/ miércoles 14 de agosto de 2019

Cine diario / Breves líneas para Columba Domínguez

La fuerza de las mujeres del norte estallaba en su rostro mexicanísimo

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Policiaca

Líder del CJNG detenido por la Marina en Coatzacoalcos

Al "Ingeniero" y cuatro posibles cómplices llevaban presunta droga cristal

Policiaca

Incendio arrasó con ferretería, entre Tezonapa y Cosolapa

Grupos de emergencia, de Veracruz y Oaxaca, combatieron las llamas

Local

En riesgo seguridad de asistentes al Carnaval, denuncian graderos

Esto por la reducción en las medidas de acceso de 18 a 3 metros, imposibilitando el despliegue en una eventualidad, señalan

Local

Brigada Nacional de Búsqueda revela "cocinas" para desaparecer cadáveres

Éstas se usaron para la desintegración física de personas por lo que los restos encontrados no eran favorables para ser identificados

Local

En riesgo seguridad de asistentes al Carnaval, denuncian graderos

Esto por la reducción en las medidas de acceso de 18 a 3 metros, imposibilitando el despliegue en una eventualidad, señalan

Local

Reportan disparos cerca de instalaciones de la Fuerza Civil

SSP implementa operativo en Huatusco; un helicóptero recorre la zona

Policiaca

Líder del CJNG detenido por la Marina en Coatzacoalcos

Al "Ingeniero" y cuatro posibles cómplices llevaban presunta droga cristal

Deportes

IBEJ domina primer torneo León de Judá

Los partidos se disputan en las instalaciones de la cancha Crystal de Xalapa

Celebridades

Alejandro Fernández vuelve a sus raíces en el Auditorio Nacional

El cantante dio inicio a su gira Hecho en México e interpretó sus éxitos acompañado de mariachis y vestido de charro