imagotipo

La muerte y el dolor en “Los universos paralelos”

María Esther Beltrán Martínez

ANDALUCÍA, España. (OEM-Informex).- “Los Universos paralelos”, obra de David Lindsay-Abaire, estadunidense, nos enfrentan al dolor de la muerte de un hijo y la lucha que existe en los padres por llevar el duelo y hacer que perdure la relación de pareja.

El director español David Serrano adapta el texto y presenta una comedia teatral que enamora a los espectadores y deja diversas emociones en el público. Por una parte vive el dolor que sufre la pareja que ha perdido a su hijo en un accidente. Y es testigo del ambiente que se forma al tener que decidir cuál es la mejor manera de vivir sin el hijo perdido. Superar la pérdida y luchar por conservar o desaparecer todas las pertenencias del hijo que se ha ido.

Todo esto en un ambiente de comedia basado en diálogos de los personajes que rodean a la pareja, que hacen reír y mantener la atención sobre el asunto central de la obra.

Esta historia habla de lo terrible que le puede pasar a una familia- explica David Serrano en el programa de mano- y sin embargo, es una función optimista, divertida en muchos momentos y hasta terapéutica. “Los universos paralelos” nos acercan a la verdadera realidad del duelo, la cotidiana, donde el humor y el horror se alternan con una normalidad que muy pocas veces se atreve a reflejar por miedo a parecer frívola o absurda. Sus personajes están de luto, pero, como indica su autor Lindsay- Abaire “eso no significa que estén todo el día a punto de llorar, deprimidos o inconsolables, pues esto haría que la obra resultara una tortura sin el menor interés. En lugar de esto, están activos y son realistas, vivaces e, incluso, son personas divertidas que intentan encontrar un camino a través de su tristeza, unos juntos a otros, y lo mejor que pueden”.

Para Serrano todos mantienen una relación contradictoria con el dolor: por un lado necesitan olvidarlo para poder seguir viviendo, pero al mismo tiempo sienten que deben continuar en contacto con él e incluso reivindicarlo. Es una lucha entre la necesidad de seguir adelante y la de nunca olvidar a quien se fue. El autor nos ofrecerá una alternativa, quizá la única posible, para conseguir que nuestra propia vida pese más que la vida que se ha perdido: no se trata de olvidar, sino de aprender a convivir de la manera sana con el recuerdo.

“Leí este texto hace casi tres años y me enamoré de él en mi primera lectura. Desde entonces he luchado por poder llevarlo a un escenario. Han sido muchos meses de espera en los que el empeño de Ana Jelin ha sido fundamental para conseguirlo. Pero un texto, por bueno que sea, no sirve para mucho si no tiene un buen reparto, y más en una función tan rica y compleja como ésta, en la que la comedia y drama conviven continuamente y en la que sus intérpretes saben hacer en muchos momentos auténticas filigranas para contar su historia. Y la verdad es que he tenido suerte, mucha suerte, porque he podido contar con un grupo de actrices y actores tan brillantes como la obra de David Lindsay”.

Malena Alterio, como “Patricia”, Daniel Grao, “Alberto”, los infortunados padres, Belén Cuesta; “Lucía” hermana de Patricia, Carmen Balagué; madre de ellas e Itzan Escamilla es “David”. Es el reparto de la historia que ha sido recomendada por un sicólogo para casos de superar un duelo.

David Lindsay-Abaire es uno de los dramaturgos surgidos en los últimos veinte años. Ha sido galardonado con los más importantes premios teatrales, sus funciones se han representado en decenas de países y cada uno de sus estrenos es esperado en Estados Unidos con muchísima expectación. Las obras de David Lindsay nos hablan de gente normal, personajes que parecen salidos directamente de un documental sobre la clase media y en los que podemos reconocer con absoluta facilidad rasgos de nuestros amigos, familiares e incluso de nosotros mismos.

De toda su brillante producción, él mismo y la crítica especializada han señalado a “Los universos paralelos” como su obra maestra. La historia ha sido retomada en el cine con el título “Rabbit Hole”. En España se conoció como “Los secretos del corazón”; “Al otro lado del corazón” fue en México, Chile y Venezuela. Los actores que la protagonizaban era Nicole Kidman, Aaron Eckhart y Dianne Wiest, fue dirigida por John Cameron Mitchell.