imagotipo

Propuesta a partidos para atender a damnificados

  • La Contraparte | Óscar Pedro Reyes Castelán

Aunque parezca descabellada es posible ante la emergencia esa idea que propone destinar 20% de los recursos que los partidos políticos y candidatos independientes van a recibir en financiamiento para las elecciones de 2018 para reparar los daños que dejaron el sismo y el huracán Katia. Y en este caso, si el INE aprobó un presupuesto de 6 mil 788 millones de pesos en propaganda y gasto electoral para partidos y candidatos, la quinta parte de ese monto serían mil 357.6 millones de pesos para destinarse a reconstruir casas y edificios escolares en los municipios más afectados por el sismo en los estados de Oaxaca, Juchitán, principalmente; Chiapas, con el emblemático San Cristóbal de las Casas semidestruido, y Tabasco, que también resintió severos daños. En esos estados hasta el último dato que se tenía confirmado es que hubo 98 muertos y, aunque intervienen las fuerzas armadas para proteger y salvar vidas de personas que aún permanecen atrapadas entre los escombros, no ha habido una respuesta oficial rápida y efectiva, porque es de tal magnitud que los recursos resultan insuficientes. En un escrito que circula en redes sociales se hace la interesante propuesta de que en lugar de que los partidos y candidatos gasten millonadas en propaganda que luego sólo sirve de basura, ese dinero —que es producto de los impuestos que pagamos todos los mexicanos— se ocupe en algo útil, que sirva a los ciudadanos, como hasta ahora falsamente postulan todos los partidos. Es indignante para los electores no solamente escuchar miles de spots de televisión y radio, uno tras otro, con sus cantaletas de que son la solución para todos los problemas, sino también volantes, trípticos, pendones, carteles, espectaculares y una incesante información en revistas, periódicos y portales de internet, bombardeo que es un auténtico tormento. De ahí que habría que preguntar si están de acuerdo en desprenderse de ese 20% de sus prerrogativas a Enrique Ochoa Reza, Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés, Dante Delgado Rannauro, Alejandra Barrales y todos los demás líderes nacionales partidistas, en cuyos discursos siempre incluyen esas frases de que no hay nada más importante para ellos y sus partidos que el bienestar de los ciudadanos. Sin embargo, renunciar a los privilegios de las prerrogativas ya se sabe que sería como pedir milagros de honestidad. En fin, el punto es que hay que ayudar a la recuperación de nuestros hermanos de esas entidades que resultaron severamente con estos fenómenos naturales, y mientras se analiza esa posibilidad debemos participar con una aportación económica o víveres y ropa para los damnificados.

 

SI HAY CONGRUENCIA, HABRÁ CÁRCEL A FUNCIONARIOS

Ya fueron cesados, pero es necesario aplicar un castigo ejemplar a quienes se desempeñan como director de la CAEV en Coatzacoalcos, Rafael Jesús Abreu Ponce; rector de la Universidad Tecnológica del Sureste, Mauro Sánchez Pola, y al delegado de Patrimonio del Estado, Ricardo Cabrera Pérez, debido al uso electoral que dieron en el reparto de despensas a damnificados en Coatzacoalcos por el temblor de hace seis días. Ya hay una carpeta abierta en la Fiscalía General del Estado, aunque existen dudas de que se proceda penalmente contra los autores de ese lucro político con la necesidad de la gente. Estos actos no deben volverse a repetir, y en necesario ponerles alto en cuanto suceden, como ahora. No hay dilema, la ley debe aplicarse.

 

Escriba a: opedro2006@gmail.com