/ miércoles 9 de enero de 2019

Babel y laberinto / Truman Capote de Gerald Clarke

La primera mitad del siglo XX fue definitiva para la literatura estadounidense

Si ya en el XIX se habían leído las grandes obras de Hawthorne, Emerson, Longfellow, Thoreau, Poe, Whitman, Dickinson, Twain, por mencionar sólo a los más importantes, es con la obra de Herman Melville que el siglo XIX se vincula con el XX. La lectura de Moby Dick, Pierre y sobre todo, Bartleby, produjo en los escritores del incipiente siglo XX una visión diferente que redundaría en la obra de otros grandes: Willa Cather, Frost, Wallace Stevens, Katherine Anne Porter, Dos Passos, Fitzgerald, Faulkner y, sobre todos ellos, Truman Capote. Es una aseveración arriesgada poner a Capote sobre los antes mencionados, pero cuento a cuento, novela a novela, Capote demostró ser uno de los genios más grandes de las letras universales.

Recordar sus cuentos es dar un repaso por la literatura, la conciencia, las modas, el espectáculo, las artes del siglo XX. Su estética fue única. Él mismo se describió de la siguiente manera: "Soy un alcohólico. Un drogadicto. Un homosexual. Soy un genio". Esa descripción no es una baladronada si leemos cuentos como “Miriam”, “El halcón decapitado”, “El invitado de Acción de Gracias” o las novelas A sangre fría u Otras voces, otros ámbitos.

La vida de Truman Capote ha sido siempre motivo de admiración, sorpresa y repudio. Su infancia estuvo marcada por la vida de sus padres. Su madre era una guapa mujer sureña con una inmensa predilección por los hombres. Al ser abandonada por su marido, se refugió en los brazos de innumerables hombres, entre los que se contaban, incluso, los amigos del bachillerato de Capote. Siendo todavía un niño Capote, su madre se unió en matrimonio con un cubano-norteamericano de ascendencia española, quien le da el apellido de Capote al futuro escritor. Entre separaciones y reconciliaciones, la pareja logra sobrevivir su matrimonio y se mudan a Nueva York en donde Truman consigue su primer trabajo en el New York Times y se empieza a dar a conocer como escritor de relatos en las entonces célebres Harper’s Bazar y Mademoiselle, revistas destinadas a las modas y en las que empezaban a incluirse cuentos de escritores en forma.

A partir de ahí la vida de Capote transcurre entre fiestas, amigos célebres (entre los que se contaban Tennessee Williams, Carson McCullers, Paul Bowles, en fin, lo más granado del stablishment literario) y alcohol, mucho alcohol acompañado de tranquilizantes.

Aunque Capote era un hombre rodeado de artistas, actores y millonarios (se cuenta en esta biografía que un célebre homosexual francés y acaudalado le envió un cheque en blanco para que lo visitara en París) en realidad era un hombre solitario, que iba de amante en amante y a quien la bebida iba minando cada vez más.

La vida de este genio no se reduce a este volumen de más de 600 páginas, sin embargo este es el más grande esfuerzo que se ha realizado para plasmar la vida de uno de los hombres más asombrosos y brillantes de todos los tiempos.

Si ya en el XIX se habían leído las grandes obras de Hawthorne, Emerson, Longfellow, Thoreau, Poe, Whitman, Dickinson, Twain, por mencionar sólo a los más importantes, es con la obra de Herman Melville que el siglo XIX se vincula con el XX. La lectura de Moby Dick, Pierre y sobre todo, Bartleby, produjo en los escritores del incipiente siglo XX una visión diferente que redundaría en la obra de otros grandes: Willa Cather, Frost, Wallace Stevens, Katherine Anne Porter, Dos Passos, Fitzgerald, Faulkner y, sobre todos ellos, Truman Capote. Es una aseveración arriesgada poner a Capote sobre los antes mencionados, pero cuento a cuento, novela a novela, Capote demostró ser uno de los genios más grandes de las letras universales.

