/ lunes 7 de octubre de 2019

Corre, lee y dile/Viajar, tocar y aprender con Enrique Velasco

Nuevo libro de la colección Tesitura de la Editorial de la UV ofrece 18 partituras de música popular y clásica para guitarra

El maestro Enrique Velasco, al momento de interpretar diversas obras con su fina guitarra, nos transporta a diversos mundos con sonidos y arreglos que le dan cuerpo y alma a la música. Siempre afable, sonriente y caballero, extiende su generosidad para compartir sus conocimientos.

Ahora no sólo toma su guitarra y su cuaderno pautado, sino que nos ofrece sus conocimientos a través de un libro que sintetiza su objetivo en tres palabras que son el título de la publicación que revive la colección Tesitura de la Editorial de la Universidad Veracruzana: Viajo, toco, aprendo.

En la década de los 80 del siglo pasado, bajo la dirección editorial de Sergio Galindo, nació la colección Tesitura, nombre que le puso el escritor melómano Juan Vicente Melo. El motivo fue publicar partituras de diversos estilos musicales para apoyar, principalmente, a los estudiantes de la Facultad de Música. Esta excelente iniciativa dejó de publicarse en 1997.

Después de un poco más de 20 años regresa Tesitura en su formato original: tamaño carta. Y como en su versión tradicional, prevalece el estilo didáctico acompañado de datos que contextualizan a las partituras.

Alfredo Sánchez, otro excelente artista ejecutante de la guitarra, también maestro e investigador, nos explica en el prólogo que conoció a Enrique Velasco en 1977 escuchándolo interpretar La Sandunga. El maestro Sánchez se quedó maravillado por el arreglo, mismo que aparece en esta publicación.

También rememora el encuentro de Enrique Velasco con alumnos de una Master Class que impartió en una gira por la ex URSS. Los jóvenes soviéticos le solicitaron que tocara música mexicana, el resultado fue tan agradable que “algo cambió a partir de ese momento, decidí comenzar a escribir para mis alumnos algunos de mis arreglos… de entre cientos de ellos”, cita el maestro Velasco.

Así nace esta publicación que ofrece 18 partituras de música popular y clásica para guitarra.

Las composiciones que se incluyen son: Santa Lucía, de Italia; Dominó, Gnossienne #1 y El cisne, de Francia; Las Mañanitas, La Sandunga e Intermezzo #1, de México; La Paloma, de España; Carnavalito huamahuaqueño, de Bolivia-Argentina; Ojos negros, de Rusia; Hava Nagila, de Israel; Guantanamera, de Cuba; Por una cabeza, de Argentina; Tico-tico no fubá, de Brasil; Vals, OP. #15, Sehnsuchts walser D. 365, Op. 9#2, Scherzo y Badinerie (arreglos para cinco guitarras) de Alemania.

Viajes e interpretaciones que van de la mano de Bach, Brahms, Mendelssohn, Saint-Sáens, Schubert, Satié, Ponce, Gardel y de la inagotable creación de música popular.

Viajo, toco,aprendo, de Enrique Velasco del Valle, colección Tesitura de la Editorial de laUniversidad Veracruzana, 96 páginas, 2019, se puede adquirir en Nogueira 7, zona Centro, Xalapa, Veracruz.

El maestro Enrique Velasco, al momento de interpretar diversas obras con su fina guitarra, nos transporta a diversos mundos con sonidos y arreglos que le dan cuerpo y alma a la música. Siempre afable, sonriente y caballero, extiende su generosidad para compartir sus conocimientos.

Ahora no sólo toma su guitarra y su cuaderno pautado, sino que nos ofrece sus conocimientos a través de un libro que sintetiza su objetivo en tres palabras que son el título de la publicación que revive la colección Tesitura de la Editorial de la Universidad Veracruzana: Viajo, toco, aprendo.

En la década de los 80 del siglo pasado, bajo la dirección editorial de Sergio Galindo, nació la colección Tesitura, nombre que le puso el escritor melómano Juan Vicente Melo. El motivo fue publicar partituras de diversos estilos musicales para apoyar, principalmente, a los estudiantes de la Facultad de Música. Esta excelente iniciativa dejó de publicarse en 1997.

Después de un poco más de 20 años regresa Tesitura en su formato original: tamaño carta. Y como en su versión tradicional, prevalece el estilo didáctico acompañado de datos que contextualizan a las partituras.

Alfredo Sánchez, otro excelente artista ejecutante de la guitarra, también maestro e investigador, nos explica en el prólogo que conoció a Enrique Velasco en 1977 escuchándolo interpretar La Sandunga. El maestro Sánchez se quedó maravillado por el arreglo, mismo que aparece en esta publicación.

También rememora el encuentro de Enrique Velasco con alumnos de una Master Class que impartió en una gira por la ex URSS. Los jóvenes soviéticos le solicitaron que tocara música mexicana, el resultado fue tan agradable que “algo cambió a partir de ese momento, decidí comenzar a escribir para mis alumnos algunos de mis arreglos… de entre cientos de ellos”, cita el maestro Velasco.

Así nace esta publicación que ofrece 18 partituras de música popular y clásica para guitarra.

Las composiciones que se incluyen son: Santa Lucía, de Italia; Dominó, Gnossienne #1 y El cisne, de Francia; Las Mañanitas, La Sandunga e Intermezzo #1, de México; La Paloma, de España; Carnavalito huamahuaqueño, de Bolivia-Argentina; Ojos negros, de Rusia; Hava Nagila, de Israel; Guantanamera, de Cuba; Por una cabeza, de Argentina; Tico-tico no fubá, de Brasil; Vals, OP. #15, Sehnsuchts walser D. 365, Op. 9#2, Scherzo y Badinerie (arreglos para cinco guitarras) de Alemania.

Viajes e interpretaciones que van de la mano de Bach, Brahms, Mendelssohn, Saint-Sáens, Schubert, Satié, Ponce, Gardel y de la inagotable creación de música popular.

Viajo, toco,aprendo, de Enrique Velasco del Valle, colección Tesitura de la Editorial de laUniversidad Veracruzana, 96 páginas, 2019, se puede adquirir en Nogueira 7, zona Centro, Xalapa, Veracruz.