/ sábado 8 de diciembre de 2018

El amor, diamante que no tiene precio

El autor, descrito como “el cronista por excelencia de la postindependencia de Angola”, visitó México; estuvo en la FIL y después presentó en Xalapa su libro Sobre una comba y otros cuentos

Con cuentas negras, rojas y blancas, reposando sobre su pecho, unidas unas tras otras y encontrándose al centro con un dije que representa a Escorpión (su signo zodiacal), Manuel Rui (1941) dice que intenta alejar las malas vibras; es su forma de llamar al amor sin tener que enunciarlo.

El escritor angoleño es conocido por ser el cronista por excelencia de la postindependencia de Angola. Vino a México para presentar su libro Sobre una comba y otros cuentos, traducción realizada por la Universidad Veracruzana; aunque el recorrido inició en la Ciudad de México, en esta ocasión tocó conversar con él en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara; después sus andanzas lo llevaron a Xalapa para promover esta nueva publicación.

Rui tiene un pasado aguerrido que define su carácter y su forma de ver la vida, cosa que se dejó ver en esta conversación.

En estos relatos, usted decide darle voz a sus personajes, aunque no siempre ha sido así, ¿por qué?

Los personajes de esta obra representan la vida cotidiana justo después de la independencia de Angola. Para mí es la primera fase de mi producción literaria. La segunda fase de mi obra comienza con Si pudiera ser una ola, un libro que se convirtió en una especie de sombra que me persigue.

¿En qué difiere Si pudiera ser una ola?

Este libro es una ruptura con el marxismo-leninismo que se convirtió en una dictadura. Llevaron de Cuba una idiosincrasia que no correspondía con la realidad angoleña. Teníamos una tradición de libre mercado y era imposible pasar a una economía tipo soviética o cubana. Por eso hay una serie de personajes que abogan por la libertad.

Después del proceso de adaptación de los sistemas ideológicos comunistas en Angola y del proceso independentista por el que ha pasado, ¿con qué se ha quedado su país?

Se quedó una silla vacía. Aunque el comunismo en Angola nunca fue verdadero. El problema no fue la ideología (la religión), sino los sacerdotes: nunca siguieron el pensamiento de Marx. El presidente decía: “Angola sólo será libre cuando se termine el Aparhteid”, así que tuvimos que volvernos guerrilleros para que eso sucediera; para los simpatizantes del Apartheid era imposible perder una guerra contra los negros.

Sobre el proceso de soltar y retener voces, por un lado, les cede la voz a sus personajes, pero por otro lado, ha escrito el Himno Nacional de su país, ¿siente que representa un sentimiento generalizado?

Pienso que sí, incluso la gente aún me pide autógrafos en la calle. Además, me respetan porque tengo las manos limpias, por dentro y por fuera de los bolsillos. Saben que yo podría ser millonario porque dirigí el Gabinete de Diamantes durante 20 años y la gente que trabajó conmigo hoy es rica.

¿Cuál es el diamante que no tiene precio?

El amor y la traducción. La traducción es una especie de arcoíris, un puente entre un idioma y otro que podemos recorrer hasta morir.

Después de este proceso, ¿sigue creyendo en los seres humanos?

Sigo siendo optimista. Imagina que todo el mundo fuera como la FIL: jóvenes devorando libros como dulces. En Angola buscamos reducir el azúcar en las escuelas, pero aquí, en la Feria, las cosas dulces son las palabras. Aquí parece que es el inicio de la paz.

Hay una canción que dice “¡Eh! niño, ya puedo morir, ya vi a Angola independiente”. Ahora puedo cantar: “¡Eh! niño, volví a vivir, viví la FIL intensamente”.

Con cuentas negras, rojas y blancas, reposando sobre su pecho, unidas unas tras otras y encontrándose al centro con un dije que representa a Escorpión (su signo zodiacal), Manuel Rui (1941) dice que intenta alejar las malas vibras; es su forma de llamar al amor sin tener que enunciarlo.

El escritor angoleño es conocido por ser el cronista por excelencia de la postindependencia de Angola. Vino a México para presentar su libro Sobre una comba y otros cuentos, traducción realizada por la Universidad Veracruzana; aunque el recorrido inició en la Ciudad de México, en esta ocasión tocó conversar con él en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara; después sus andanzas lo llevaron a Xalapa para promover esta nueva publicación.

Rui tiene un pasado aguerrido que define su carácter y su forma de ver la vida, cosa que se dejó ver en esta conversación.

En estos relatos, usted decide darle voz a sus personajes, aunque no siempre ha sido así, ¿por qué?

