/ lunes 8 de octubre de 2018

Corre, lee y dile / Manifiesto del Crack o de la novela total

El Crack no es ruptura, sino defensa de lo mejor de las letras mexicanas

Hay escritores que sellan su impronta gracias a su talento, su profundidad filosófica y su arte de forjar las palabras. Hay otros que deambulan en la liviandad, las frases fáciles y el apoyo de críticos convenencieros que los ungen con su costal de adjetivos adulatorios.

A finales del siglo XX, un grupo de cinco jóvenes escritores emiten un documento en el que pretenden defender al género de la novela de la superficialidad, de la réplica facilona de estilos y de la complacencia del best seller.

El siete de agosto de 1996 en la Casa de la Cultura de San Ángel, en la Ciudad de México, Ricardo Chávez Castañeda, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz y Jorge Volpi dan a conocer el Manifiesto Crack, un conjunto de ideales y convicciones en defensa de la novela total.

Veinte años después, el grupo de amigos que se habían conocido en la preparatoria reflexionan sobre los caminos andados después de aquel ímpetu y osadía de darle un nombre a sus preocupaciones y propuestas, y vuelven a publicar un documento que se convierte en el Postmanifiesto del Crack. Ambas propuestas la Editorial de la Universidad Veracruzana las retoma y publica como documentos necesarios de tener en cuenta en el panorama literario contemporáneo.

Al darse a conocer el Manifiesto Crack se dan a conocer cinco novelas que serían la carta de presentación del grupo. Ellas son: El temperamento melancólico, de Jorge Volpi (Ciudad de México, 1968); Memoria de los días, de Pedro Ángel Palou (Puebla, 1966); Si volviesen sus majestades, de Ignacio Padilla (Ciudad de México, 1968-Querétaro, 2016); La conspiración idiota, de Ricardo Chávez Castañeda (Ciudad de México, 1961), y Las rémoras, de Eloy Urroz (Nueva York, 1967).

El recordado Ignacio Padilla escribe: “El Crack no fue ni pretendió ser nunca una generación ni un movimiento, no digamos una estética. Se trató más bien de una invitación y, al caso, de una actitud. O de la invitación a recuperar cierta actitud hacia la escritura y la lectura. Si bien interpelaba a editores, autores y crítica, su manifiesto estuvo dirigido sobre todo a los lectores”.

A poco más de 20 años, el contexto político, social, económico y cultural ha cambiado, la literatura mexicana no es la excepción, su novela, menos. El Crack no es ruptura, sino defensa de lo mejor de las letras mexicanas.

Manifiesto Crack y Postmanifiesto del Crack, 1996-2016, de Ricardo Chávez Castañeda, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz y Jorge Volpi, edición y prólogo de Tomás Regalado López, 78 páginas, 2018, se puede adquirir en la Editorial de la UV, Hidalgo 9, zona Centro de Xalapa.


Hay escritores que sellan su impronta gracias a su talento, su profundidad filosófica y su arte de forjar las palabras. Hay otros que deambulan en la liviandad, las frases fáciles y el apoyo de críticos convenencieros que los ungen con su costal de adjetivos adulatorios.

A finales del siglo XX, un grupo de cinco jóvenes escritores emiten un documento en el que pretenden defender al género de la novela de la superficialidad, de la réplica facilona de estilos y de la complacencia del best seller.

El siete de agosto de 1996 en la Casa de la Cultura de San Ángel, en la Ciudad de México, Ricardo Chávez Castañeda, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz y Jorge Volpi dan a conocer el Manifiesto Crack, un conjunto de ideales y convicciones en defensa de la novela total.

Veinte años después, el grupo de amigos que se habían conocido en la preparatoria reflexionan sobre los caminos andados después de aquel ímpetu y osadía de darle un nombre a sus preocupaciones y propuestas, y vuelven a publicar un documento que se convierte en el Postmanifiesto del Crack. Ambas propuestas la Editorial de la Universidad Veracruzana las retoma y publica como documentos necesarios de tener en cuenta en el panorama literario contemporáneo.

Al darse a conocer el Manifiesto Crack se dan a conocer cinco novelas que serían la carta de presentación del grupo. Ellas son: El temperamento melancólico, de Jorge Volpi (Ciudad de México, 1968); Memoria de los días, de Pedro Ángel Palou (Puebla, 1966); Si volviesen sus majestades, de Ignacio Padilla (Ciudad de México, 1968-Querétaro, 2016); La conspiración idiota, de Ricardo Chávez Castañeda (Ciudad de México, 1961), y Las rémoras, de Eloy Urroz (Nueva York, 1967).

El recordado Ignacio Padilla escribe: “El Crack no fue ni pretendió ser nunca una generación ni un movimiento, no digamos una estética. Se trató más bien de una invitación y, al caso, de una actitud. O de la invitación a recuperar cierta actitud hacia la escritura y la lectura. Si bien interpelaba a editores, autores y crítica, su manifiesto estuvo dirigido sobre todo a los lectores”.

A poco más de 20 años, el contexto político, social, económico y cultural ha cambiado, la literatura mexicana no es la excepción, su novela, menos. El Crack no es ruptura, sino defensa de lo mejor de las letras mexicanas.

Manifiesto Crack y Postmanifiesto del Crack, 1996-2016, de Ricardo Chávez Castañeda, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz y Jorge Volpi, edición y prólogo de Tomás Regalado López, 78 páginas, 2018, se puede adquirir en la Editorial de la UV, Hidalgo 9, zona Centro de Xalapa.


Policiaca

Sentencian a 46 años de prisión a Brianda, la mujer que le sacó el bebé del vientre a otra

Con engaños de regalos para el recién nacido, convenció a Jenny para que abordaran un taxi; horas después, su cuerpo fue hallado en Alvarado con una profunda herida en el vientre

Local

A sus 62 años, pide apoyo para reconstruir su casa consumida por el fuego, en la JJ Panes

Doña Silvia trabaja como empleada doméstica casi todo el día, oficio que durante años le ha permitido ser el pilar de su familia

Local

Entérate en cuál dependencia hay acoso sexual; el infractor fue destituido de su cargo

Ocho mujeres han denunciado ser víctimas de este delito; las penas impuestas van desde la suspensión por días hasta la inhabilitación del servidor público

Deportes

Surgen los finalistas en dos categorías

Delfines disputará títulos en la 2006 y 2008 ante Iniciativa y Tigres Xalapa

Deportes

Veracruz fue mucha pieza en el fut escolar

En la rama femenil Veracruz pasó tranquilamente sobre sus rivales, aunque a la hora de las estadísticas los resultados pudieran parecer apretados

Deportes

Nemer Lajud llega al balompié libanés

El jugador ya entrena en el cuadro libanés que milita en la Primera División de ese país bajo las órdenes del entrenador jordano-palestino Abdullah Mohammad Abu Zema

Deportes

Cuarto día y se niegan a entrenar los Tiburones

La situación es crítica, pues los adeudos alcanzan además a los equipos filiales de segunda división, en este caso Albinegros, la Sub-17 y Sub-20, la femenil

Círculos

Por la ciudad / Xalapeños en un viernes y sábado de música

Todo confluyó para gozar de un sábado y domingo entre amigos

Local

A sus 62 años, pide apoyo para reconstruir su casa consumida por el fuego, en la JJ Panes

Doña Silvia trabaja como empleada doméstica casi todo el día, oficio que durante años le ha permitido ser el pilar de su familia