/ jueves 4 de julio de 2019

Cine diario / Gael García: de charolastra a chicuarote

Chicuarotes, una mirada al submundo

En su ópera prima Déficit/ 2007, Gael García Bernal revisaba un microcosmo de desenfadados pútridos donde todos tienen todo arreglado menos su vida. Y era, quizás, en el argot del habla y el enfrentamiento clasista donde radicaba la valía de Gael como cineasta.

Ahora, en Chicuarotes/ 2019, Gael se asoma a otro microcosmo donde la desesperanza y la falta de oportunidades reales para dos jóvenes es directamente proporcional a las decisiones impulsivas que toman en un contexto de exclusión social.

Foto: Cortesía

Apoyada en el histrionismo bastante correcto de Benny Emmanuel/ Cagalera y Gabriel Carvajal/ El Moloteco, la historia de dos chicuarotes (gentilicio endilgado a los oriundos del pueblo de San Gregorio Atlapulco, en la alcaldía de Xochimilco) se dirime en una comedia agridulce donde las vidas de los antes citados buscan salirse de las penumbras, literalmente, en que su entorno familiar se ha convertido: El Moloteco huérfano, Cagalera con un padre alcohólico y golpeador/ Enoc Leaño; con una madre sumisa/ Dolores Heredia, una hermana sujeta al vaivén de sus incipientes escarceos eróticos y un hermano gay reprimido.

La intentona de secuestro al hijo pequeño del carnicero del barrio hará que ambos chicuarotes detonen otras bombas molotov: el apoyo del crimen organizado y la justicia fuenteovejuna sin remedio.

La película de Gael es una correcta mirada a un submundo que allí está, a ojos de todos en la propia y monstruosa Ciudad de México con cariz de pueblo provinciano y que revierte sus códigos conductuales y cuyos personajes son tiernos y siniestros a la vez.

Gael no logra, sin embargo, llegar a algo. Da la impresión que deja su filme a medio camino de todo: de un thriller (el secuestro es risible y más de cómo entrega Cagalera el mensaje escrito al padre del niño), de una denuncia social (no hay más interacción con personajes aledaños, acaso en la anémica escena de la plaza con remotísimo tufo a Canoa, de Cazals), o de una historia juvenil de amor redentora.

La película no desarrolla más allá que un esquema a personajes como el de Sugheili/ Leidi Gutiérrez, la novia de Cagalera, o a la madre de éste. Si bien personajes periféricos como el Planchado o las gruesas policías Las Camerunas o el teporochito/ Silverio Palacios, repartidor de pulque, aderezan acaso la cartografía social barriobajera, no llega a más. Y más aún: el personaje de Chillamil donde un Daniel Giménez Cacho huele más a amigoche de Gael que al matón paria que detona la secuencia más crispante del filme.

En Chicuarotes se advierte un esfuerzo en eso que el crítico Jorge Ayala Blanco llama “cine ñero”: engrandecer lo popular, y si va con el prestigio del charolastra y cuate de Diego Luna, quien es coproductor de la cinta, qué mejor…

En su ópera prima Déficit/ 2007, Gael García Bernal revisaba un microcosmo de desenfadados pútridos donde todos tienen todo arreglado menos su vida. Y era, quizás, en el argot del habla y el enfrentamiento clasista donde radicaba la valía de Gael como cineasta.

Ahora, en Chicuarotes/ 2019, Gael se asoma a otro microcosmo donde la desesperanza y la falta de oportunidades reales para dos jóvenes es directamente proporcional a las decisiones impulsivas que toman en un contexto de exclusión social.