Los personajes de esta obra representan la vida cotidiana justo después de la independencia de Angola. Para mí es la primera fase de mi producción literaria. La segunda fase de mi obra comienza con Si pudiera ser una ola, un libro que se convirtió en una especie de sombra que me persigue.

¿En qué difiere Si pudiera ser una ola?

Este libro es una ruptura con el marxismo-leninismo que se convirtió en una dictadura. Llevaron de Cuba una idiosincrasia que no correspondía con la realidad angoleña. Teníamos una tradición de libre mercado y era imposible pasar a una economía tipo soviética o cubana. Por eso hay una serie de personajes que abogan por la libertad.

Después del proceso de adaptación de los sistemas ideológicos comunistas en Angola y del proceso independentista por el que ha pasado, ¿con qué se ha quedado su país?

Se quedó una silla vacía. Aunque el comunismo en Angola nunca fue verdadero. El problema no fue la ideología (la religión), sino los sacerdotes: nunca siguieron el pensamiento de Marx. El presidente decía: “Angola sólo será libre cuando se termine el Aparhteid”, así que tuvimos que volvernos guerrilleros para que eso sucediera; para los simpatizantes del Apartheid era imposible perder una guerra contra los negros.

Sobre el proceso de soltar y retener voces, por un lado, les cede la voz a sus personajes, pero por otro lado, ha escrito el Himno Nacional de su país, ¿siente que representa un sentimiento generalizado?

Pienso que sí, incluso la gente aún me pide autógrafos en la calle. Además, me respetan porque tengo las manos limpias, por dentro y por fuera de los bolsillos. Saben que yo podría ser millonario porque dirigí el Gabinete de Diamantes durante 20 años y la gente que trabajó conmigo hoy es rica.

¿Cuál es el diamante que no tiene precio?

El amor y la traducción. La traducción es una especie de arcoíris, un puente entre un idioma y otro que podemos recorrer hasta morir.

Después de este proceso, ¿sigue creyendo en los seres humanos?

Sigo siendo optimista. Imagina que todo el mundo fuera como la FIL: jóvenes devorando libros como dulces. En Angola buscamos reducir el azúcar en las escuelas, pero aquí, en la Feria, las cosas dulces son las palabras. Aquí parece que es el inicio de la paz.

Hay una canción que dice “¡Eh! niño, ya puedo morir, ya vi a Angola independiente”. Ahora puedo cantar: “¡Eh! niño, volví a vivir, viví la FIL intensamente”.

Policiaca

Detiene Fuerza Civil a 7 presuntos roba-cargas en la Puebla-Veracruz

Los saqueadores pusieron resistencia y al parecer sus presuntos líderes hicieron disparos desde algún punto de la montaña, lo que hizo que los uniformados activaran sus protocolos de seguridad

Local

Pemex despide a trabajador que permitió ingreso de Cepillín en refinería de Minatitlán

Luego de dos meses de investigaciones, funcionarios de la refinería lograron establecer la responsabilidad de Juan Luna

Local

Tras pruebas científicas, confirman que no era dedo humano el hallado en tamal

Le fueron practicadas diligencias periciales que arrojaron dictámenes médicos y antropológicos

Local

Pascual Lagunes presenta supuesta toma de nota y trabajadores sindicalizados lo rechazan

Lagunes Ochoa, presentó un documento expedido por la autoridad oficial que lo acreditaba como secretario general legítimo de acuerdo a la votación de la asamblea realizada el pasado 5 de junio en las instalaciones del sindicato

Política

Corte admite impugnación de la CNDH sobre reglamento de la Guardia Nacional

El organismo reclama que la Ley Nacional sobre Uso de la Fuerza incurre en omisiones legislativas relativas, específicamente en donde norma el uso de la fuerza

Virales

[Video] En pleno movimiento juego mecánico se parte en dos, hay muertos

El juego, que transportaba a unas 30 personas en el Kankaria Adventure Park, se derrumbó después de que se rompiera una tubería

Mundo

Cierra radio afgana tras amenazas de los talibanes por contratar mujeres

Desde 2014 unos 200 medios de comunicación han cerrado en el país debido sobre todo a la inseguridad y a problemas financieros

Local

Contaminación y desarrollo urbano pone en riesgo especies y manglares

En la última jornada de limpieza recolectaron 2 mil 700 kilos de residuos sólidos de los cuales cerca del 43 por ciento fue plástico y la isla del amor fue donde más se captó con 800 kilos

Futbol

Edson Álvarez, a un paso del Ajax

Fuentes cercanas al jugador confirmaron a ESTO que, pese a estar presente en el Campeón de Campeones, ya no bajó a la premiación por respeto a los que serán ya sus ex compañeros