imagotipo

El arte desde 4 miradas de mujer

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

Por Xóchitl Partida

El colectivo integrado por Colomba Castro, Mirna Valdés, Carmen Pale y Marisela Salas presentará una selección de su creación artística en la exposición 4 miradas de mujer, que se llevará a cabo mañana sábado y el domingo 9, de 12 a 19 horas en la avenida Pajaritos 20, fraccionamiento Campestre Tres Pasos.

Una de las preocupaciones de este colectivo es que el gobierno federal y el estatal no apoyan ni fomentan debidamente la actividad artística. Por el contrario, en nuestro país hace años que desde las políticas públicas se recorta el presupuesto para las artes y la cultura.

Lo anterior resulta preocupante porque demuestra que los políticos mexicanos, hombres y mujeres, no han entendido que el arte forma personas sensibles ante los otros, capaces de entender los problemas humanos e incidir creativamente en las soluciones.

“El día que un poeta llegue a ser presidente de la República, este país cambiará. Necesitamos funcionarios sensibles, que de verdad, no sólo de pantalla, apoyen y alienten el arte, porque éste es una necesidad básica del ser humano”, asegura Mirna Valdés.

Mientras que para Colomba Castro “el arte, además de una manifestación del hombre desde sus inicios, es una forma gráfica y estética de escribir la historia. Los códices de las culturas prehispánicas, por ejemplo, nos brindan, de forma gráfica, toda esa historia que nos dejaron nuestros antepasados. El arte es un alimento del espíritu, por eso no podemos vivir sin él”.

Carmen Pale lamenta que en esta ciudad de artistas, éstos no tengan el apoyo económico para presentar su trabajo.

“Xalapa siempre se ha distinguido a nivel nacional por su actividad artística. Aquí venía gente de toda la república a estudiar música, danza, teatro. Nosotros tuvimos la primera Facultad de Danza del país y tenemos la mejor Orquesta Sinfónica a nivel nacional; pero todo eso hay que sacarlo al pueblo. Que la gente lo vea”.

En entrevista, Mirna Valdés explica que “en un mundo en el que el arte se ve como algo que sólo existe en las galerías o que únicamente se puede encontrar en ciertos lugares”, opina que es muy atractiva la iniciativa de hacer una exposición en una casa.

“Vamos a sacar el arte de los recintos oficiales para que tenga vida y la gente vea nuestro trabajo. No queremos esperar hasta que una sala esté disponible para presentar nuestras obras”.

Obra de Marisela Salas.

Obra de Marisela Salas.

Con sus respectivas técnicas y distintos materiales, grabado, textil, cerámica, pintura y orfebrería, las artistas quieren “hacer un reconocimiento, de mujer a mujer”, no sólo del trabajo laboral que hacen las mujeres; sino también por el trabajo creativo que se realiza sin salario, “simplemente porque nos gusta, lo sentimos, lo vivimos, porque es parte de nosotras”, dijo Colomba Castro, quien agregó que con esta exposición: “queremos hablarle a todo el público, mujeres, hombres, niños para que vean las distintas formas de expresarse de las mujeres”.

Sobre las obras que podremos apreciar en la exposición, Colomba comenta que se trata del trabajo de mucho tiempo y la experimentación con varias técnicas.

“Yo últimamente me he dedicado al bordado, como si estuviese pintando, pero con hilos, porque el hilo es un material cálido, muy suave, bondadoso. Los materiales como el vidrio y el metal me gustan, pero no me acomodo a ellos. Por otro lado, me encanta combinar colores y esa es una de las bondades del bordado, además de que da volumen y sombras como la pintura. También pinto con diferentes técnicas”, añade.

“En esta ocasión no voy a dibujarme, como en la primera exposición, que fue un medio para superar un proceso y fue interesante. Ahora pinto a la naturaleza en general. Creo que en la evolución personal, yo pensaba que me quedaría de la forma como me plantee el proyecto inicial, pero me di cuenta que, en el fondo, eso no era lo que quería, que había cambios en mí y, por lo tanto, tuve que adaptar todo a mi alrededor a esos cambios, porque es vital.  Ahí es donde el artista comienza a sacar todo lo de adentro, emociones, sentimientos y ahí nace el arte”, enfatizó Colomba.

