/ miércoles 29 de mayo de 2019

Babel y laberinto / Al norte la montaña… de László Krasznahorkai

La literatura húngara ha gozado de buena fama, aunque no así de muchas traducciones al español

Es de esas lenguas que su dificultad gramatical asusta a los traductores. Lamentablemente podemos mencionar pocos casos —eso sí, valiosísimos, casi incomparables— de escritores húngaros que han sido bien traducidos y de los que se pueden encontrar grandes obras: Tibor Déry, Sándor Márai, Peter Esterházy, por supuesto el premio Nobel Imre Kertész, y ahora László Krasznahorkai.

La caída del comunismo permitió que las barreras culturales fueran también destruidas y que en occidente pudiéramos acceder a toda una obra monumental como lo es la húngara.

De Sándor Márai el lector ya ha leído sus obras autobiográficas (Confesiones de un burgués, ¡Tierra, Tierra!), sus Diarios y, evidentemente, sus novelas (La herencia de Esther, Divorcio en Buda, El último encuentro, por mencionar sólo tres de las mejores), aunque siguen sin verse en español sus poemas, sus epigramas, sus obras de teatro y sus ensayos.

Luego del Nobel, Imre Kertész tuvo la fortuna de ver en español, poco a poco, toda su narrativa: Fiasco, Diario de la galera, Kadish por el hijo no nacido, Liquidación, Sin destino.

Peter Esterházy tuvo sobre todo en la década de los noventa del siglo pasado una presencia sólida en las librerías. Gozó de muchos lectores y, por azares del destino editorial, poco a poco se fue olvidando; no así sus obras: Una mujer, Los verbos auxiliares del corazón y Pequeña pornografía húngara que, por su título quizá, fue la que obtuvo mayores ventas.

Ahora podemos leer a László Krasznahorkai, quien con Al norte la montaña, al sur el lago, al oeste el camino, al este el río, nos da muestras de que no toda la literatura centroeuropea y, para más señas, la húngara, debe estar regida por ciertos temas (el exilio, el ghetto, la diáspora, el exterminio o los regímenes políticos), sino que la literatura es con letras mayúsculas y que igual se narra con maestría sobre un tema nacional, que sobre un tema japonés.

Como un escritor mimético es como podríamos definir a Krasznahorkai, pues este libro tal pareciera que salió de la pluma de Akutagawa o de Kawabata: un gran sentido poético, una levedad que raya en lo sublime, una prosa tan exquisita como un haikú, sin faltar un hermoso monasterio y un jardín cercano al paraíso; un libro, pues, cercano a los sentidos: sutil, etéreo.

Es de esas lenguas que su dificultad gramatical asusta a los traductores. Lamentablemente podemos mencionar pocos casos —eso sí, valiosísimos, casi incomparables— de escritores húngaros que han sido bien traducidos y de los que se pueden encontrar grandes obras: Tibor Déry, Sándor Márai, Peter Esterházy, por supuesto el premio Nobel Imre Kertész, y ahora László Krasznahorkai.

La caída del comunismo permitió que las barreras culturales fueran también destruidas y que en occidente pudiéramos acceder a toda una obra monumental como lo es la húngara.

De Sándor Márai el lector ya ha leído sus obras autobiográficas (Confesiones de un burgués, ¡Tierra, Tierra!), sus Diarios y, evidentemente, sus novelas (La herencia de Esther, Divorcio en Buda, El último encuentro, por mencionar sólo tres de las mejores), aunque siguen sin verse en español sus poemas, sus epigramas, sus obras de teatro y sus ensayos.

Luego del Nobel, Imre Kertész tuvo la fortuna de ver en español, poco a poco, toda su narrativa: Fiasco, Diario de la galera, Kadish por el hijo no nacido, Liquidación, Sin destino.

Peter Esterházy tuvo sobre todo en la década de los noventa del siglo pasado una presencia sólida en las librerías. Gozó de muchos lectores y, por azares del destino editorial, poco a poco se fue olvidando; no así sus obras: Una mujer, Los verbos auxiliares del corazón y Pequeña pornografía húngara que, por su título quizá, fue la que obtuvo mayores ventas.

Ahora podemos leer a László Krasznahorkai, quien con Al norte la montaña, al sur el lago, al oeste el camino, al este el río, nos da muestras de que no toda la literatura centroeuropea y, para más señas, la húngara, debe estar regida por ciertos temas (el exilio, el ghetto, la diáspora, el exterminio o los regímenes políticos), sino que la literatura es con letras mayúsculas y que igual se narra con maestría sobre un tema nacional, que sobre un tema japonés.

Como un escritor mimético es como podríamos definir a Krasznahorkai, pues este libro tal pareciera que salió de la pluma de Akutagawa o de Kawabata: un gran sentido poético, una levedad que raya en lo sublime, una prosa tan exquisita como un haikú, sin faltar un hermoso monasterio y un jardín cercano al paraíso; un libro, pues, cercano a los sentidos: sutil, etéreo.

Policiaca

Están desaparecidos unos 5 jóvenes cerca de Xalapa

Autoridades reconocen desaparición de tres; no saben de ellos desde hace más de una semana, en Emiliano Zapata

Local

Si no portas cubreboca el chofer te puede negar subirte al urbano

Los conductores no serán sancionados aunque haya alguna molestia por parte de usuarios: Transporte del Estado

Local

Preocúpate también por el dengue; Veracruz, en segundo lugar nacional

Chumatlán, Pánuco, Platón Sánchez y Poza Rica, los municipios con más incidencia

Mundo

Expertos de OMS llegan a China para investigar origen de pandemia por Covid-19

Buscan conocer si el coronavirus infectó al hombre desde un animal y si usó en el camino un animal intermedio

Local

Si no portas cubreboca el chofer te puede negar subirte al urbano

Los conductores no serán sancionados aunque haya alguna molestia por parte de usuarios: Transporte del Estado

Local

Juzgados y abogados tienen que reinventarse; trabajan igual que hace 40 años

Así lo advierte el director de la Facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón; procedimientos obsoletos dificultan acceso a la justicia, señala

Local

De vender zapatos y papelería, ahora ofertan abarrotes; la crisis los obligó

Autoridades municipales han detectado bares y cantinas que quieren cambiar a restaurantes con tal de mantenerse abiertos

Policiaca

Asesinan a quemarropa a un hombre en Coatzacoalcos

Fue sorprendido por sujetos armados quienes se dieron a la fuga, antes de la llegada de las autoridades

Local

Preocúpate también por el dengue; Veracruz, en segundo lugar nacional

Chumatlán, Pánuco, Platón Sánchez y Poza Rica, los municipios con más incidencia