/ miércoles 24 de abril de 2019

Babel y laberinto / ¿Dónde se encuentra la sabiduría?, de Harold Bloom

Si existe en los últimos años un intelectual sabio, con aires de clásico y omnívoro, como lo fuera Montaigne, el Doctor Johnson o Emerson, ese es, sin duda, Harold Bloom, hombre de letras que personifica al escritor lucidísimo y prolífico

Harold Bloom se dio a conocer en México con la publicación del célebre Canon Occidental; aunque es cierto que a través de Adriana Hidalgo Editora ya conocíamos algunos libros de él dedicados a sus poetas predilectos (Blake a la cabeza); también a través del Fondo de Cultura Económica conocimos La religión en los Estados Unidos desde hace décadas. Pero fue con la Editorial Anagrama que en lengua española se dio a conocer el grueso de la obra de Bloom: El canon occidental (La escuela y los libros de todas las épocas), Presagios del milenio (La gnosis de los ángeles, el milenio y la resurrección), Cómo escribir y por qué, Shakespeare, El futuro de la imaginación y Relatos y poemas para niños extremadamente inteligentes de todas las edades.

Bloom desde hace años se convirtió en una de las escasas voces auténticas y autorizadas para hablar de literatura. Cuando leemos a Bloom nos da la impresión de que tenemos a un Borges revivido, a un lector que lo ha leído todo, que tiene la humildad de compartirlo y enseñarnos (en el más puro término socrático) a leer y a comprender la vida a través de los libros.

¿Dónde se encuentra la sabiduría? Se pregunta Bloom después de una severa enfermedad. Sólo un lector como él sabe que los libros nos ayudan a vivir y a comprender a los otros y a nosotros mismos que somos, dice Borges, los otros. Bloom se responde desde los libros y los autores de los libros que, a juicio de Bloom, son los canónicos de la literatura sapiencial. La propia sabiduría de Bloom nos deja entrever a cada uno de los lectores de ¿Dónde se encuentra la sabiduría? que cada uno de nosotros puede tener su propio canon, siempre y cuando éste nos sirva para la vida y para ser mejores hombres.

¿Dónde se encuentra la sabiduría? De Harold Bloom se divide en tres partes, la primera está dedicada a “El poder de la sabiduría”; aquí Bloom repasa la literatura bíblica, sobre todo los libros de Job (por cierto, sólo se le compara en sabiduría este ensayo de Bloom a otro libro clásico sobre el tema editado también por Anagrama: El chivo expiatorio de René Girard) y el Eclesiastés.

La segunda parte está dedicada a la obra de los pensadores y escritores fundamentales en la historia del hombre: Montaigne, Francis Bacon, Samuel Johnson, Goethe, Emerson, Nietzsche, Freud y Proust. La tercera parte es sobre el cristianismo y quienes —además de Yahvé y Jesús— han dado a esa religión la fuerza que hasta la actualidad tiene: Santo Tomás y San Agustín.

La sabiduría de Bloom, entendida ésta como aquel elemento casi divino que le es dado a los hombres, alcanza al lector de este libro. Bloom parece repetir aquellas palabras de Montaigne que, sin ser textuales, decían: si mi entendimiento no alcanza para aportar algo al hombre, prefiero citar a aquellos hombres que ya lo han dicho mejor que yo. De tal manera que ¿Dónde se encuentra la sabiduría? de Harold Bloom también es una suerte de antología: Bloom se acerca muchas citas de los sabios ya citados para aproximarnos a ellos, para —aunque sea demodé decirlo— iluminarnos.

Harold Bloom se dio a conocer en México con la publicación del célebre Canon Occidental; aunque es cierto que a través de Adriana Hidalgo Editora ya conocíamos algunos libros de él dedicados a sus poetas predilectos (Blake a la cabeza); también a través del Fondo de Cultura Económica conocimos La religión en los Estados Unidos desde hace décadas. Pero fue con la Editorial Anagrama que en lengua española se dio a conocer el grueso de la obra de Bloom: El canon occidental (La escuela y los libros de todas las épocas), Presagios del milenio (La gnosis de los ángeles, el milenio y la resurrección), Cómo escribir y por qué, Shakespeare, El futuro de la imaginación y Relatos y poemas para niños extremadamente inteligentes de todas las edades.

