asociación de Periodistas y Reporteros Gráficos de Córdoba y la Región A. C. Gozaba de buena fama. Habrá que revisar todo, en especial su trabajo periodístico, sin descartar nada. Ayer mismo, la organización Compañeros Internacionales de Periodistas y Editores A.C. (CONAPE) demandó a la autoridad investigadora atención debida a los sucesos, pidió a Zeid Ra’ad Al Hussein, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, medidas de protección para los periodistas de México, y al presidente Enrique Peña Nieto voltear sus ojos hacia un Veracruz “hundido en la inseguridad” y donde se incumplió la promesa de que no volverían a presentarse agresiones a los comunicadores. La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas, la CEAPP, también “condenó enérgicamente” el crimen, informó que a la familia (de la víctima) le brindó “asesoría y apoyo”, ah, y “exhortó” (que no es lo mismo que exigir) a las autoridades “el esclarecimiento” de los hechos y la “identificación de los responsables para procesarlos y castigarlos” conforme a derecho. EstAremos atentos a los avances de las indagatorias e informaremos oportunamente. +++Atender el reclamo de las madres de familia que conforman el Colectivo Solecito, que llevan años buscando a sus hijos desaparecidos, no es una concesión ni gentileza ni favor, es lo justo y obligatorio, y no pueden ni deben ser tratadas con desplantes autoritarios ni insensibilidad. Este y otros grupos que, ante la inacción del gobierno, han decidido a buscar por cuenta y medios propios a sus desaparecidos, ya han aportado mucho. En estricto rigor esa tarea debió (debe) realizarla la Fiscalía General del Estado, pero ya que estas personas localizaron fosas clandestinas donde han sido confinados cientos de cuerpos de personas víctimas de grupos criminales en el estado de Veracruz, en particular en los terrenos del fraccionamiento Colinas de Santa Fe, en Veracruz, no es aceptable decirle a la sociedad ni a los familiares que no hay recursos para realizar las pruebas de ADN que permita su identificación para que esos restos sean entregados a esas familias que no han tenido descanso en su dolorosa búsqueda. Debe revisarse dónde rascar si es preciso para hacerse de recursos, generar ahorros en partidas del presupuesto de la FGE y esas economías destinarlas a la adquisición de tales reactivos. Decir que en Veracruz se localiza la fosa más grande de México y quizá del mundo y que esos crímenes se cometieron en anteriores gobiernos, no hace más impopular al anterior gobierno o trae beneficios al actual, todo lo contrario, afecta cada vez más la imagen de Veracruz, a su economía, a la inversión y al turismo, y de eso nadie parece darse cuenta. Las nuevas autoridades deben tener congruencia y resolver esta demanda, por obligación de ley. Es de urgente necesidad practicar esas pruebas, no evadirlas, si en verdad se quiere lavar la cara a Veracruz y no seguir ensuciándola. +++La exdiputada local Marcela Landeta, actual secretaria general de la CNC en el Estado, es la virtual candidata de la alianza PRI-PVEM para la alcaldía de Tierra Blanca. En su caso, por el método de Postulación de Candidatos, y al ser la única inscrita, sólo restaría la validación de la Comisión Estatal de Procesos Internos para formalizarlo. Marcela va por la silla de Saúl Lara González, actual edil panista de ese convulsionado municipio del Sotavento, y a su favor tiene la experiencia de haber logrado el triunfo en ese Distrito Electoral en la elección local del 2013. Tiene amplias oportunidades de triunfo, no la pierda de vista. +++El abogado Jorge Reyes Peralta logró que el exgobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, fuera trasladado a un hospital de Xalapa para ser atendido por problemas de hipertensión arterial con antecedentes de preinfarto hace tres años, de manera que por recomendación médica permanecerá en calidad de detenido en el Hospital Ángeles, en vez de estar recluido en el penal de Pacho Viejo. Un trabajo impecable del especialista en Derecho Penal. +++No hay duda que el Carnaval 2017 dio y sigue dando mucho de qué hablar. Mejoró en todos aspectos: organización, decoración de carros alegóricos, vestuarios de comparsas y en seguridad, pero lo más increíble es que se hizo con muy pocos recursos económicos, trayéndose espectáculos artísticos de primer nivel, aunque ahí sí tuvieron que cobrarse una sección VIP a 500 pesos y el resto —que fueron los más— gratis. Pues el domingo, el alcalde Ramón Poo Gil y el presidente del Comité del Carnaval, Luis Antonio Pérez Fraga, ofrecieron una comida de agradecimiento a los mandos y elementos de la Marina que lo hicieron posible, apoyados con otras corporaciones que hicieron muy bien su trabajo de vigilancia. Bien por esa decisión. Honrar, honra. Escriba a: opdeor006@gmail.com