/ miércoles 27 de marzo de 2019

Babel y laberinto / Pelando la cebolla de Günter Grass

Esta vez no se trata de una de sus novelas portentosas como Años de perro, Mi siglo o Es cuento largo, sino de un libro de memorias

“El recuerdo se asemeja a una cebolla que quisiera ser pelada para dejar al descubierto lo que, letra por letra, puede leerse en ella”, así es como Günter Grass justifica el título de este libro.

Esta vez no se trata de una de sus novelas portentosas como Años de perro, Mi siglo o Es cuento largo, sino de un libro de memorias.

Escribir sobre uno mismo, y sobre su vida, se ha dicho reiteradamente, es, también, un ejercicio de imaginación, una ficción con cierto sustento de realidad.

Escribir sobre uno mismo es disfrazarse (“Ponle una máscara a alguien y te dirá la verdad”, decía Renard), desprenderse de su personalidad para lograr ver a destiempo y a distancia todo aquello que uno fue o dejó de ser. Una acción como la que hace Grass en este libro es un verdadero hallazgo literario. El autor de la célebre novela El tambor de hojalata nos cuenta desde su infancia en Danzig hasta los años que dedicó a su reconocida novela de un niño que se niega a abandonar la infancia.

Ahí se detienen estas memorias, en los años que pasó en París escribiendo El tambor de hojalata, obra que lo pusiera en el podium de los grandes escritores universales.

La publicación de Pelando la cebolla es un acontecimiento mundial, por la obra misma, es decir, literariamente, pero sobre todo por las confesiones que aquí vierte Grass. Lo que nunca nadie sospechó es que un narrador de la envergadura de él hubiera formado parte de las terribles y temibles SS nazis. Aquél cuerpo policial-militar que creara Gobbles para tener el control absoluto de todas las fuerzas militares de la Alemania nacionalsocialista. Ese cuerpo del terror tenía impunidad sobre todo y todos.

Grass confiesa aquí que formó parte de ese cuerpo cuando era apenas un jovencito.

Por supuesto no cuenta en qué sucesos se vio involucrado ni cómo hizo uso de ese poder: por ahí muchos de los críticos han dejado ver que lo que vivió este Premio Nobel debió haber sido tan terrible que ni siquiera puede ser contado.

John Updike, el estupendo narrador norteamericano y uno de los más fuertes candidatos al Nobel de los próximos años, es amigo de Grass desde que Updike era un joven con ansias de escribir y que estudiaba en Alemania. Ahí conoció a Grass y éste se convirtió en su mentor. Años después, siendo Updike ya un narrador reconocido más que tutor y alumno, los dos comparten una amistad muy estrecha.

Updike fue el único escritor que entró en defensa de Grass, y dice que cuando el premio Nobel se lo permita publicará todas las cartas que desde hace décadas han intercambiado y en donde se puede leer más claramente qué pasó con Grass en aquellos años que formó parte de las SS nazis.

Una de las partes más interesantes del libro es la escritura de El tambor de hojalata. En esas páginas Grass nos permite entrar al laboratorio de uno de los escritores más estrictos consigo mismo, uno de los más cuidadosos y el más constante en su escritura.

De entre las más de dos docenas de los libros de Grass, éste, sin duda, ocupará un lugar central en su bibliografía.

“El recuerdo se asemeja a una cebolla que quisiera ser pelada para dejar al descubierto lo que, letra por letra, puede leerse en ella”, así es como Günter Grass justifica el título de este libro.

Esta vez no se trata de una de sus novelas portentosas como Años de perro, Mi siglo o Es cuento largo, sino de un libro de memorias.

Escribir sobre uno mismo, y sobre su vida, se ha dicho reiteradamente, es, también, un ejercicio de imaginación, una ficción con cierto sustento de realidad.

Escribir sobre uno mismo es disfrazarse (“Ponle una máscara a alguien y te dirá la verdad”, decía Renard), desprenderse de su personalidad para lograr ver a destiempo y a distancia todo aquello que uno fue o dejó de ser. Una acción como la que hace Grass en este libro es un verdadero hallazgo literario. El autor de la célebre novela El tambor de hojalata nos cuenta desde su infancia en Danzig hasta los años que dedicó a su reconocida novela de un niño que se niega a abandonar la infancia.

