/ lunes 19 de agosto de 2019

Cine diario / El cine caníbal de Avengers: Endgame

La historia del núcleo totalizante de Marvel se lanza contra el villano Thanos quien ha aniquilado a buena parte de los habitantes del universo

Cuando en 1990 se presentó Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes, ante las críticas de algún segmento del sector intelectual, el escritor Carlos Monsiváis acotó que no había que explicar al Divo de Juárez como fenómeno social, sino al público que lo sigue.

En este tono, cabe enunciar lo mismo que el gran Monsi: para entender el enorme (y extraño) fenómeno mundial del filme Avengers: Endgame hay que entender, explorar o estudiar a los públicos que asisten a verlo.

Los hermanos Anthony y Joe Russo plantean en esta aparente clausura de la saga de los héroes del mundo Marvel un asunto de cine comercial: la taquilla es antes que nada, masacrando – incluso – cualquier intención estética.

Avengers: Endgame es un testimonio de nuestra época en términos del público que ha hecho de las redes sociales su razón de ser. El ensalzamiento de cine como producto de consumo (que, de hecho, lo inauguró George Lucas en 1977 con Star Wars).

La historia del núcleo totalizante de Marvel se lanza contra el villano Thanos quien ha aniquilado a buena parte de los habitantes del universo. El regreso al tiempo, vía la mecánica cuántica, cuando Thanos juntó las seis gemas mortales es el punto central de la misión de los súper héroes.

Los hermanos Russo dejan la inspiración en aras de la conclusión aseada, que no enfade a los fans. Supeditan el engranaje sicológico de los personajes al ritmo de una puesta en escena demencialmente coordinada, dosificada para el lucimiento del elenco de estrellas.

Avengers: Endgame es una coreografía visual desangelada, burilada sí en lo técnico pero sin contrapesos ontológicos. La razón del villano en el filme anterior, Avengers: Infinity War, ahora se desdibuja ante un causal bastante cuestionable (como predecible): modificar el pasado para que siga la pachanga.

Tomando como pivote, cuales Virgilios que bajan al mundo dantesco de Thanos, a un puñado de héroes: Capitán América, Iron Man, Hulk, los hermanos Russo están sujetados a consumir una tercera parte del filme (que dura tres horas) a explicar el porqué de la saga predecesora y no se ocupa en demasía en el escudriñamiento de algunos de los otros personajes que lucen más que nada como invitados de lujo: Capitana Marvel, Fury, etc.

Avengers: Endgame es una experiencia ulterior al cine mismo. Es un fenómeno, la instalación del consumismo digital, del achique de la aldea global que anunciaba McLuhan en los setentas. O lo que plantea Scolari (2008: 70) que todos estos discursos son, a su manera, persuasivos, ya que buscan impulsar una acción producida por una multinacional.

Avengers: Endgame es la crónica inmaterial de una generación de cinéfilos cuyas credenciales a priori son pertenecer a un universo de fans que son celosos vigías de los héroes que, al ingresar al mundo de los Lumiere, se apoderan de fórmulas y clichés que están dirigidos a un consumidor altamente caníbal de este tipo de cine…

Cuando en 1990 se presentó Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes, ante las críticas de algún segmento del sector intelectual, el escritor Carlos Monsiváis acotó que no había que explicar al Divo de Juárez como fenómeno social, sino al público que lo sigue.

En este tono, cabe enunciar lo mismo que el gran Monsi: para entender el enorme (y extraño) fenómeno mundial del filme Avengers: Endgame hay que entender, explorar o estudiar a los públicos que asisten a verlo.

Los hermanos Anthony y Joe Russo plantean en esta aparente clausura de la saga de los héroes del mundo Marvel un asunto de cine comercial: la taquilla es antes que nada, masacrando – incluso – cualquier intención estética.

Avengers: Endgame es un testimonio de nuestra época en términos del público que ha hecho de las redes sociales su razón de ser. El ensalzamiento de cine como producto de consumo (que, de hecho, lo inauguró George Lucas en 1977 con Star Wars).

