/ lunes 7 de enero de 2019

Halo, mujer de miel

Eres vigilante eterna de los misterios nocturnos

Hija adoptiva del planeta, cómplice de enamorados, amiga de los nostálgicos, regazo donde el poeta abriga los sentimientos, guía de navegantes y viajeros, piedra sagrada pilar de la cosmogonía ancestral, arete de perla colgando entre las estrellas, matrona que decide el arribo a este mundo, símbolo femenino en el universo. Eres vigilante eterna de los misterios nocturnos, azul, de sangre, del lobo, de la cosecha, del amor; las leyendas dicen que en tu ombligo habita un conejo, que podemos comerte pues eres de miel o tal vez de queso.

Luna, mueves mareas, decides nuestra alegría y nuestra tristeza, tu influencia controla el ritmo de la naturaleza, en el calendario astrológico defines la personalidad en tus doce gajos o signos zodiacales. Habitas en las pieles como diminuto punto exaltante del erotismo, de la genética viva, referente de identidad, causante del deseo de contarlos cada uno esparcidos en los cuerpos.

Mujer, de miel, de polvo cósmico, de la roca que forma este astro, tu fortaleza te mantiene firme, sin claudicar, tu dulzura y halo azul atraen como el de Selene, tu caminar por la vida te ha llevado a recorrer mil órbitas volviendo a tu punto inicial, al origen de tu creación, a tu íntimo universo.

Ciclos que coinciden, luna y mujer, mujer y luna, veintiocho días para renovarse, cuatro fases que se repiten emulando las estaciones, flores y perfumes de primavera en tu infancia que madura dando frutos en el cálido verano, grandeza alcanzada tras el camino recorrido donde las hojas otoñales arrebujan tu paso, y al fin la nívea presencia colma tus cabellos, en el pergamino de tu cuerpo queda guardada la sabiduría.

Luna nueva invisible ante mis ojos, aparentas no estar pero existes en el lado oscuro, apareces creciente y yo contigo en ese proceso evoluciono y me reinvento, llena y luminosa te apropias de la noche que me cobija con tu halo, y yo, plena como tu imagen me fundo en el infinito cuando penetras en mis ojos bañando mi esencia. Cansada menguas tu figura, quizás me contagia esa imagen y calmo mis ímpetus, siento imperdonable el reposo, al igual que tú, me oculto para surgir renovada al inicio de otro ciclo.

Hija adoptiva del planeta, cómplice de enamorados, amiga de los nostálgicos, regazo donde el poeta abriga los sentimientos, guía de navegantes y viajeros, piedra sagrada pilar de la cosmogonía ancestral, arete de perla colgando entre las estrellas, matrona que decide el arribo a este mundo, símbolo femenino en el universo. Eres vigilante eterna de los misterios nocturnos, azul, de sangre, del lobo, de la cosecha, del amor; las leyendas dicen que en tu ombligo habita un conejo, que podemos comerte pues eres de miel o tal vez de queso.

Luna, mueves mareas, decides nuestra alegría y nuestra tristeza, tu influencia controla el ritmo de la naturaleza, en el calendario astrológico defines la personalidad en tus doce gajos o signos zodiacales. Habitas en las pieles como diminuto punto exaltante del erotismo, de la genética viva, referente de identidad, causante del deseo de contarlos cada uno esparcidos en los cuerpos.

Mujer, de miel, de polvo cósmico, de la roca que forma este astro, tu fortaleza te mantiene firme, sin claudicar, tu dulzura y halo azul atraen como el de Selene, tu caminar por la vida te ha llevado a recorrer mil órbitas volviendo a tu punto inicial, al origen de tu creación, a tu íntimo universo.

Ciclos que coinciden, luna y mujer, mujer y luna, veintiocho días para renovarse, cuatro fases que se repiten emulando las estaciones, flores y perfumes de primavera en tu infancia que madura dando frutos en el cálido verano, grandeza alcanzada tras el camino recorrido donde las hojas otoñales arrebujan tu paso, y al fin la nívea presencia colma tus cabellos, en el pergamino de tu cuerpo queda guardada la sabiduría.

Luna nueva invisible ante mis ojos, aparentas no estar pero existes en el lado oscuro, apareces creciente y yo contigo en ese proceso evoluciono y me reinvento, llena y luminosa te apropias de la noche que me cobija con tu halo, y yo, plena como tu imagen me fundo en el infinito cuando penetras en mis ojos bañando mi esencia. Cansada menguas tu figura, quizás me contagia esa imagen y calmo mis ímpetus, siento imperdonable el reposo, al igual que tú, me oculto para surgir renovada al inicio de otro ciclo.

Policiaca

Sexoservidor es golpeado en la cabeza con un bat en la Lagunilla

César se acercó a un grupo de hombres para ofrecerles sus servicios y repentinamente comenzaron a golpearlo

Policiaca

Policías matan a campesino durante discusión

Un oficial sufrió un machetazo, en Ángel R. Cabada

Local

Empresarios de la construcción en situación complicada por falta de obra pública: CMIC

Ha sido un primer semestre muy complicado para las cuatro delegaciones situadas en Poza Rica, Xalapa, Veracruz y Coatzacoalcos, explicó

Sociedad

México, en incertidumbre por evaluación de EU en migración

Se vence el plazo pactado y los resultados de 45 días de endurecimiento en la política migratoria de nuestro país son deportaciones masivas y aumento en solicitudes de asilo

Local

Radiculopatía lumbar (Parte I)

El 70% de los adultos sufre dolor lumbar (lumbalgia) en algún momento de su vida

Policiaca

Ejecutan a hombre frente a las oficinas de Tránsito del Estado

Según testigos, la víctima fue sorprendida cerca de los puestos de comida; habría 3 detenidos

Sociedad

Será temporal la clausura de terminal de Grupo México en Guaymas

La empresa no cuenta con autorización de Impacto Ambiental emitida por Semarnat.

Gossip

Avengers: Endgame destrona a Avatar como la más taquillera de la historia

El presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, desveló el histórico récord durante la presentación de la compañía en la Comic-Con

Futbol

Comparece ante Fiscalía el futbolista que acompañaba a Maleck

José Eduardo, de apenas 18 años, era jugador de la Tercera División de México