/ viernes 25 de enero de 2019

Celebrando 60 años del Festival Casals

En el Primer Festival Internacional Pablo Casals, el Cabildo xalapeño tomó los acuerdos para nombrar a Casals Huésped distinguido

En la Xalapa de 1959, la neblina, el tradicional “chipi-chipi”, el frío y la humedad de las noches invernales de la Ciudad de las Flores se hacían sentir; a pesar de ello, en el ambiente de esta noble ciudad de provincia, se percibía la exaltación y expectación por la visita de uno de los más destacados músicos del mundo, el violoncelista español Pablo Casals (1876-1973).

¿Pero quién era este personaje que causó tanto interés entre la sociedad xalapeña? Desde muy joven revolucionó la técnica del violoncello, descubrió la obra de Bach para su instrumento, pero sobre todo, fue un gran ser humano. Siempre se distinguió por sus grandes ideales en favor de la humanidad. A partir de su posición como artista siempre mantuvo una defensa por los derechos humanos, la paz, la democracia y la libertad.

A partir de finales del siglo XIX y principios del XX, realizó sus primeras presentaciones en Estados Unidos y fue uno de los primeros que realizaron grabaciones en fonógrafo; de la misma manera mantenía una agenda de conciertos en el resto de Europa.

En varios momentos de la historia manifestó firmemente su manera de pensar; dejó de actuar en Rusia (1917) a partir de la Revolución y el establecimiento del Comunismo. Rechazó presentarse en Alemania (1934) cuando Hitler asumió el poder absoluto de ese país. A partir de 1936, al estallar la Guerra Civil Española, se declaró republicano, antifacista y se mantuvo en contra del régimen de Francisco Franco. Es a partir de 1939 que decide exiliarse, salir de su amada y adolorida España, para vivir en el sur de Francia en un pequeño poblado llamado Prades. Desde ahí inicia una cruzada en favor de los refugiados españoles a quienes les escribe un sinnúmero de cartas diariamente y, en muchos casos, envía donaciones económicas para aliviar parcialmente sus necesidades.

Es en 1957 que se realiza en París el Primer Concurso Internacional de Violoncello, gracias al interés del gobierno mexicano y de un grupo de intelectuales de varias partes del mundo. Un hecho interesante, que no se menciona en las biografías del ilustre personaje, ni en las páginas de internet actuales, es que en 1956, cuando Casals se dirigía a Puerto Rico, de donde su madre era originaria, visita la ciudad de Veracruz, donde convivió con miembros de la comunidad cultural local.

Para 1959 se propone la realización del Segundo Concurso Internacional de Violoncello, teniendo como sede México; sin embargo y por razones de salud del maestro, se definió que fuera en Xalapa, la ciudad que había demostrado su gran amor por la música y las artes desde antaño. En ambos concursos, el nombre del violonchelista xalapeño Rubén Montiel, quien desde 1939 tomó clases privadas con Casals en Prades, estuvo presente.

Una vez que se estableció la sede oficial del concurso, se propuso la realización del Primer Festival Internacional Pablo Casals. En este gran evento se programó una serie de actividades relevantes: el Cabildo xalapeño tomó los acuerdos de nombrar a Casals Huésped Distinguido, así como poner su nombre a una de las calles de la ciudad (en la colonia Federal). Para la realización de estas actividades se designaron comités internacionales y nacionales, con integrantes honorarios, como presidentes, reinas, premios nobel e importantes artistas responsables de trabajar arduamente para la realización de los mismos.