La historia del núcleo totalizante de Marvel se lanza contra el villano Thanos quien ha aniquilado a buena parte de los habitantes del universo. El regreso al tiempo, vía la mecánica cuántica, cuando Thanos juntó las seis gemas mortales es el punto central de la misión de los súper héroes.

Los hermanos Russo dejan la inspiración en aras de la conclusión aseada, que no enfade a los fans. Supeditan el engranaje sicológico de los personajes al ritmo de una puesta en escena demencialmente coordinada, dosificada para el lucimiento del elenco de estrellas.

Avengers: Endgame es una coreografía visual desangelada, burilada sí en lo técnico pero sin contrapesos ontológicos. La razón del villano en el filme anterior, Avengers: Infinity War, ahora se desdibuja ante un causal bastante cuestionable (como predecible): modificar el pasado para que siga la pachanga.

Tomando como pivote, cuales Virgilios que bajan al mundo dantesco de Thanos, a un puñado de héroes: Capitán América, Iron Man, Hulk, los hermanos Russo están sujetados a consumir una tercera parte del filme (que dura tres horas) a explicar el porqué de la saga predecesora y no se ocupa en demasía en el escudriñamiento de algunos de los otros personajes que lucen más que nada como invitados de lujo: Capitana Marvel, Fury, etc.

Avengers: Endgame es una experiencia ulterior al cine mismo. Es un fenómeno, la instalación del consumismo digital, del achique de la aldea global que anunciaba McLuhan en los setentas. O lo que plantea Scolari (2008: 70) que todos estos discursos son, a su manera, persuasivos, ya que buscan impulsar una acción producida por una multinacional.

Avengers: Endgame es la crónica inmaterial de una generación de cinéfilos cuyas credenciales a priori son pertenecer a un universo de fans que son celosos vigías de los héroes que, al ingresar al mundo de los Lumiere, se apoderan de fórmulas y clichés que están dirigidos a un consumidor altamente caníbal de este tipo de cine…

Policiaca

Fueron a comprar a súper de Xalapa... y hubo balazos

A los clientes les quitaron sus pertenencias y a los empleados les exigieron el dinero de las cajas registradoras

Local

¿Estás pensando en vender en las calles? Comerciantes establecidos no lo permitirán

La subdirección de Comercio del ayuntamiento de Xalapa es enfática al recalcar que serán retirados de la vía pública

Local

Murciélagos: entre el amor y el odio

Se encargan de llevar a cabo la polinización, ayudando a las plantas a reproducirse; controlan plagas en varios cultivos y, por si fuera poco, la enzima que se encuentra en su saliva se utiliza en medicina para tratar derrames cerebrales

Finanzas

Tramitología frena en Oaxaca 18 mil mdd de Taiwán

Francisco Cervantes, líder de los industriales, asegura que hay interés de inversionistas en llegar al sur y sureste, pero se están desesperando

Justicia

Emilio Lozoya está solo y sin visitas en España

Desde el inicio de las acusaciones contra Lozoya, Coello Trejo ha dicho que en la compra de Fertinal Luis Videgaray habría sido el autor de la trama

Política

Oposición pacta ruta para elegir a consejeros del INE

Líderes nacionales de PAN, PRD, PRI y MC desayunaron en Insurgentes Sur para delinear la estrategia a seguir

Política

Fisuras en Morena se agravan por crisis interna

Las pugnas por su dirigencia y la falta de definición o registro entre militantes y simpatizantes prevén como resultado una desbandada hacia otros partidos políticos

Gossip

T-Raza | Jenny and The Mexicats traen su Fiesta ancestral

Su cuarto álbum de estudio, Fiesta ancestral, mezcla cumbia, salsa, bolero y rap

Ciencia

Solar Orbiter alista medidor para ver al Sol

La sonda europea Solar Orbiter, que despegó el pasado día 9 para estudiar el Sol, ha enviado sus parámetros para el magnetómetro, uno de sus diez instrumentos para poder funcionar en el espacio