Ahí se detienen estas memorias, en los años que pasó en París escribiendo El tambor de hojalata, obra que lo pusiera en el podium de los grandes escritores universales.

La publicación de Pelando la cebolla es un acontecimiento mundial, por la obra misma, es decir, literariamente, pero sobre todo por las confesiones que aquí vierte Grass. Lo que nunca nadie sospechó es que un narrador de la envergadura de él hubiera formado parte de las terribles y temibles SS nazis. Aquél cuerpo policial-militar que creara Gobbles para tener el control absoluto de todas las fuerzas militares de la Alemania nacionalsocialista. Ese cuerpo del terror tenía impunidad sobre todo y todos.

Grass confiesa aquí que formó parte de ese cuerpo cuando era apenas un jovencito.

Por supuesto no cuenta en qué sucesos se vio involucrado ni cómo hizo uso de ese poder: por ahí muchos de los críticos han dejado ver que lo que vivió este Premio Nobel debió haber sido tan terrible que ni siquiera puede ser contado.

John Updike, el estupendo narrador norteamericano y uno de los más fuertes candidatos al Nobel de los próximos años, es amigo de Grass desde que Updike era un joven con ansias de escribir y que estudiaba en Alemania. Ahí conoció a Grass y éste se convirtió en su mentor. Años después, siendo Updike ya un narrador reconocido más que tutor y alumno, los dos comparten una amistad muy estrecha.

Updike fue el único escritor que entró en defensa de Grass, y dice que cuando el premio Nobel se lo permita publicará todas las cartas que desde hace décadas han intercambiado y en donde se puede leer más claramente qué pasó con Grass en aquellos años que formó parte de las SS nazis.

Una de las partes más interesantes del libro es la escritura de El tambor de hojalata. En esas páginas Grass nos permite entrar al laboratorio de uno de los escritores más estrictos consigo mismo, uno de los más cuidadosos y el más constante en su escritura.

De entre las más de dos docenas de los libros de Grass, éste, sin duda, ocupará un lugar central en su bibliografía.

Policiaca

Iban a dar clases y secuestran a 3 maestras y un profesor

Viajaban juntos para llegar a Telebachillerato; presuntamente ocurrió en zona de Mariano Escobedo, Veracruz

Local

Excluir u ofender a alumnas de UV será considerado violencia de género

El protocolo se mantendrá disponible para consulta, alojado en el portal principal de la UV, en el sitio www.uv.mx

Local

Proyecto de Presupuesto 2020 sería aprobado la próxima semana

Todo depende de cómo nos pongamos de acuerdo en la Comisión y del análisis que hagamos, dijo diputada

Mundo

EU y China trabajan para aplazar nuevos aranceles

Si los aranceles entraran en vigencia, prácticamente toda la mercancía que EU importa anualmente desde China, contará con aranceles punitivos

Sociedad

Al menos dos muertos y más de 40 heridos deja fatal accidente en Oaxaca

De acuerdo a los primeros informes, el incidente fue debido a que conductor del autobús se quedo dormido, ocasionando que este se volcara

Finanzas

No habrá inspectores laborales como pedía EU, asegura Seade

Seade indicó que se acordaron otras mejoras a favor de los ciudadanos en biomedicinas, pero lo más importante fue el "bloqueo a paneles"

Mundo

Detienen a Genaro García Luna en Texas

El exsecretario de Seguridad Pública, durante la administración de Felipe Calderón, fue detenido en Texas, de acuerdo con la periodista del New York Times, Ginger Thompson

Policiaca

Hallan quemada camioneta de joven secuestrada

El pasado domingo, la joven fue encontrada sobre la carretera federal Córdoba- Veracruz

Policiaca

Delincuentes hacen de las suyas esta madrugada; roban en tres farmacias

La policía montó un operativo sin que lograra la detención de los responsables