/ jueves 3 de octubre de 2019

El arte, aliado en la reconstrucción de la sociedad

En la Galería AP, el artista Abraham Méndez expone Chipi Chipi, una selección de sus carteles que resultan una evocación de Xalapa

Abraham Méndez recuerda que cuando era niño siempre tenía a la mano papel y lápiz para dibujar, en un lugar en el que percibía el olor a tinta y era parte de su cotidianidad ver el proceso de elaboración de un libro. Su padre tenía una imprenta.

Como algo natural a lo que ocurría a su alrededor, cuando tuvo que elegir lo que estudiaría profesionalmente, optó por la pintura, pero allí descubrió los carteles de José Manuel Morelos y supo que a eso dedicaría su vida.

Hoy, Abraham es un reconocido diseñador gráfico, especialista en tipografía e investigador del Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana. Es, además, una persona agradecida con la escuela que le dio las bases para hacer lo que hace y vivir de ello. Por ese afecto, anuncia emocionado la inauguración de Chipi Chipi, una exposición con tinte evocativo a Xalapa, su ciudad de origen, y en la que reúne 40 carteles que ha creado durante una década. La muestra será inaugurada a las 18:30 horas de este 3 de octubre, en la Galería de Artes Plásticas de la UV.

En entrevista, dio a conocer que pondrá a la vista del público los carteles que han estado en bienales o concursos. Se trata de piezas con temas culturales y sociales que dan cuenta de lo que caracteriza a Xalapa: un intenso movimiento artístico, pero también algunos aspectos que se han ido diluyendo.

Específicamente del cartel, considera que tiene una gran tradición en la ciudad, sobre todo por personajes como Wiktor Gorka, Antonio Pérez Ñiko y otros diseñadores que en Xalapa sembraron una semilla que ya da frutos.

“La Bienal del Cartel la tuvimos como sede mucho tiempo; eso nos permitió conocer el trabajo de otros diseñadores y ampliar nuestro panorama. El planteamiento era qué está sucediendo en el mundo y qué puedo yo hacer desde mi lugar de creación”.

Al hablar del momento que vive el cartel actualmente, dijo que “si bien es de la calle, porque ese es su entorno natural, a lo largo de la historia se ha transformado. Ahora hay carteles con los que podemos interactuar. Ha evolucionado y eso ha permitido que muchas instituciones o muchos espacios abran sus puertas para mostrar el cartel como una pieza de arte”.

UNA MIRADA PARTICULAR

“El cartel es comunicación, pero tiene otros matices”, declara Abraham Méndez, para enseguida precisar que el cartel, de entrada, puede informar pero también formar público. Tiene que ser algo interesante que llame la atención, pero aún más, tiene que hacer reaccionar a quien lo ve de alguna manera.

“Existen varias ramas, el cultural, el publicitario-comercial y el político-social, en este último, sobre todo, existen temáticas más ideológicas o de posicionamientos, de forma de pensar. En ese sentido, el cartel siempre ha sido un medio con el cual la sociedad se ha expresado, manifestado y posicionado en ciertos momentos de la historia”.

Por esta cualidad, es que para Abraham Méndez es importante llegar a los estudiantes y motivarlos, “para que encuentren en el cartel una manera de expresar lo que piensan y sienten, pero no de una forma cualquiera, sino a través de herramientas metafóricas y del color”.

EXPLOSIÓN DE COLOR

“Siempre me ha gustado explotar el color, utilizar mucho contraste. Los tonos que empleo son muy saturados, muy vibrantes. También me he atrevido a hacerlos en blanco en negro, que no es nada fácil”.

Los carteles de este diseñador al principio se centraron en la fotografía, pero después vinieron el dibujo, vector y más recientemente la tendencia es hacia el collage digital, mezclando varias técnicas.

Y es que Abraham Méndez pertenece a una generación a la que en su etapa formativa le brindaron una amplia gama de herramientas. Estudió diferentes técnicas, como el grabado, la serigrafía, la litografía, la pintura y la escultura. Él trabaja lo tradicional y lo digital, y hace combinaciones con resultados que le han dado grandes satisfacciones.