Recordar sus cuentos es dar un repaso por la literatura, la conciencia, las modas, el espectáculo, las artes del siglo XX. Su estética fue única. Él mismo se describió de la siguiente manera: "Soy un alcohólico. Un drogadicto. Un homosexual. Soy un genio". Esa descripción no es una baladronada si leemos cuentos como “Miriam”, “El halcón decapitado”, “El invitado de Acción de Gracias” o las novelas A sangre fría u Otras voces, otros ámbitos.

La vida de Truman Capote ha sido siempre motivo de admiración, sorpresa y repudio. Su infancia estuvo marcada por la vida de sus padres. Su madre era una guapa mujer sureña con una inmensa predilección por los hombres. Al ser abandonada por su marido, se refugió en los brazos de innumerables hombres, entre los que se contaban, incluso, los amigos del bachillerato de Capote. Siendo todavía un niño Capote, su madre se unió en matrimonio con un cubano-norteamericano de ascendencia española, quien le da el apellido de Capote al futuro escritor. Entre separaciones y reconciliaciones, la pareja logra sobrevivir su matrimonio y se mudan a Nueva York en donde Truman consigue su primer trabajo en el New York Times y se empieza a dar a conocer como escritor de relatos en las entonces célebres Harper’s Bazar y Mademoiselle, revistas destinadas a las modas y en las que empezaban a incluirse cuentos de escritores en forma.

A partir de ahí la vida de Capote transcurre entre fiestas, amigos célebres (entre los que se contaban Tennessee Williams, Carson McCullers, Paul Bowles, en fin, lo más granado del stablishment literario) y alcohol, mucho alcohol acompañado de tranquilizantes.

Aunque Capote era un hombre rodeado de artistas, actores y millonarios (se cuenta en esta biografía que un célebre homosexual francés y acaudalado le envió un cheque en blanco para que lo visitara en París) en realidad era un hombre solitario, que iba de amante en amante y a quien la bebida iba minando cada vez más.

La vida de este genio no se reduce a este volumen de más de 600 páginas, sin embargo este es el más grande esfuerzo que se ha realizado para plasmar la vida de uno de los hombres más asombrosos y brillantes de todos los tiempos.

Policiaca

Por ataque de celos, apuñaló hasta matar a su pareja

El acusado, se encuentra en el hospital, y de acuerdo a los reportes, se está a la espera de que se recupere para ser interrogado

Local

¿Ya tienes tu árbol de Navidad?; en Las Vigas tienen 34 años vendiéndolos

Cuenta con más de 60 mil árboles de Navidad naturales de distinto tamaño y de cuatro especies forestales: Ayacahuite, Oyamel, Cedro Blanco y Pseudosougar

Local

En reuniones de seguridad, la iglesia siempre estará a favor de la paz, dice obispo

Consideró que la conversión del hombre no es algo que se dé la noche a la mañana

Local

Riesgos de quiebra para la CFE Generación VI

ASF emitió una recomendación para implementar las estrategias para fortalecer su estructura financiera a corto plazo

Local

¿Ya tienes tu árbol de Navidad?; en Las Vigas tienen 34 años vendiéndolos

Cuenta con más de 60 mil árboles de Navidad naturales de distinto tamaño y de cuatro especies forestales: Ayacahuite, Oyamel, Cedro Blanco y Pseudosougar

Local

Niños: en escuelas debe haber monitores para ver sus situaciones de riesgo

También proponen espacios libres de violencia, señala INE tras consulta

Local

¡Todo listo! Para eventos culturales y navideños en Xalapa

El 30 de noviembre arrancará el Festival Orgullo Navideño con el encendido del Centro Histórico de la ciudad, además de la inauguración de la pista de hielo gratuita

Local

Impuestos ambientales no se utilizarían: Rementería Molina

Refirió que de aplicarse un gravamen de esta naturaleza se debe crear un Fideicomiso que administre dicho recurso

Policiaca

Por ataque de celos, apuñaló hasta matar a su pareja

El acusado, se encuentra en el hospital, y de acuerdo a los reportes, se está a la espera de que se recupere para ser interrogado