/ sábado 19 de enero de 2019

Belzebuth, complicada incursión al terror

Un elemento que es digno de rescate son las secuencias de exorcismo, que estéticamente son impactantes

Los tiempos cambian y, como todas las artes, el cine evoluciona, no sólo en los aspectos tecnológicos y técnicos, también en las formas en que se cuentan las historias. Justo eso encontramos en Belzebuth, el más reciente filme de Emilio Portes, a quien le funcionó en sus tres primeras cintas el humor negro y la cultura popular y que con este filme da un giro radical al terror, de muy buena manufactura, por cierto.

Protagonizada por Joaquín Cosío, la cinta se vale de novedosos recursos, considerando que los tres filmes anteriores del director son comedias negras. Portes transforma por completo todo el escenario elemental con el que siempre ha trabajado; su dinámica incluso debe migrarla para que una cinta de terror funcione; el problema es que no funciona del todo.

La historia básicamente retrata la investigación del agente Emmanuel Ritter (Joaquín Cosío), quien comienza por un caso complicado, que tiene que ver con un asesinato colectivo en una escuela, la cual lo llevará a conocer historias de exorcismos y demonios.

Como era de esperarse, por la propia naturaleza del filme de terror, el ritmo que le imprime el cineasta mexicano a Belzebuth es inconsistente. Comienza con una secuencia intensa y que se fija fácilmente en la mente del espectador, lo cual augura una cinta llena de intensidad, sin embargo se va cayendo a pedazos con el paso de los minutos y termina por volverse tediosa, sin fuerza y con cierto desfase en la resolución de la historia.

Acaso un elemento que es digno de rescate son las secuencias de exorcismo, que estéticamente son impactantes, que en general todo el filme es bastante pulcro, aunque ni con eso le alcanza para recuperar el rumbo.

En suma, una cinta complicada para recomendar, que seguro le hará pensar que hay directores que nacieron con el don de dirigir un género cinematográfico en particular y Emilio Portes ha demostrado gran pericia en la comedia negra; quizá ese es el camino correcto.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “CinematografoCeroCuatro” en Facebook y “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

Los tiempos cambian y, como todas las artes, el cine evoluciona, no sólo en los aspectos tecnológicos y técnicos, también en las formas en que se cuentan las historias. Justo eso encontramos en Belzebuth, el más reciente filme de Emilio Portes, a quien le funcionó en sus tres primeras cintas el humor negro y la cultura popular y que con este filme da un giro radical al terror, de muy buena manufactura, por cierto.

Protagonizada por Joaquín Cosío, la cinta se vale de novedosos recursos, considerando que los tres filmes anteriores del director son comedias negras. Portes transforma por completo todo el escenario elemental con el que siempre ha trabajado; su dinámica incluso debe migrarla para que una cinta de terror funcione; el problema es que no funciona del todo.

La historia básicamente retrata la investigación del agente Emmanuel Ritter (Joaquín Cosío), quien comienza por un caso complicado, que tiene que ver con un asesinato colectivo en una escuela, la cual lo llevará a conocer historias de exorcismos y demonios.

Como era de esperarse, por la propia naturaleza del filme de terror, el ritmo que le imprime el cineasta mexicano a Belzebuth es inconsistente. Comienza con una secuencia intensa y que se fija fácilmente en la mente del espectador, lo cual augura una cinta llena de intensidad, sin embargo se va cayendo a pedazos con el paso de los minutos y termina por volverse tediosa, sin fuerza y con cierto desfase en la resolución de la historia.

Acaso un elemento que es digno de rescate son las secuencias de exorcismo, que estéticamente son impactantes, que en general todo el filme es bastante pulcro, aunque ni con eso le alcanza para recuperar el rumbo.

En suma, una cinta complicada para recomendar, que seguro le hará pensar que hay directores que nacieron con el don de dirigir un género cinematográfico en particular y Emilio Portes ha demostrado gran pericia en la comedia negra; quizá ese es el camino correcto.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “CinematografoCeroCuatro” en Facebook y “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

Policiaca

Solicitan apoyo para localizar a dos menores; desaparecieron en Poza Rica

Los menores fueron vistos por última vez el pasado 21 de este mes; señalan que los dos hermanitos requieren de atención especializada

Local

Viridiana Moreno: recuento del caso, desde su desaparición hasta el hallazgo de su identificación

Todo sobre el caso de Viridiana Moreno, la mujer de 31 años que salió a buscar trabajo a Cardel y no regresó a casa

Cultura

¡Xalapeños van a Rusia! Sus pinturas son reconocidas por Academia Imperial

Mónica Martínez y Esteban Galindo asistirán a la Academia Imperial de las Artes de San Petersburgo

Finanzas

Pierde banca apetito por bonos del gobierno

Altos niveles de inflación y los efectos en el aumento en la tasa de interés influyeron en la desinversión, según analistas de BBVA México

Sociedad

Ningún funcionario intimidó a manifestantes de UdeG: Enrique Alfaro

El Gobernador Enrique Alfaro lamentó que el grupo de poder que controla a la UdeG siga usando el tema de los recursos para tratar de mantenerse

Mundo

Entregan cuerpos de nueve víctimas del tiroteo en escuela de Uvalde

Autoridades en Texas informaron que los cuerpos ya fueron entregados a funerarias para que sus familias puedan velarlos esta noche

Tenis

Murió Poncho Ochoa, tenista mexicano semifinalista de Roland Garros

Poncho Ochoa, leyenda del conocido como deporte blanco falleció a los 83 años de edad

Local

¿Qué tanto dañan los humanos a los monos de Los Tuxtlas?; UV analiza impacto

Tala y fragmentación de hábitat afectan a los monos aulladores de manto, dice Américo Duarte