Foto: Cortesía

Apoyada en el histrionismo bastante correcto de Benny Emmanuel/ Cagalera y Gabriel Carvajal/ El Moloteco, la historia de dos chicuarotes (gentilicio endilgado a los oriundos del pueblo de San Gregorio Atlapulco, en la alcaldía de Xochimilco) se dirime en una comedia agridulce donde las vidas de los antes citados buscan salirse de las penumbras, literalmente, en que su entorno familiar se ha convertido: El Moloteco huérfano, Cagalera con un padre alcohólico y golpeador/ Enoc Leaño; con una madre sumisa/ Dolores Heredia, una hermana sujeta al vaivén de sus incipientes escarceos eróticos y un hermano gay reprimido.

La intentona de secuestro al hijo pequeño del carnicero del barrio hará que ambos chicuarotes detonen otras bombas molotov: el apoyo del crimen organizado y la justicia fuenteovejuna sin remedio.

La película de Gael es una correcta mirada a un submundo que allí está, a ojos de todos en la propia y monstruosa Ciudad de México con cariz de pueblo provinciano y que revierte sus códigos conductuales y cuyos personajes son tiernos y siniestros a la vez.

Gael no logra, sin embargo, llegar a algo. Da la impresión que deja su filme a medio camino de todo: de un thriller (el secuestro es risible y más de cómo entrega Cagalera el mensaje escrito al padre del niño), de una denuncia social (no hay más interacción con personajes aledaños, acaso en la anémica escena de la plaza con remotísimo tufo a Canoa, de Cazals), o de una historia juvenil de amor redentora.

La película no desarrolla más allá que un esquema a personajes como el de Sugheili/ Leidi Gutiérrez, la novia de Cagalera, o a la madre de éste. Si bien personajes periféricos como el Planchado o las gruesas policías Las Camerunas o el teporochito/ Silverio Palacios, repartidor de pulque, aderezan acaso la cartografía social barriobajera, no llega a más. Y más aún: el personaje de Chillamil donde un Daniel Giménez Cacho huele más a amigoche de Gael que al matón paria que detona la secuencia más crispante del filme.

En Chicuarotes se advierte un esfuerzo en eso que el crítico Jorge Ayala Blanco llama “cine ñero”: engrandecer lo popular, y si va con el prestigio del charolastra y cuate de Diego Luna, quien es coproductor de la cinta, qué mejor…

Policiaca

Conductor agarró a tubazos a agente vial que lo infraccionó

El oficial fue valorado por el médico del Mando Único, quien dictaminó fracturas en nariz  y senos paranasales

Local

Ni con el frío baja el dengue: 52 casos en Veracruz en sólo tres semanas

Con esta cifra la entidad se ubica en el primer lugar nacional en número de enfermos

Local

Claudia y sus hermanas, talacheras: Demostramos que la mujer puede

Es el oficio que le enseñaron sus padres desde hace 9 años y hace valer el dicho "más vale mañana que fuerza"

Policiaca

Conductor agarró a tubazos a agente vial que lo infraccionó

El oficial fue valorado por el médico del Mando Único, quien dictaminó fracturas en nariz  y senos paranasales

Sociedad

"Desabasto está afectando a nuestros niños", realizan colecta para tratamiento contra cáncer

Comenzaron a unir esfuerzos para realizar una colecta pública con la finalidad de conseguir los recursos y así comprar el medicamento por su cuenta

Sociedad

Pacientes en SLP, sin acceso a medicamentos "hasta que compongan el Insabi"

La crisis llegó a San Luis Potosí, donde denuncian la falta de medicamentos para diabéticos, hipertensos y material para cirugías

Cultura

Entusiasta recibimiento para Lebel, director titular de la OSX

La ceremonia de presentación y bienvenida estuvo a cargo de funcionarios de la UV

Mundo

EU evacuaría a sus ciudadanos de Wuhan, China, por epidemia de coronavirus

EU planea un viaje para llevarse a sus ciudadanos y diplomáticos que se encuentran en Wuhan, China, así lo informó el Wall Street Journal

Mundo

Avance de coronavirus se acelera, China enfrenta una situación grave: Xi Jinping

El nuevo coronavirus, que apareció en diciembre en China ha cobrado la vida de 41 personas