El programa artístico del festival fue dedicado a promover y enaltecer nuestra cultura nacional, en este sentido se ofrecieron conciertos con obras mexicanas, coreografías contemporáneas nacionalistas, canciones en lengua náhuatl y obras teatrales con temas prehispánicos y virreinales; todo fue interpretado con los mejores exponentes del país. En esta ciudad se tuvo la oportunidad de apreciar a la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Luis Herrera de la Fuente, el Coro de Madrigalistas del INBA dirigido por Luis Sandi, el tenor Carlos Puig acompañado por el pianista Miguel García Mora; como parte del INBA se presentaron el Teatro de Masas con el “Mensajero del Sol” (Tonacatecuhtli) en el Estadio Xalapeño, la compañía de danza contemporánea presentó coreografías con temas mexicanos y la compañía de teatro representó la “Leyenda de la Llorona” en el atrio de la Catedral. Las agrupaciones locales que participaron fueron la Orquesta Sinfónica de Xalapa, dirigida por su titular Luis Ximenez Caballero y el xalapeño Eduardo Hernández Moncada, también actuó el Coro de la Universidad Veracruzana dirigida por su fundador Jesús Núñez Alvarado; además se presentaron como solistas algunos de los miembros del jurado del concurso como Milos Sadlo, Mistilav Rostropovich y el propio Casals. Dentro de la programación se realizó una exposición arqueológica organizada por la Universidad Veracruzana. Los eventos se llevaron a cabo en los pocos lugares que estaban aptos para ello, el Paraninfo del Colegio Preparatorio, el cine Xalapa y el Teatro Lerdo

En el concurso estuvieron presentes como jurados una constelación de estrellas del violoncello a nivel mundial, como: Mistilav Rostropovich de Rusia, Gaspar Cassadó de España, Midlos Sadlo de Checoslovaquia, Adolfo Odonoposoff de Cuba, André Navarra de Francia, Zara Neslova de Canadá, Maurice Eisenberg de Estados Unidos, Heitor Villalobos de Brasil y los mexicanos Rubén Montiel y Blas Galindo (en ese entonces director del Conservatorio Nacional).

Para ese año Xalapa no contaba con una infraestructura turística suficiente que albergara un evento de tal importancia, por tal motivo, desde Pablo Casals, jurados, concursantes y artistas invitados, en su gran mayoría fueron hospedados en casas de familias xalapeñas, otros en los pocos hoteles que había entonces; bajo estas circunstancias surgieron historias que se quedaron en el recuerdo de muchas familias xalapeñas.

A 60 años de esta historia la podemos visualizar como un hecho que enaltece la vocación cultural de nuestra ciudad. Nos llena de orgullo y emoción la visita de un ciudadano del mundo, de una persona tan grande pero de una gran modestia, como lo demostró durante su estancia en estas tierras veracruzanas e hicieron que la sociedad lo viera con admiración y cariño. Actualmente muchas personas recuerdan la pequeña figura de Casals, con abrigo y su inseparable pipa, recorriendo la principales calles xalapeñas; otras rememoran el recibimiento que hicieron los alumnos de la Escuela Normal, o los estudiantes que participaron como “extras” en el teatro de masas en el Estadio Xalapeño.

Finalmente esta historia forma parte del imaginario cultural de la ciudad y que es parte de nuestro pasado musical. El concurso y festival, donde la figura central fue este notable artista catalán, fue un parteaguas para el desarrollo cultural de la Atenas veracruzana, es por ello que las nuevas generaciones deben valorar este proceso que ha ido consolidando a Xalapa como la ciudad cultural de México.

*Investigador y docente de la Facultad de Música U.V.

En la Xalapa de 1959, la neblina, el tradicional “chipi-chipi”, el frío y la humedad de las noches invernales de la Ciudad de las Flores se hacían sentir; a pesar de ello, en el ambiente de esta noble ciudad de provincia, se percibía la exaltación y expectación por la visita de uno de los más destacados músicos del mundo, el violoncelista español Pablo Casals (1876-1973).

¿Pero quién era este personaje que causó tanto interés entre la sociedad xalapeña? Desde muy joven revolucionó la técnica del violoncello, descubrió la obra de Bach para su instrumento, pero sobre todo, fue un gran ser humano. Siempre se distinguió por sus grandes ideales en favor de la humanidad. A partir de su posición como artista siempre mantuvo una defensa por los derechos humanos, la paz, la democracia y la libertad.

