/ lunes 27 de mayo de 2019

El reloj

A Fabiancito se le descompuso el reloj que lleva puesto en la muñeca de su mano derecha

A Fabiancito se le descompuso el reloj que lleva puesto en la muñeca de su mano derecha. Está preocupado porque para todo quiere saber la hora. Si está en el columpio del parque mira su reloj, la mamá le dijo que lo quería de regreso un poco antes de las seis y media. Y si le falta poco para la hora, salta del columpio y se va corriendo. Rechinan y rechinan las cadenas, el parque ha quedado solo.

Pero a este niño no lo detiene ni la fuerza de un vendaval o la voz estruendosa de los truenos. Fabiancito le dijo a su mamá que si no alcanzaba el dinero para llevar al taller con don Federico el relojero, él prefería desarmarlo para darse cuenta por qué las agujas habían dejado de avanzar y de ir marcando las horas.

Fabiancito se dirigió al rincón donde su papá dejaba la caja de las herramientas, justo debajo de la escalera, porque veía cómo arreglaba algunos de los cochecitos que al niño se le habían descompuesto. Entonces Fabiancito pensó que no estaría complicado que él mismo arreglara su reloj sin depender de la ayuda de un adulto, y así poder ahorrarse un poco de monedas.

Bien, el niño esperó a que su mamá saliera por las tortillas y otros mandados. Como Silvina tardaría, entonces Fabiancito se puso a trabajar con el inservible reloj. Quitó unos pequeños tornillos que eran un poco más grande que una pulga en engorda. Todo era diminuto: resortes, placas delgadas de metal, una pila redonda parecida al tamaño de una moneda de diez centavos. Pero Fabiancito se sentía entusiasmado, empezó a quitar, mover e intercambiar las piezas en otros lugares. Pronto escuchó un ruidito, algo parecido como al chillido de un pequeño insecto, pero el ruido fue tan breve que Fabiancito casi ni cuenta se da.

Pronto a Fabiancito se le olvidó el lugar que ocupaba cada pieza. –Mmmm, creo que ésta no va aquí–. Se decía.

Algo extraño sucedió en el mecanismo de trabajo de ese reloj. El número doce pasó a ser veintiuno, el número ocho le cambió del lugar al número tres y los demás hicieron lo mismo. Así que la carátula del aparato de Fabiancito tenía una portada confusa, inservible para indicar la hora exacta.

Fue entonces que la madre de Fabiancito recurrió al trabajo de don Federico el relojero. –Tardaré un tiempo, debo revisarlo con mucho cuidado, regresar todas las piezas al lugar que les corresponde–. Diagnosticó el mecánico de los relojes.

A Fabiancito que estaba tan acostumbrado a ver la hora a cada rato no le quedó de otra que acostumbrarse a leer el movimiento del sol, a calcular la hora marcada por el día, hasta que una tarde le devolvieron su reloj. El mecanismo fue forzado. Ahora las manecillas giraban al revés y a los números don Federico no pudo cambiar de lugar.

josecruzdominguez@gmail.com

A Fabiancito se le descompuso el reloj que lleva puesto en la muñeca de su mano derecha. Está preocupado porque para todo quiere saber la hora. Si está en el columpio del parque mira su reloj, la mamá le dijo que lo quería de regreso un poco antes de las seis y media. Y si le falta poco para la hora, salta del columpio y se va corriendo. Rechinan y rechinan las cadenas, el parque ha quedado solo.

Pero a este niño no lo detiene ni la fuerza de un vendaval o la voz estruendosa de los truenos. Fabiancito le dijo a su mamá que si no alcanzaba el dinero para llevar al taller con don Federico el relojero, él prefería desarmarlo para darse cuenta por qué las agujas habían dejado de avanzar y de ir marcando las horas.

Fabiancito se dirigió al rincón donde su papá dejaba la caja de las herramientas, justo debajo de la escalera, porque veía cómo arreglaba algunos de los cochecitos que al niño se le habían descompuesto. Entonces Fabiancito pensó que no estaría complicado que él mismo arreglara su reloj sin depender de la ayuda de un adulto, y así poder ahorrarse un poco de monedas.

Bien, el niño esperó a que su mamá saliera por las tortillas y otros mandados. Como Silvina tardaría, entonces Fabiancito se puso a trabajar con el inservible reloj. Quitó unos pequeños tornillos que eran un poco más grande que una pulga en engorda. Todo era diminuto: resortes, placas delgadas de metal, una pila redonda parecida al tamaño de una moneda de diez centavos. Pero Fabiancito se sentía entusiasmado, empezó a quitar, mover e intercambiar las piezas en otros lugares. Pronto escuchó un ruidito, algo parecido como al chillido de un pequeño insecto, pero el ruido fue tan breve que Fabiancito casi ni cuenta se da.

Pronto a Fabiancito se le olvidó el lugar que ocupaba cada pieza. –Mmmm, creo que ésta no va aquí–. Se decía.

Algo extraño sucedió en el mecanismo de trabajo de ese reloj. El número doce pasó a ser veintiuno, el número ocho le cambió del lugar al número tres y los demás hicieron lo mismo. Así que la carátula del aparato de Fabiancito tenía una portada confusa, inservible para indicar la hora exacta.

Fue entonces que la madre de Fabiancito recurrió al trabajo de don Federico el relojero. –Tardaré un tiempo, debo revisarlo con mucho cuidado, regresar todas las piezas al lugar que les corresponde–. Diagnosticó el mecánico de los relojes.

A Fabiancito que estaba tan acostumbrado a ver la hora a cada rato no le quedó de otra que acostumbrarse a leer el movimiento del sol, a calcular la hora marcada por el día, hasta que una tarde le devolvieron su reloj. El mecanismo fue forzado. Ahora las manecillas giraban al revés y a los números don Federico no pudo cambiar de lugar.

josecruzdominguez@gmail.com

Policiaca

Esperaba a su esposa en el depósito de cervezas y lo ejecutan

Tras despedirse del tendero fue sorprendido por los delincuentes que lo atacaron y lo dejaron tirado en la calle

Local

Si niños toman refrescos podrían padecer obesidad, diabetes y transtornos de sueño: advierten

Los refrescos deberían ser prohibidos en niños, mientras que las bebidas azucaradas (jugos y aguas dulces) deberían limitarse a tomar dos veces a la semana

Local

Clementina Guerrero, inhabilitada por 7 años por la Contraloría

Así lo confirma Miguel Valera en su columna Los Jueves

New Articles

Lizzet Luna expone foto contemporánea en el IAP

La inauguración es el jueves 14 de noviembre, a las 17 horas; antes habrá charla con Elissa Rashkin y Citlalli González

Cultura

Ballet “Pilmijtotianij” presenta folklore mexicano en Paraguay

Los niños y jóvenes xalapeños son invitados del II Encuentro de Folklore “Estrechando Lazos”

Cultura

Babel y laberinto/Filósofos griegos, videntes judíos

Gómez de Liaño, a través de la filosofía griega y de la videncia judía, trata de entender el mundo, su contorno, sus funciones y su destino

Cultura

Arpista Eugenia Espinales será solista con la OSX

El director Jeffery Meyer será el encargado de conducir el programa Ginastera: Concierto para arpa, el 15 de noviembre en Tlaqná

Literatura

Otorgan premio Cervantes al poeta Joan Margarit

El premio lo recibirá de manos de los reyes de España, Felipe VI y Letizia, en una ceremonia prevista para abril en Alcalá de Henares

Celebridades

A los 89 años, fallece el actor y comediante Niall Tóibín

A lo largo de su extensa carrera, interpretó a una serie de personajes memorables para el público