Obra de Colomba Castro.

Obra de Colomba Castro.

Por su parte, desde hace 15 años, Carmen Pale trabaja la orfebrería con diferentes materiales.

“Soy principalmente autodidacta, me gusta la experimentación y siempre estoy en una búsqueda, aprendiendo cosas nuevas, así que ahora combino mis piezas con algo de textil, hago tejido. Pero desde hace un tiempo trabajo el bronce a la cera perdida, que es una técnica de orfebrería con la que más me identifico”, dice.

Carmen Pale mencionó que a través de su obra se representa a sí misma y sus pensamientos. Confiesa que le encanta la sensualidad y el erotismo que hay en la mujer, y aunque el tema de la sensualidad o el placer femenino podría ser tabú, considera que va más allá porque: “Nacemos con eso, crecemos con eso. A las niñas les encantan los vestidos con vuelo, la coquetería. Yo creo que es algo que está presente todo el tiempo y que ha existido en todas las culturas. Esa sensualidad y coquetería de nosotras las mujeres viene en nuestra genética. Tengo amigas que no se explican por qué a sus hijas les encantan los vestidos y los accesorios, pues ellas visten de pantalones y camisetas. Pero si tú lo ves, desde la forma de caminar, de hablar de las mujeres son sensuales. En las tribus más remotas de la selva las mujeres se adornan el cuerpo, se hacen tatuajes, se ponen miles de collares, de pulseras, se pintan el cuerpo y esa gente no ve televisión, no va a centros comerciales. Por eso digo que, de alguna manera, esa parte femenina ya está y me encanta. Hice aretes, brazaletes, una colección de joyería erótica que titulé Cinturones de Venus”.

Al respecto, Mirna Valdés opina que el problema cuando hablamos de ese gusto femenino por adornar su cuerpo es que “la sociedad lo agarra y comercializa con eso“.

Mientras que para Colomba “la religión es uno de los factores que aplastan a la mujer. Basta recordar a Eva como producto de una costilla de Adán, pero ahí estaba antes Lilit, hecha del mismo barro del que había salido el varón, pero los patriarcas borraron esta historia del Antiguo Testamento, y cada vez que nosotras manifestamos placer, en sus distintas formas, somos señaladas, criticadas y estigmatizadas, desde siempre y todavía”.

Obra de Carmen Pale.

Obra de Carmen Pale.

Mirna Valdés se dedica al grabado y, a decir de ella misma, su temática está muy relacionada con lo femenino y con lo ancestral.

“Trato de representar a esa mujer que ha transitado a lo largo del tiempo, desde las cavernas hasta nuestros días. En esta ocasión mostraré grabados que representan a esa diosa regordeta de la fertilidad, una de las figurillas femeninas más arcaicas que existen. El arte es simbolismo puro, querámoslo o no, ahí está. Así que yo tomo esta figura, pero le pongo en las manos una mazorca de maíz”.

Mirna advierte que aunque intenta “ensamblar a esas mujeres ancestrales con las actuales”, su mujer “no es la mujer moderna, esa que corre a todos lados estresada, sino las mujeres sabias y cercanas a la naturaleza que están sosteniendo el planeta”.

“Yo quiero representar a las mujeres originarias. A esa mujer que es el sostén de este mundo; pero al no representarla modernamente, no quiere decir que es una mujer que sigue los roles o un papel que le asignó la sociedad, sino una mujer sabia, en todo sentido de la palabra y que ha estado en muchas culturas a lo largo del tiempo. Yo quiero reconocer a esas mujeres pensadoras y sabias porque las han desaparecido, reprimido o descalificado, como pasó con Hipatia y muchas otras”, concluye Mirna Valdés.

La invitación es a conocer el trabajo de estas creadoras en el fraccionamiento Campestre Tres Pasos, municipio de Emiliano Zapata.

*Colaboradora