imagotipo

“Xalapa en la nostalgia” de Humberto Silva Mendoza, crónicas personales, semblanzas y artículos publicados en Diario de Xalapa

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

Por Maribel Sánchez

Xalapa, Ver.- Cuando el médico internista y nefrólogo Humberto Silva Mendoza empezó a notar los cambios vertiginosos que el desarrollo urbano y social traen aparejados, no pudo menos que sentir nostalgia. Su Xalapa, donde nació en agosto de 1938, dejaba de ser una ciudad pequeña, absolutamente tranquila, rodeada por una exuberante vegetación y donde todos se conocían, para ser otra totalmente distinta.

Estaba convencido de la grandeza de la frase de Voltaire: “una característica de los corazones limpios es querer y recordar siempre a su terruño de origen”. Sin embargo, su terruño ya no era el mismo. Sólo quedaban sitios icónicos como el Estadio, el parque Juárez, el Macuiltépetl, la Catedral Metropolitana…

Fue consciente entonces de que atrás había quedado la ciudad de ensueño, con riachuelos que corrían por todos lados, con llanos, lomas y mucha educación.

Motivado por mostrar lo que se había ido para siempre, Humberto Silva decidió hacer un libro, que dio a conocer en 2013.

Xalapa en la nostalgia tuvo un éxito inusitado. En sólo 45 días se agotó la edición. Personas adultas y jóvenes quedaron cautivadas con ese volumen especial, donde lo mismo hallaron fotografías antiguas que crónicas personales, semblanzas y artículos en torno a distintas temáticas que Silva Mendoza publicó en Diario de Xalapa, periódico con el que ha colaborado durante 38 años.

El libro tuvo un toque único. Y es que para conformarlo, su autor tomó en cuenta apuntes que empezó a hacer desde que tenía 13 años de edad, cuando se le volvió costumbre hacer anotaciones de aspectos importantes de su vida y recopilar recortes de periódicos y revistas médicas, prácticas que cuando llegó a la mayoría de edad lo condujeron a crear su diario personal. Allí, además de sus vivencias, quedaron plasmados sus análisis y cuestionamientos de lo acontecido en Xalapa. En este diario también quedó manifiesto su precoz talento como documentalista histórico.

Xalapa en la nostalgia marcó la pauta de una nueva etapa en la vida de Humberto Silva, quien en el último par de años, además de continuar ejerciendo como médico, ha dedicado horas enteras a corregir y editar la información contenida en ese primer libro.

Entrevistado en la comodidad de su casa, y en compañía de su esposa, Graciela Sánchez; sus hijas, Fernanda y Ximena, y su pequeña nieta: Regina, “la princesa de la casa”, Humberto Silva da a conocer que está por mandar a la imprenta la reedición de Xalapa en la nostalgia, que ahora tendrá el título de Nostalgias de Xalapa.

HACIA UNA “EXPLOSIÓN DEL PENSAMIENTO”

A diferencia de la primera recopilación de material, catalogada por él mismo como una “explosión del sentimiento”, esta segunda entrega es una “explosión del pensamiento”.

Se trata de un volumen muy cuidado, con una veintena de semblanzas de xalapeños que han destacado en diferentes ámbitos. Algunos en el área artístico-cultural, otros como médicos y otros más como empresarios.

También está una selección de sus artículos en el “Vocero de la provincia”: crónicas de las noches de tertulia en Xalapa, de los bailes en el Colegio Preparatorio y en el Casino Jalapeño; un panorama muy particular de cómo se disfrutaba el cine en 1950; cómo se llevaban a cabo las tradicionales posadas en el barrio de El Dique; la manera en la que se organizaba la Banda del Estado para ofrecer serenatas, en fin, una Xalapa distinta cuyas calles tenían otros nombres y donde la niebla hacía de las suyas en indistinto horario. Complementan la información, 60 fotografías, elegidas de un banco de imágenes que ronda las 1500.

Emocionado, Humberto Silva comparte que la presentación de Nostalgias de Xalapa ha sido programada en un lugar emblemático: el Casino Jalapeño. Será el próximo 25 de noviembre, a las 18 horas, y comentarán el libro: Magno Garcimarrero y Carlos Juan Islas.

Sin duda, una fecha para ser tomada en cuenta, por el valor social e histórico que reviste la presentación de un trabajo en el que está implícita la mirada curiosa de un ser observador, dotado de un espléndido rigor crítico.