/ miércoles 3 de julio de 2019

Babel y laberinto / Traiciones de la memoria de Héctor Abad Faciolince

Al terminar de leer este espléndido libro del imprescindible colombiano nos queda algo claro: nos traicionamos tanto a nosotros mismos como a nuestra memoria

“Ya somos el olvido que seremos”, este verso desencadena una de las tres narraciones que conforman Traiciones de la memoria de Héctor Abad Faciolince. Pero decir narraciones es circunscribir a un ámbito muy corto esas tres piezas, pues se trata de ficciones autobiográficas, como han dado en llamar los especialistas a esta suerte de nuevo género. Ese primer verso citado corresponde a un soneto atribuido a Jorge Luis Borges; soneto que llevaba copiado de puño y letra el padre de Héctor Abad el día que lo asesinaron de cinco tiros en la violentísima Colombia de los años ochenta.

“Un poema en el bolsillo” es la narración-investigación que realiza el autor a lo largo de Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Argentina, Francia, España, Alemania y Finlandia, no para dar con los asesinos de su padre, sino para saber si esos versos eran del ciclópeo argentino, o no.

Con la ayuda de amigos escritores, de críticos literarios, de especialistas en Borges y hasta de la mismísima María Kodama, Abad Faciolince se enfrenta no a asesinos, pero sí a los comentarios y ensayos de colegas escritores que lo desmienten y ponen en tela de juicio su aseveración de que esos poemas pudieran ser del autor de El libro de arena.

Al tiempo que esta narración se desgrana, se hilvanan también una serie de reflexiones sobre la memoria: “Una memoria solamente es confiable cuando es imperfecta, y una aproximación a la precaria verdad humana se construye solamente con la suma de los recuerdos imprecisos, unidos a la resta de los distintos olvidos”.

El segundo capítulo está escrito en el mismo tenor, pero es sobre todo una historia de amor, la historia del autor cuando conoce a Lorenza, una mujer bellísima que le paga por clases de español, y que luego se convierte en su amante. “Un camino equivocado” puede ser una confesión o una mentira, no importa, importa el hecho de que el Héctor Abad de Traiciones de la memoria conociera los senos más hermosos que hubiera visto en su vida y que, al mismo tiempo, le sirvieran para ilustrar a todas las mujeres de sus posteriores novelas.

El libro se cierra con “Ex futuros”, una idea de Unamuno que amplía el colombiano para expresar que interesa tanto los hombres que fuimos, como los que no fuimos. Que el hombre que somos ahora, lo es gracias a los diferentes yoes que nos hemos ido creando; pero también a los soñados, a los que no llegaron a ser.

Al terminar de leer este espléndido libro del imprescindible colombiano nos queda algo claro: nos traicionamos tanto a nosotros mismos como a nuestra memoria.

“Ya somos el olvido que seremos”, este verso desencadena una de las tres narraciones que conforman Traiciones de la memoria de Héctor Abad Faciolince. Pero decir narraciones es circunscribir a un ámbito muy corto esas tres piezas, pues se trata de ficciones autobiográficas, como han dado en llamar los especialistas a esta suerte de nuevo género. Ese primer verso citado corresponde a un soneto atribuido a Jorge Luis Borges; soneto que llevaba copiado de puño y letra el padre de Héctor Abad el día que lo asesinaron de cinco tiros en la violentísima Colombia de los años ochenta.

“Un poema en el bolsillo” es la narración-investigación que realiza el autor a lo largo de Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Argentina, Francia, España, Alemania y Finlandia, no para dar con los asesinos de su padre, sino para saber si esos versos eran del ciclópeo argentino, o no.

Con la ayuda de amigos escritores, de críticos literarios, de especialistas en Borges y hasta de la mismísima María Kodama, Abad Faciolince se enfrenta no a asesinos, pero sí a los comentarios y ensayos de colegas escritores que lo desmienten y ponen en tela de juicio su aseveración de que esos poemas pudieran ser del autor de El libro de arena.

Al tiempo que esta narración se desgrana, se hilvanan también una serie de reflexiones sobre la memoria: “Una memoria solamente es confiable cuando es imperfecta, y una aproximación a la precaria verdad humana se construye solamente con la suma de los recuerdos imprecisos, unidos a la resta de los distintos olvidos”.

El segundo capítulo está escrito en el mismo tenor, pero es sobre todo una historia de amor, la historia del autor cuando conoce a Lorenza, una mujer bellísima que le paga por clases de español, y que luego se convierte en su amante. “Un camino equivocado” puede ser una confesión o una mentira, no importa, importa el hecho de que el Héctor Abad de Traiciones de la memoria conociera los senos más hermosos que hubiera visto en su vida y que, al mismo tiempo, le sirvieran para ilustrar a todas las mujeres de sus posteriores novelas.

El libro se cierra con “Ex futuros”, una idea de Unamuno que amplía el colombiano para expresar que interesa tanto los hombres que fuimos, como los que no fuimos. Que el hombre que somos ahora, lo es gracias a los diferentes yoes que nos hemos ido creando; pero también a los soñados, a los que no llegaron a ser.

Al terminar de leer este espléndido libro del imprescindible colombiano nos queda algo claro: nos traicionamos tanto a nosotros mismos como a nuestra memoria.

Policiaca

Motociclistas ejecutan a hombre en pleno centro de Misantla

Efectivos de la policía municipal implementaron un operativo en la zona, sin lograr la captura de sospechosos

Local

Cada mes, al menos 5 paciente diabéticos son amputados en el IMSS

La enfermedad se presenta en edades más tempranas e incluso han tenido que realizar amputaciones en personas de 40 años, dijo el especialista Horacio Astudillo de la Vega

Local

Conoce los murales de Las Higueras pintados por totonacos

El Museo de Antropología de Xalapa expone un pequeño muestrario ya que el resto está guardado en bodega

Local

Piden libros para que Las Patronas cuenten con una sala de lectura

El objetivo es que los migrantes que llevan dos o tres meses tengan libros y aprovechen el tiempo leyendo, indicó el coordinador la Librería la Rueca de Gandhi

Local

Esos ojos de la muerte iban por mi iban por mi sangre, por mi corazón, por mi vida

En esta entrega, Miguel Valera narra que para Melquiades matar también es una profesión

Local

La ciencia aplicada a la fruta: estudios moleculares mejorarían el mango de Actopan

La Red de Estudios Moleculares Avanzados busca identificar la incidencia de plagas para eliminarlas, evitar que se reproduzcan o detenerlas, logrando que la fruta llegue no sólo a los anaqueles mexicanos, sino al comercio internacional

Policiaca

Motociclistas ejecutan a hombre en pleno centro de Misantla

Efectivos de la policía municipal implementaron un operativo en la zona, sin lograr la captura de sospechosos

Local

Cada mes, al menos 5 paciente diabéticos son amputados en el IMSS

La enfermedad se presenta en edades más tempranas e incluso han tenido que realizar amputaciones en personas de 40 años, dijo el especialista Horacio Astudillo de la Vega

Local

Cada vez más mujeres llegan a Alcohólicos Anónimos: Grupo Tercera Tradición de AA

El Grupo Tercera Tradición de AA celebrará 39 años con una serie de pláticas brindadas por conferencistas