Otra de sus áreas dilectas es la tipografía: “Para mí es esencial en el diseño gráfico editorial. En el cartel no se nos permite experimentar con la tipografía, pero en diseño editorial, sí. Investigar sobre el uso de la tipografía en cartel es un tema que me interesa. Mi tesis de maestría se centra en cómo se utiliza la tipografía en diferentes lugares y en diferentes generaciones; cuáles son sus referencias; por qué usan tal o cual, y las herramientas que utilizan para crearlas...”.


EL ARTE EN LA SOCIEDAD

Abraham Méndez cree en el arte como un transformador social, algo que ejemplifica con lo sucedido en Polonia: “El cartel se convirtió en una herramienta que ayudó a que las personas se sintieran identificadas con su lugar, con su país.

Polonia vivió dos guerras, pero tuvo la capacidad de resurgir. Hay anécdotas que indican que había edificios caídos, sin embargo en las paredes había colorido con los carteles: en la devastación, el cartel —el arte— estaba presente. A través de nuestro quehacer, los artistas podemos motivar a la sociedad a pensar, a analizar, a transformar. El arte permite cambiar nuestra mentalidad.

Vivimos en un tiempo y lugar específicos, y nos rodeamos de ciertas cosas. Tenemos que detectar qué hay a nuestro alrededor para, como diseñadores, hacer algo por la sociedad”.

MENSAJE DE PAZ

Pendiente del acontecer mundial, pero especialmente del local, recientemente Abraham Méndez emitió un mensaje público y un cartel por la paz que tuvo gran impacto. Y es que tiene la convicción de que “la cultura, el arte y el diseño son herramientas que contribuyen a que una sociedad pueda reconstruirse, a que recobre su identidad y restablezca la tranquilidad que merece; que sea capaz de recuperar la humanidad”.

El cartel también estará en exhibición, en la evocación de una Xalapa del ayer, donde Abraham Méndez vivió tranquilamente cuando era niño y que hoy recuerda con nostalgia.

Abraham Méndez recuerda que cuando era niño siempre tenía a la mano papel y lápiz para dibujar, en un lugar en el que percibía el olor a tinta y era parte de su cotidianidad ver el proceso de elaboración de un libro. Su padre tenía una imprenta.

Como algo natural a lo que ocurría a su alrededor, cuando tuvo que elegir lo que estudiaría profesionalmente, optó por la pintura, pero allí descubrió los carteles de José Manuel Morelos y supo que a eso dedicaría su vida.

Hoy, Abraham es un reconocido diseñador gráfico, especialista en tipografía e investigador del Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana. Es, además, una persona agradecida con la escuela que le dio las bases para hacer lo que hace y vivir de ello. Por ese afecto, anuncia emocionado la inauguración de Chipi Chipi, una exposición con tinte evocativo a Xalapa, su ciudad de origen, y en la que reúne 40 carteles que ha creado durante una década. La muestra será inaugurada a las 18:30 horas de este 3 de octubre, en la Galería de Artes Plásticas de la UV.

En entrevista, dio a conocer que pondrá a la vista del público los carteles que han estado en bienales o concursos. Se trata de piezas con temas culturales y sociales que dan cuenta de lo que caracteriza a Xalapa: un intenso movimiento artístico, pero también algunos aspectos que se han ido diluyendo.

Específicamente del cartel, considera que tiene una gran tradición en la ciudad, sobre todo por personajes como Wiktor Gorka, Antonio Pérez Ñiko y otros diseñadores que en Xalapa sembraron una semilla que ya da frutos.

“La Bienal del Cartel la tuvimos como sede mucho tiempo; eso nos permitió conocer el trabajo de otros diseñadores y ampliar nuestro panorama. El planteamiento era qué está sucediendo en el mundo y qué puedo yo hacer desde mi lugar de creación”.

