/ miércoles 14 de agosto de 2019

Cine diario / Breves líneas para Columba Domínguez

La fuerza de las mujeres del norte estallaba en su rostro mexicanísimo

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Columba Domínguez, permíteme llamarte de tú porque en la pantalla grande nosotros, los cinéfilos, nos agrandamos al tamaño de sus rostros. Una actriz tiene el rostro de las dimensiones de nuestros sueños y deseos intensos.

Columba, tú eras cine, cine puro y cine mexicano del bueno. No porque hayas sido registrada visualmente por Buñuel o Figueroa o Rodríquez o De Sica, sino porque tu hálito en la pantalla era de sierra, de tierra bañada por un sol moreno que se fusiona en una greda donde los dioses primigenios amasaron un mundo.

Y tú, Columba, pareciera que fuiste moldeada para el cine. La secuencia del baile en Pueblerina/ 1948, con Roberto Cañedo al ritmo del son El palomo y la paloma, es sencillamente embriagadora. La soledad del festín en su máximo esplendor. Alegría amarga. Ningún invitado asistía a la boda de los danzantes. Los planos abiertos de Figueroa apuntalaban el vacío de los novios heridos por el filo de la indiferencia.

La fuerza de las mujeres del norte (naciste en Güaymas, Sonora, en 1929) estallaba en tu rostro mexicanísimo. Aún más: las paletas de Rivera y Covarrubias se sometieron a tu belleza singular.

“Todos los rostros son un solo rostro”, apunta Octavio Paz. ¿Y el tuyo? El rostro de la pueblerina, de la venida del campo (contundentemente afirmado en Paloma/ 2008, el cortometraje-homenaje del maderense Roberto Fiesco donde protagonizaste a una mujer rural que nos dice: “la tierra es lo más bello que amamos”).

Pero también tenías el rostro del deseo carnal, de la mujer citadina que podía despertar pasiones. En La virtud desnuda/1957, te equiparaste a la Peluffo en ser las primeras actrices en nuestras pantallas que se desnudaron.

No sé por qué cuando moriste muchos te llaman oficiosamente “diva”, “ícono”, “estrella de la Época de Oro”. Fuiste, a mí me lo parece, una actriz que hizo arte cinematográfico que encontró a su Virgilio fílmico, Emilio Fernández, en el momento indicado de su vida.

Columba, eres México y eres patria al igual que la madre que chambea por un salario mínimo para sacar a sus hijos adelante. Tu arte recreó, prologó el sufrimiento de la mujer sumisa (Río Escondido/ 1948), la enamorada fatalmente de su hombre (La malquerida/ 1949, la carne del deseo (Mundo, demonio y carne/ 1960), la madre que buscaba venganza en la tierra adonde Dios no llegaba (Los hermanos Del Hierro/ 1961), la funcionaria humanitaria y recta (El hombre de papel/ 1963)

Columba, contigo no se va nada: queda tu rostro perenne en las películas que hiciste. Si hubiese justicia en el acto de valorar el arte (si existiera tal cosa), serías declarada Patrimonio Artístico de México…

Policiaca

Mujer secuestrada y hallada muerta en una parcela era esposa de policía federal

Es el segundo feminicidio registrado en menos de 24 horas en la zona de Martínez de la Torre

Deportes

Jugadores del Tiburón amenazan no jugar mañana contra Tigres

Falta de pagos y dobles contratos, sus razones; la Liga MX advierte: si no se presente a su compromiso de la jornada, se le aplicará el reglamento que estipula como castigo el descenso automático y una posterior desafiliación

Local

No habrá tanta flor de muerto este año

Quienes se dedican al cultivo de esta flor, aseguran que debieron hacer uso del riego para poder lograr el crecimiento de la planta, pues las lluvias tardaron en llegar

Local

¡Alertan! Por Frente Frío número 5, en Martínez de la Torre

En la comunidad Sonzapotes en donde ya se presentan algunas  inundaciones, debido a que se desbordó el arroyo que pasa por esa comunidad

Cultura

Exponen en teatro el empoderamiento de la mujer

En categoría especial del 28o Festival de Teatro Universitario, dedicada a Carballido, presentaron la obra Nora

Cultura

Invitan a disfrutar recital de flauta y piano

El concierto estará a cargo de Rubén Flores y Carlos M. Morales; la cita es a las 18 horas de hoy, en la Galería Ramón Alva de la Canal

Cultura

Actividades para público infantil, en el Afrocaribeñito

Talleres de danza, cuentos, música y pintura son impartidos gratuitamente en espacios de Xalapa y Coatepec

Sociedad

Nueva balacera en Acámbaro deja dos mujeres muertas

Una de las fallecidas era menor de edad, informaron las autoridades

Cultura

Académicos presentan la revista Con/fabuladores

Jorge Manzo, Alejandro Schwartz, Daniel Acevedo, Miguel Valera, José Miguel Naranjo y Julio César Martínez darán a conocer esta publicación