A partir de finales del siglo XIX y principios del XX, realizó sus primeras presentaciones en Estados Unidos y fue uno de los primeros que realizaron grabaciones en fonógrafo; de la misma manera mantenía una agenda de conciertos en el resto de Europa.

En varios momentos de la historia manifestó firmemente su manera de pensar; dejó de actuar en Rusia (1917) a partir de la Revolución y el establecimiento del Comunismo. Rechazó presentarse en Alemania (1934) cuando Hitler asumió el poder absoluto de ese país. A partir de 1936, al estallar la Guerra Civil Española, se declaró republicano, antifacista y se mantuvo en contra del régimen de Francisco Franco. Es a partir de 1939 que decide exiliarse, salir de su amada y adolorida España, para vivir en el sur de Francia en un pequeño poblado llamado Prades. Desde ahí inicia una cruzada en favor de los refugiados españoles a quienes les escribe un sinnúmero de cartas diariamente y, en muchos casos, envía donaciones económicas para aliviar parcialmente sus necesidades.

Es en 1957 que se realiza en París el Primer Concurso Internacional de Violoncello, gracias al interés del gobierno mexicano y de un grupo de intelectuales de varias partes del mundo. Un hecho interesante, que no se menciona en las biografías del ilustre personaje, ni en las páginas de internet actuales, es que en 1956, cuando Casals se dirigía a Puerto Rico, de donde su madre era originaria, visita la ciudad de Veracruz, donde convivió con miembros de la comunidad cultural local.

Para 1959 se propone la realización del Segundo Concurso Internacional de Violoncello, teniendo como sede México; sin embargo y por razones de salud del maestro, se definió que fuera en Xalapa, la ciudad que había demostrado su gran amor por la música y las artes desde antaño. En ambos concursos, el nombre del violonchelista xalapeño Rubén Montiel, quien desde 1939 tomó clases privadas con Casals en Prades, estuvo presente.

Una vez que se estableció la sede oficial del concurso, se propuso la realización del Primer Festival Internacional Pablo Casals. En este gran evento se programó una serie de actividades relevantes: el Cabildo xalapeño tomó los acuerdos de nombrar a Casals Huésped Distinguido, así como poner su nombre a una de las calles de la ciudad (en la colonia Federal). Para la realización de estas actividades se designaron comités internacionales y nacionales, con integrantes honorarios, como presidentes, reinas, premios nobel e importantes artistas responsables de trabajar arduamente para la realización de los mismos.

El programa artístico del festival fue dedicado a promover y enaltecer nuestra cultura nacional, en este sentido se ofrecieron conciertos con obras mexicanas, coreografías contemporáneas nacionalistas, canciones en lengua náhuatl y obras teatrales con temas prehispánicos y virreinales; todo fue interpretado con los mejores exponentes del país. En esta ciudad se tuvo la oportunidad de apreciar a la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Luis Herrera de la Fuente, el Coro de Madrigalistas del INBA dirigido por Luis Sandi, el tenor Carlos Puig acompañado por el pianista Miguel García Mora; como parte del INBA se presentaron el Teatro de Masas con el “Mensajero del Sol” (Tonacatecuhtli) en el Estadio Xalapeño, la compañía de danza contemporánea presentó coreografías con temas mexicanos y la compañía de teatro representó la “Leyenda de la Llorona” en el atrio de la Catedral. Las agrupaciones locales que participaron fueron la Orquesta Sinfónica de Xalapa, dirigida por su titular Luis Ximenez Caballero y el xalapeño Eduardo Hernández Moncada, también actuó el Coro de la Universidad Veracruzana dirigida por su fundador Jesús Núñez Alvarado; además se presentaron como solistas algunos de los miembros del jurado del concurso como Milos Sadlo, Mistilav Rostropovich y el propio Casals. Dentro de la programación se realizó una exposición arqueológica organizada por la Universidad Veracruzana. Los eventos se llevaron a cabo en los pocos lugares que estaban aptos para ello, el Paraninfo del Colegio Preparatorio, el cine Xalapa y el Teatro Lerdo

