/ miércoles 14 de agosto de 2019

Cine diario / Breves líneas para Columba Domínguez

La fuerza de las mujeres del norte estallaba en su rostro mexicanísimo

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Policiaca

Ve por el celular, le dijeron al niño; ya no regresó, lo atropelló una patrulla

Acusan que el conductor de la unidad oficial iba distraído con su celular

Deportes

El Tiburón entra a la historia mundial del futbol... por no poder ganar

Los escualos cayero 2 tantos contra uno ante San Luis; Enrique Meza molesto con el arbitraje

Cultura

Orquesta Sinfónica de Xalapa, 90 años de buena música

Tras un prolongado aplauso, bajo la batuta del director titular, Lanfranco Marcelletti, la Orquesta interpretó también Toru Takemitsu “From me flows what you call time”

Policiaca

Motociclista chocan contra automóvil; un muerto y un lesionado el saldo

El accidente se registró en avenida Iturbide esquina con la calle Vicente Guerrero

Policiaca

Asaltan a sordomudo, se libró del robo pero agresores se dieron a la fuga

Este hecho sucedió cuando dos sujetos con arma blanca entraron a la vivienda de la persona que se identificó como José Luis “N”

Policiaca

Ve por el celular, le dijeron al niño; ya no regresó, lo atropelló una patrulla

Acusan que el conductor de la unidad oficial iba distraído con su celular

Local

Desquiciaron Xalapa durante varias horas, hasta que los desalojaron

Como se informó, los manifestantes pedían la destitución de algunos maestros y la asignación de una clave

Local

Que nos reubiquen, dicen habitantes tras un muerto por barrancada

Todo ocurrió en las colonias Juan Pablo II y Tiro al blanco, asentadas en faldas del cerro de El Coyote, donde en junio pasado se registró otro fenómeno de este tipo

Policiaca

Coatzacoalcos se tiñe de rojo; semana trágica en el sur de Veracruz

Se registraron diario ejecuciones, entre las que destacaron la de un taxista ensabanado y una mujer que había acudido a ver a su marido al penal regional