imagotipo

En nueva obra, Gregorio Trejo habla de los adultos mayores

  • Maribel Sánchez
  • en Cultura

Por haber vivido algún tiempo en Xalapa, el coreógrafo, iluminador, director de danza y teatro Gregorio Trejo le tiene especial afecto a esta ciudad. Por ello ha decidido estrenar aquí La isla donde la gente olvidó morir, capítulo 1, obra que expone cómo son vistos los adultos mayores en este país, todo desde una poética de humor.

La función ha sido anunciada para las 19 horas de este jueves 18 de mayo en el Centro Recreativo Xalapeño y es, en palabras de Trejo, una pieza donde confluyen “la inocencia, los sueños, los caminos correctos, el desenfado, el pesimismo, el dolor… todo eso en momentos de los niños grandes llamados abuelos”.

La isla donde la gente olvidó morir es parte de un proyecto que desarrolla como miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y está conformado por La isla, Momentos de rendición  y El club del tejido; sus antecedentes son Lumínica escénica, con el Último Tren, en la Ciudad de México, y Aventura contrarreloj, que montó con una compañía de Puebla.

Su más reciente trabajo es comparado con la escritura en las hojas de vida, “es una fuente de memoria, de recuerdos que muchas veces tenemos olvidados”, dice en entrevista para luego complementar que lo que lleva a la escena son biopsias sociales centradas en los 60, relatadas a partir de ciertos momentos”.

En la obra participan como bailarines José Manuel Acosta, Karime Chan, Erubiel Cruz, Patricia Ramírez y un pequeño grupo de alumnos del Cobaev-Artes de Xalapa.

Es concebida como un homenaje a todos aquellos adultos mayores que no reciben un trato digno o que sufren el abandono de sus seres queridos. Es, también, “una búsqueda para  reencontrar la raíz y para reencontrarnos a nosotros mismos”.

La invitación para disfrutar esta obra queda abierta, como abierta queda la convocatoria para reconocer la trayectoria de Gregorio Tejo, quien es director de la compañía Último tren danza-escena, en la Ciudad de México.

En Xalapa contribuyó a la fundación de la compañía Danza UV, de la que fue director artístico, y sus puestas en escena han sido vistas en teatros del país y el extranjero.