imagotipo

Constitución de 1917, siempre abierta a debate: investigador

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

La Constitución de 1917 es un parteaguas en el proceso histórico de nuestro país, que recupera varios de los preceptos expresados en el documento de 1857 y focaliza algunos otros, expresó Ernesto Treviño Ronzón, integrante del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la Universidad Veracruzana, para quien la Carta Magna, sin ser un texto perfecto, siempre está abierta a un debate en el que convergen intereses, intenciones, aspiraciones y disputas.

El Doctor en Ciencias por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), señaló que a 100 años de la promulgación de la Constitución, constituye un texto que en todo momento está sujeto a revisión y no es algo de lo que se pueda prescindir, porque las constituciones son necesarias.

Sobre las reformas que al documento se le han hecho a lo largo de un siglo, el académico apuntó que algunas reafirman los principios más generales y los derechos de los individuos, en tanto otras se consideran como hipótesis de trabajo y no se puede ver su efecto hasta que la disposición legal se va expresando en la vida cotidiana.

Por lo anterior, Treviño Ronzón consideró que la Constitución tiene que pasar de ser un texto normativo que nos enseñan en la escuela, a un texto que tiene implicaciones cotidianas en la vida de las personas.

Para el investigador, el Artículos 3 es uno de los más preciados y en 1917 respondía a una convicción básica de la oferta de la educación por parte del Estado hacia la sociedad, “era tal vez un texto de dos párrafos”.

Añadió que se reformó hace tres años y que si hoy se revisa es un artículo de casi dos cuartillas “que por un lado expresa la necesidad de mejorar el sistema educativo, pero no al margen de una serie de convicciones ideológicas; entonces, hay muchas formas de hablar de la educación, es una expresión más neoliberal orientada hacia la competitividad, con una perspectiva distinta a la que se tenía hace varios años”.

Por su parte, el doctor en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Galindo Rodríguez, consideró que la Constitución tiene algunos artículos innovadores “como el 3, sobre la educación; el 27, sobre la Reforma Agraria, y el 23, que tiene que ver con aspectos laborales”, los cuales la llevan a ser “una Constitución progresista que puede ser comparada con algunas otras con planteamientos de Estado que estaban surgiendo en ese momento”.

Dijo que las diversas reformas que se han hecho a la Carta Magna han sido en distintas temáticas, las cuales tienen que ser analizadas de manera individual ya que algunas han sido más positivas que otras porque obedecen a los contextos que se han vivido en cada periodo.

Por la importancia del documento –que es la norma fundamental establecida para regir jurídicamente al país– y ante la proximidad de cumplir su primer centenario, la Universidad, a través del IIH-S, ha organizado el Foro Académico Cien años de la Constitución de 1917: Diálogos interdisciplinarios, que tendrá lugar los días 8 y 9 de febrero en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) de Xalapa, evento en el que expertos abordarán diversas perspectivas de la Carta Magna y que será abierto al público en general.