Bloom desde hace años se convirtió en una de las escasas voces auténticas y autorizadas para hablar de literatura. Cuando leemos a Bloom nos da la impresión de que tenemos a un Borges revivido, a un lector que lo ha leído todo, que tiene la humildad de compartirlo y enseñarnos (en el más puro término socrático) a leer y a comprender la vida a través de los libros.

¿Dónde se encuentra la sabiduría? Se pregunta Bloom después de una severa enfermedad. Sólo un lector como él sabe que los libros nos ayudan a vivir y a comprender a los otros y a nosotros mismos que somos, dice Borges, los otros. Bloom se responde desde los libros y los autores de los libros que, a juicio de Bloom, son los canónicos de la literatura sapiencial. La propia sabiduría de Bloom nos deja entrever a cada uno de los lectores de ¿Dónde se encuentra la sabiduría? que cada uno de nosotros puede tener su propio canon, siempre y cuando éste nos sirva para la vida y para ser mejores hombres.

¿Dónde se encuentra la sabiduría? De Harold Bloom se divide en tres partes, la primera está dedicada a “El poder de la sabiduría”; aquí Bloom repasa la literatura bíblica, sobre todo los libros de Job (por cierto, sólo se le compara en sabiduría este ensayo de Bloom a otro libro clásico sobre el tema editado también por Anagrama: El chivo expiatorio de René Girard) y el Eclesiastés.

La segunda parte está dedicada a la obra de los pensadores y escritores fundamentales en la historia del hombre: Montaigne, Francis Bacon, Samuel Johnson, Goethe, Emerson, Nietzsche, Freud y Proust. La tercera parte es sobre el cristianismo y quienes —además de Yahvé y Jesús— han dado a esa religión la fuerza que hasta la actualidad tiene: Santo Tomás y San Agustín.

La sabiduría de Bloom, entendida ésta como aquel elemento casi divino que le es dado a los hombres, alcanza al lector de este libro. Bloom parece repetir aquellas palabras de Montaigne que, sin ser textuales, decían: si mi entendimiento no alcanza para aportar algo al hombre, prefiero citar a aquellos hombres que ya lo han dicho mejor que yo. De tal manera que ¿Dónde se encuentra la sabiduría? de Harold Bloom también es una suerte de antología: Bloom se acerca muchas citas de los sabios ya citados para aproximarnos a ellos, para —aunque sea demodé decirlo— iluminarnos.

Policiaca

Ejecutan a mujer policía y a otra la descuartizan y esparcen sus restos

Ambas mujeres fueron secuestradas previamente y sus restos hallados por lugareños de Paso del Macho y Amatitlán, respectivamente

Policiaca

Lo encuentran ahogado en la cascada La Monja, en Xico

Podría tratarse de una persona que acudió a disfrutar de la xiqueñada

Local

Veracruz, segundo lugar en secuestros; registra 31 denuncias

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta que la entidad se ubica debajo del Estado de México en número de denuncias por este delito en el periodo de enero a junio

Policiaca

Lo encuentran ahogado en la cascada La Monja, en Xico

Podría tratarse de una persona que acudió a disfrutar de la xiqueñada

Local

Fiscalía apela reclasificación de secuestro en caso de exdiputado

El juez determinó la medida cautelar de prisión preventiva de un año y se les vinculó a proceso

Local

Mole y licores emblemas de Xico, Pueblo Mágico

María Dolores Fuentes Juárez, "Lilu para los amigos", forma parte de la historia de este lugar

Local

Veracruz, segundo lugar en secuestros; registra 31 denuncias

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta que la entidad se ubica debajo del Estado de México en número de denuncias por este delito en el periodo de enero a junio

Local

Carreteras del sur, las más peligrosas para transportistas

La inseguridad hizo que los seguros se encarecieran al grado que algunas empresas no brindan el servicio a la Alianza Mexicana de Transportistas

Policiaca

Taxi termina con las llantas arriba y conductor culpa al mal estado de las calles

El conductor de la unidad con el número económico XL-9805 no pudo controlarla al avanzar por una pendiente de la colonia J. J. Panes