/ miércoles 7 de noviembre de 2018

Babel y laberinto / Los minutos negros de Martín Solares

Ese espaldarazo de Díaz le permitió a Solares llegar a un amplio público lector y llevar su novela al inglés, francés y alemán

Martín Solares está llamado a ser uno de los grandes novelistas de México. Ésta, su primera novela, da muestra de ello. Aunque se acaba de publicar su más reciente obra: Catorce colmillos, quiero llamar aquí la atención sobre Los minutos negros.

Junot Díaz, el ganador del premio Pulitzer por la novela La maravillosa vida breve de Oscar Wao, dijo: “El mexicano Martín Solares me parece uno de los mejores escritores latinoamericanos.

Los minutos negros es una de las mejores novelas que he leído en los últimos diez años”. Ese espaldarazo de Díaz le permitió a Solares llegar a un amplio público lector y llevar su novela al inglés, francés y alemán.

Ya se ha hablado en los últimos años sobre ese subgénero narrativo nacido en México: la narco-novela. Algunos críticos sitúan el nacimiento del género en la literatura colombiana, en donde el tema del narco, la corrupción y la violencia permeó a las novelas de ese país desde la década de los ochenta. Sin embargo, la vertiente en México tiene sus propios códigos y la llamada narco-novela es netamente mexicana, norteña, para más señas.

El subgénero es una obra literaria que sienta sus bases en la violencia casi sobrehumana, la prostitución, el tráfico de drogas y armas.

Los minutos negros es la historia de un policía que investiga un crimen en una ciudad de Tamaulipas, aunque lo único que encuentra es que casi todos los habitantes de la ciudad tienen deudas con la ley: los propios policías, obviamente los narcos, los asesinos que descubre, los miembros de la comandancia, en fin: Paracuán es la cuna del mal.

El lector debe tener cuidado al leer esta novela, pues no debe confundirse con una obra ligera que sólo aborda el tema del narco; el tema central de Los minutos negros es el mal, en el sentido más amplio del término es, de muchas maneras, una novela profunda y analítica sobre el espíritu humano y los resquicios que pueblan su alma. Tal vez el origen de la novela de Solares sea El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad; novela, recordará el lector, en la que un hombre, Marlowe, va en busca de Kurtz, la ejemplificación del mal.

Pues con Los minutos negros, Solares va en busca de su propio Kurtz. Lo encuentra para mostrárnoslo a nosotros, sus fieles lectores.

Martín Solares está llamado a ser uno de los grandes novelistas de México. Ésta, su primera novela, da muestra de ello. Aunque se acaba de publicar su más reciente obra: Catorce colmillos, quiero llamar aquí la atención sobre Los minutos negros.

Junot Díaz, el ganador del premio Pulitzer por la novela La maravillosa vida breve de Oscar Wao, dijo: “El mexicano Martín Solares me parece uno de los mejores escritores latinoamericanos.

Los minutos negros es una de las mejores novelas que he leído en los últimos diez años”. Ese espaldarazo de Díaz le permitió a Solares llegar a un amplio público lector y llevar su novela al inglés, francés y alemán.

Ya se ha hablado en los últimos años sobre ese subgénero narrativo nacido en México: la narco-novela. Algunos críticos sitúan el nacimiento del género en la literatura colombiana, en donde el tema del narco, la corrupción y la violencia permeó a las novelas de ese país desde la década de los ochenta. Sin embargo, la vertiente en México tiene sus propios códigos y la llamada narco-novela es netamente mexicana, norteña, para más señas.

El subgénero es una obra literaria que sienta sus bases en la violencia casi sobrehumana, la prostitución, el tráfico de drogas y armas.

Los minutos negros es la historia de un policía que investiga un crimen en una ciudad de Tamaulipas, aunque lo único que encuentra es que casi todos los habitantes de la ciudad tienen deudas con la ley: los propios policías, obviamente los narcos, los asesinos que descubre, los miembros de la comandancia, en fin: Paracuán es la cuna del mal.

El lector debe tener cuidado al leer esta novela, pues no debe confundirse con una obra ligera que sólo aborda el tema del narco; el tema central de Los minutos negros es el mal, en el sentido más amplio del término es, de muchas maneras, una novela profunda y analítica sobre el espíritu humano y los resquicios que pueblan su alma. Tal vez el origen de la novela de Solares sea El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad; novela, recordará el lector, en la que un hombre, Marlowe, va en busca de Kurtz, la ejemplificación del mal.

Pues con Los minutos negros, Solares va en busca de su propio Kurtz. Lo encuentra para mostrárnoslo a nosotros, sus fieles lectores.

Policiaca

Utilizan redes sociales para encontrar a empresario y familiar desaparecidos

“A todos los amigos, por favor, si alguien los ha visto les pido que se comuniquen conmigo, estamos preocupados toda la familia", parte del mensaje

Local

Karla, la niña tierna y amorosa que mató un alud

Sus familiares culpan a autoridades de Tlalnelhuayocan; habían reportado el peligro

Local

No deje el paraguas; vienen tres semanas de lluvias

En octubre también podría haber precipitaciones intensas

Local

En Medellín, mucha pobreza y un alcalde que gasta en comidas y hoteles

Colonos se quejan de que las autoridades no les hacen caso a sus demandas

Local

Quien mató en Centro Internamiento de Menores, es mayor de edad

Indicó que la Fiscalía General del Estado realiza las investigaciones tras los hechos registrados en el penal ubicado en Palma Sola

Local

Karla, la niña tierna y amorosa que mató un alud

Sus familiares culpan a autoridades de Tlalnelhuayocan; habían reportado el peligro

Deportes

Tiburonas, campeonas del Torneo Estatal de Futbol Femenil

La escuadra rojiazul vence a Tuxpan, 3-2, y va al Nacional de Toluca, en noviembre

Policiaca

Lo acribillaron camino a su rancho; el cuerpo estaba tirado en la carretera

La Policía Estatal acordonó el área, mientras agentes de Policía Ministerial localizaron un casquillo percutido calibre 9 milímetros

Policiaca

Cae la "Venessa"; le decomisaron 29 kilos de mariguana y armas de grueso calibre

Además le fue retiraron un vehículo, 11 fundas para chalecos y siete playeras con logotipos alusivos a los zetas