/ miércoles 26 de diciembre de 2018

Babel y laberinto / El mal de la muerte de Marguerite Duras

Aunque Marguerite Duras solía decir: “Yo soy una escritora, no vale la pena decir nada más”

Sí que vale la pena decir, pues su vida fue una novela, como lo demostró la espléndida e insuperable biografía que escribiera Laure Adler sobre ella.

Nacida en el Saigón de la Primera Guerra Mundial, pasó su infancia en la parte francesa de Indochina y viajó a Francia hasta la edad de dieciocho años. Casi al llegar cambió su verdadero nombre, Marguerite Donnadieu, por el que ahora todos conocemos. En el país que le dio lengua, estudió matemáticas y ciencias políticas. Siempre fue una activista y estuvo, junto a François Miterrand y Robert Antelme (este último su esposo hasta que se divorciaron en 1946), en la Resistencia francesa durante la ocupación nazi.

La literatura de Duras es referencial, pero siempre se ha dicho que hay que dudar y pensar mejor en que son obras plenamente de ficción.

Tal vez su obra más conocida sea El amante, novela que alcanzó millones de ejemplares y que ha sido traducida a más de cuarenta idiomas.

Para muchos lectores el nombre de la Duras refiere inmediatamente a escenas de erotismo, países exóticos, amantes y la destrucción de la pareja.

Estilísticamente pasó de un tono sajón a uno confesional hasta llegar al estilo más puramente francés, el nouveau roman.

Por primera vez en español se reúnen dos relatos breves de la autora de Un dique contra el pacífico: El hombre sentado en el pasillo y El mal de la muerte. Fue la editorial Tusquets que puso a circular a esta autora en español desde hace más de cuatro décadas, es en esa casa en la que se puede encontrar toda la obra narrativa de Duras.

En El hombre sentado en el pasillo el narrador parece únicamente describir con cierta frialdad los escarceos y encuentros de un hombre sumido en un pasillo y una mujer que toma el sol en la playa; pero ya sabemos que esas escenas en Marguerite Duras no son otra cosa que un torrencial amor que terminará por autodestruirse, un amor que busca cumplir sus deseos y luego aniquilarse.

En El mal de la muerte, el protagonista, al punto de la muerte e imposibilitado para amar, contrata a una joven mujer para gozar de su compañía, sin embargo, lo que nos va contando el narrador no es lo que el hombre trata, al menos, de gozar con la mujer, sino lo que la mujer ve: la muerte inminente, con sus estertores, su pesadez, acaso su ya inmovilidad. Una obra insoslayable en la bibliografía de la gran francesa.

Sí que vale la pena decir, pues su vida fue una novela, como lo demostró la espléndida e insuperable biografía que escribiera Laure Adler sobre ella.

Nacida en el Saigón de la Primera Guerra Mundial, pasó su infancia en la parte francesa de Indochina y viajó a Francia hasta la edad de dieciocho años. Casi al llegar cambió su verdadero nombre, Marguerite Donnadieu, por el que ahora todos conocemos. En el país que le dio lengua, estudió matemáticas y ciencias políticas. Siempre fue una activista y estuvo, junto a François Miterrand y Robert Antelme (este último su esposo hasta que se divorciaron en 1946), en la Resistencia francesa durante la ocupación nazi.

La literatura de Duras es referencial, pero siempre se ha dicho que hay que dudar y pensar mejor en que son obras plenamente de ficción.

Tal vez su obra más conocida sea El amante, novela que alcanzó millones de ejemplares y que ha sido traducida a más de cuarenta idiomas.

Para muchos lectores el nombre de la Duras refiere inmediatamente a escenas de erotismo, países exóticos, amantes y la destrucción de la pareja.

Estilísticamente pasó de un tono sajón a uno confesional hasta llegar al estilo más puramente francés, el nouveau roman.

Por primera vez en español se reúnen dos relatos breves de la autora de Un dique contra el pacífico: El hombre sentado en el pasillo y El mal de la muerte. Fue la editorial Tusquets que puso a circular a esta autora en español desde hace más de cuatro décadas, es en esa casa en la que se puede encontrar toda la obra narrativa de Duras.

En El hombre sentado en el pasillo el narrador parece únicamente describir con cierta frialdad los escarceos y encuentros de un hombre sumido en un pasillo y una mujer que toma el sol en la playa; pero ya sabemos que esas escenas en Marguerite Duras no son otra cosa que un torrencial amor que terminará por autodestruirse, un amor que busca cumplir sus deseos y luego aniquilarse.

En El mal de la muerte, el protagonista, al punto de la muerte e imposibilitado para amar, contrata a una joven mujer para gozar de su compañía, sin embargo, lo que nos va contando el narrador no es lo que el hombre trata, al menos, de gozar con la mujer, sino lo que la mujer ve: la muerte inminente, con sus estertores, su pesadez, acaso su ya inmovilidad. Una obra insoslayable en la bibliografía de la gran francesa.

Policiaca

Policías enfrentan a delincuentes y rescatan a secuestrado

De la unidad salieron dos hombres, que lograron escapar, no sin antes efectuar detonaciones en contra de los efectivos

Local

Exgobernador acusa a MAYL de involucrarlo en la elección 2021

Las publicaciones del exgobernador Javier "N" surgen luego de que se difundió un correo electrónico que fue retomado en algunos medios

Policiaca

Seguridad Pública toma el control en Tres Valles

Se espera fortalecer la vigilancia en ese municipio ubicado en la cuenca del Papaloapan

Mundo

Trump, turbio camino al 2024 al comenzar juicio político en febrero

El segundo juicio político contra el expresidente de EU es el comienzo de una serie de problemas legales

Mundo

Garantizan vacunas anticovid a pobres, en febrero

La Organización Mundial de la Salud anunciaron un acuerdo para distribuir 40 millones de dosis de la vacuna

Finanzas

Crean pila de carga rápida para motos

La israelí StoreDot desarrolló una batería de litio que carga un vehículo en cinco minutos

Política

México y EU estudian disposiciones para viajeros anunciadas por Joe Biden

Otro tema que están revisando ambos gobiernos es el de la cuarentena antes de llegar a la Unión Americana

Sociedad

AMLO lanza reto a quienes quieran adquirir vacuna anticovid

AMLO pidió que informen dónde van a vacunar y a quién, y si van a tener las vacunas; y si éstas no ponen en riesgo a la población

Cine

Huachicolero, una historia de todos los días

Huachicolero, la cinta dirigida por Edgar Nito, muestra lo que hay detrás de este fenómeno social que se convirtió en un tema de agenda pública tras la explosión de algunos oleoductos