imagotipo

Helena Neme inaugura la exposición Floto, en Coatepec

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

Esta tarde, en punto de las 18 horas, la maestra Helena Neme inaugurará la muestra fotográfica Floto en la galería de los Talleres Libres de Arte ubicada en Hidalgo número 109 de Coatepec.

Sobre el tema de esta muestra, la licenciada en Artes Visuales por la Universidad Veracruzana señala “Cambiar tu lugar de residencia implica un proceso de adaptación a los códigos del nuevo lugar. A pesar de que la globalización es una realidad cada vez más tangible, sigue existiendo cierta idiosincrasia y formas de comportamiento que varían de un lugar a otro; incluso cuando pensamos en lugares tan cercanos como Veracruz y Xalapa. El comportamiento de las personas es diferente, ya sea en su lenguaje corporal como en el verbal.

Cuando uno crece en un determinado lugar aprende ciertos códigos casi de manera inconsciente e ingenuamente, a veces, pensando que son los únicos válidos para cualquier otro sitio. Al migrar tomamos conciencia de que no es así. Para reaprender los códigos implícitos de una sociedad en un momento determinado debemos tener la capacidad de observar las diferencias. Pero, al mismo tiempo, necesitamos elegir qué es negociable y qué no lo es; es decir, hay formas que uno está dispuesto a cambiar porque incluso nos pueden beneficiar como personas; sin embargo, hay algunos códigos éticos que si estuviéramos dispuestos a renunciar porque no están “mal vistos” en el nuevo lugar, nos harían sentir peores personas, porque romperían con los códigos que adquirimos en nuestras raíces. Por lo tanto, migrar implica un proceso de cuestionamiento de uno mismo, de la sociedad a la que pertenece originalmente y del nuevo lugar de residencia. Para migrar es necesario tener una aguda capacidad de análisis que nos permita adaptarnos sin sufrir demasiado pero también tener claro cuáles son nuestros límites en este proceso de adaptación.

Migrar, en cierto sentido, es volver a nacer, empezar desde cero, entender que difícilmente te comprendan a fondo. Todo lo que hiciste antes de migrar, queda eliminado en la otredad; sólo cuenta en tu experiencia, pero no tiene una validación para el otro. Tienes que legitimarte desde cero. Pero también cabe destacar que ganas en riqueza cultural, aprendes a estar más alerta, te vuelves más receptivo, más flexible, más cauteloso. Te maravillas de la diversidad de opiniones y estilos de vida, de los paisajes, las comidas, las personas.

Floto es un proyecto que aborda la migración desde una perspectiva personal. La migración es un tema que ha sido planteado por muchos fotógrafos en los últimos tiempos desde el ámbito de lo documental. Sin embargo, mi interés es mostrar mi experiencia y las reflexiones que me provoca el tema; por eso Floto en primera persona. Flotar es quedar suspendido, suspendido implica sostenerse frágilmente y suspendido también se refiere al suspenso, a la incertidumbre.

Cuando uno cambia de lugar de residencia puede llevarse muchas cosas: la música, las comidas, la gente que nos visita o mantenemos contacto por distintos medios de comunicación. Sin embargo, los lugares donde uno creció, con sus aromas y sonidos específicos, son irremplazables. Por eso floto en los paisajes, pues los paisajes son los que cambian más lentamente a través del tiempo y al mismo tiempo es lo único que no nos podemos llevar”.

La invitación para conocer la obra de la maestra Helena Neme es hoy, con entrada libre.