imagotipo

Artista invita a instalación basada en ceremonia de los wixárika

  • Maribel Sánchez
  • en Cultura

Con el propósito de recrear desde la plástica la ceremonia que los wixárika (huicholes) hacen tradicionalmente para sanar el alma y el cuerpo, la artista visual Cenyace Ballesteros presentará a las 19 horas de este martes 20 de junio la instalación-performance S’Kuli, en la Galería de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana.

La instalación, además de exponer elementos sagrados, es la manera que la artista ha hallado para brindar su apoyo a la lucha por salvar de una minera canadiense a Wirikuta, tierra sagrada de los huicholes que ocupa aproximadamente 141 mil hectáreas de la mexicana Sierra de Catorce, situada en el estado de San Luis Potosí.

En entrevista, Cenyace Ballesteros comparte su preocupación por las problemáticas a las que actualmente nos enfrentamos. Considera que muchas de ellas “son propiciadas porque no nos conocemos, no sabemos quiénes somos realmente; siempre nos sentimos vacíos y buscamos cubrir ese espacio en el consumismo, en el alcohol o en la fiesta, pero lamentablemente nada nos satisface”.

Ella, al tener contacto con la familia de los bautistas, que son marakames de tradición, se ha dado cuenta de lo trascendental que es mantener las tradiciones “porque son una manera de sanar  la ira, el  estrés, la angustia…”. Lo que propone es que el público tenga un encuentro consigo mismo, para lo que transitará por un vientre, una instalación cúbica  a partir de grabados hechos en telas, así como banderas gigantes y ciertos símbolos, como el S’Kuli, que es el ojo de dios.

Además, la plástica se apoya en música de Roberto Pastrana Chávez y es una ambientación de una hora, 60 minutos en los que el espectador tendrá estímulos visuales y auditivos, pues podrá escuchar el canto de uno de los marakames, que es Claudio Bautista.

S’Kuli podrá ser vivido únicamente este martes en Belisario Domínguez número 25. La invitación es para todos aquellos interesados en tener un estado de contemplación del propio ser y darle voz al movimiento de Wirikuta.