Al hablar del momento que vive el cartel actualmente, dijo que “si bien es de la calle, porque ese es su entorno natural, a lo largo de la historia se ha transformado. Ahora hay carteles con los que podemos interactuar. Ha evolucionado y eso ha permitido que muchas instituciones o muchos espacios abran sus puertas para mostrar el cartel como una pieza de arte”.

UNA MIRADA PARTICULAR

“El cartel es comunicación, pero tiene otros matices”, declara Abraham Méndez, para enseguida precisar que el cartel, de entrada, puede informar pero también formar público. Tiene que ser algo interesante que llame la atención, pero aún más, tiene que hacer reaccionar a quien lo ve de alguna manera.

“Existen varias ramas, el cultural, el publicitario-comercial y el político-social, en este último, sobre todo, existen temáticas más ideológicas o de posicionamientos, de forma de pensar. En ese sentido, el cartel siempre ha sido un medio con el cual la sociedad se ha expresado, manifestado y posicionado en ciertos momentos de la historia”.

Por esta cualidad, es que para Abraham Méndez es importante llegar a los estudiantes y motivarlos, “para que encuentren en el cartel una manera de expresar lo que piensan y sienten, pero no de una forma cualquiera, sino a través de herramientas metafóricas y del color”.

EXPLOSIÓN DE COLOR

“Siempre me ha gustado explotar el color, utilizar mucho contraste. Los tonos que empleo son muy saturados, muy vibrantes. También me he atrevido a hacerlos en blanco en negro, que no es nada fácil”.

Los carteles de este diseñador al principio se centraron en la fotografía, pero después vinieron el dibujo, vector y más recientemente la tendencia es hacia el collage digital, mezclando varias técnicas.

Y es que Abraham Méndez pertenece a una generación a la que en su etapa formativa le brindaron una amplia gama de herramientas. Estudió diferentes técnicas, como el grabado, la serigrafía, la litografía, la pintura y la escultura. Él trabaja lo tradicional y lo digital, y hace combinaciones con resultados que le han dado grandes satisfacciones.

Otra de sus áreas dilectas es la tipografía: “Para mí es esencial en el diseño gráfico editorial. En el cartel no se nos permite experimentar con la tipografía, pero en diseño editorial, sí. Investigar sobre el uso de la tipografía en cartel es un tema que me interesa. Mi tesis de maestría se centra en cómo se utiliza la tipografía en diferentes lugares y en diferentes generaciones; cuáles son sus referencias; por qué usan tal o cual, y las herramientas que utilizan para crearlas...”.


EL ARTE EN LA SOCIEDAD

Abraham Méndez cree en el arte como un transformador social, algo que ejemplifica con lo sucedido en Polonia: “El cartel se convirtió en una herramienta que ayudó a que las personas se sintieran identificadas con su lugar, con su país.

Polonia vivió dos guerras, pero tuvo la capacidad de resurgir. Hay anécdotas que indican que había edificios caídos, sin embargo en las paredes había colorido con los carteles: en la devastación, el cartel —el arte— estaba presente. A través de nuestro quehacer, los artistas podemos motivar a la sociedad a pensar, a analizar, a transformar. El arte permite cambiar nuestra mentalidad.

Vivimos en un tiempo y lugar específicos, y nos rodeamos de ciertas cosas. Tenemos que detectar qué hay a nuestro alrededor para, como diseñadores, hacer algo por la sociedad”.

MENSAJE DE PAZ

Pendiente del acontecer mundial, pero especialmente del local, recientemente Abraham Méndez emitió un mensaje público y un cartel por la paz que tuvo gran impacto. Y es que tiene la convicción de que “la cultura, el arte y el diseño son herramientas que contribuyen a que una sociedad pueda reconstruirse, a que recobre su identidad y restablezca la tranquilidad que merece; que sea capaz de recuperar la humanidad”.

El cartel también estará en exhibición, en la evocación de una Xalapa del ayer, donde Abraham Méndez vivió tranquilamente cuando era niño y que hoy recuerda con nostalgia.