En el concurso estuvieron presentes como jurados una constelación de estrellas del violoncello a nivel mundial, como: Mistilav Rostropovich de Rusia, Gaspar Cassadó de España, Midlos Sadlo de Checoslovaquia, Adolfo Odonoposoff de Cuba, André Navarra de Francia, Zara Neslova de Canadá, Maurice Eisenberg de Estados Unidos, Heitor Villalobos de Brasil y los mexicanos Rubén Montiel y Blas Galindo (en ese entonces director del Conservatorio Nacional).

Para ese año Xalapa no contaba con una infraestructura turística suficiente que albergara un evento de tal importancia, por tal motivo, desde Pablo Casals, jurados, concursantes y artistas invitados, en su gran mayoría fueron hospedados en casas de familias xalapeñas, otros en los pocos hoteles que había entonces; bajo estas circunstancias surgieron historias que se quedaron en el recuerdo de muchas familias xalapeñas.

A 60 años de esta historia la podemos visualizar como un hecho que enaltece la vocación cultural de nuestra ciudad. Nos llena de orgullo y emoción la visita de un ciudadano del mundo, de una persona tan grande pero de una gran modestia, como lo demostró durante su estancia en estas tierras veracruzanas e hicieron que la sociedad lo viera con admiración y cariño. Actualmente muchas personas recuerdan la pequeña figura de Casals, con abrigo y su inseparable pipa, recorriendo la principales calles xalapeñas; otras rememoran el recibimiento que hicieron los alumnos de la Escuela Normal, o los estudiantes que participaron como “extras” en el teatro de masas en el Estadio Xalapeño.

Finalmente esta historia forma parte del imaginario cultural de la ciudad y que es parte de nuestro pasado musical. El concurso y festival, donde la figura central fue este notable artista catalán, fue un parteaguas para el desarrollo cultural de la Atenas veracruzana, es por ello que las nuevas generaciones deben valorar este proceso que ha ido consolidando a Xalapa como la ciudad cultural de México.

*Investigador y docente de la Facultad de Música U.V.

Policiaca

Había 3 xalapeños secuestrados por Las Ánimas y Electricistas

Oficiales escucharon gritos de auxilio desde el interior de una casa, encontrándolos vendados y esposados

Local

Encierro no es pasársela acostado; Sofía te dice cómo hacer ejercicios en casa

Aun sin su coach físicamente para instruirla y motivarla a hacer las actividades, Sofia realiza su rutina de ejercicios de 1 hora con 20 minutos

Local

Confirman primer contagiado de Covid-19 en Xalapa

La Secretaría de Salud de Veracruz informó que en la capital del estado hay 33 casos sospechosos

Local

Encierro no es pasársela acostado; Sofía te dice cómo hacer ejercicios en casa

Aun sin su coach físicamente para instruirla y motivarla a hacer las actividades, Sofia realiza su rutina de ejercicios de 1 hora con 20 minutos

Policiaca

Muere motociclista tras ser atropellado y responsable se fuga

Socorristas trataron de reanimarlo sobre la carretera federal 175 tramo Cosamaloapan-Santa Cruz

Local

Arquitectura y urbanismo deben ser incluyentes, no solo para autos

Alicia Itzel Madrigal, ganadora del concurso “Tren Urbano de la Región Capital”, apuesta porque los proyectos públicos estén pensados en mejorar la calidad de vida de la población y no solo de un sector

Local

Qué calor: Hoy en Xalapa estaríamos a 35 grados

En las cuencas del Pánuco, del Papaloapan, Coatzacoalcos y Tonalá, podrían llegar hasta los 42 grados

Policiaca

Campesinos encuentran cadáveres en medio del monte

Autoridades informaron que ambos cuerpos presentan huellas de violencia