/ jueves 28 de febrero de 2019

Laura Castro estrena pieza biodramática

El relato a narrarse es el de la hoy actriz y la relación que mantuvo con el culto protestante-vegetariano en los linderos de Cholula, Puebla

La niña que olvidó su nombre, pieza biodramática creada y actuada por Laura Castro, con dirección de Gustavo Schaar Prom, tendrá su estreno mañana a las 20 horas en el teatro La Caja.

El relato a narrarse es Laura Castro y la relación que mantuvo con el culto protestante-vegetariano en los linderos de Cholula, Puebla, en dos lapsos prolongados durante su infancia y adolescencia. Esta experiencia se traduce en la búsqueda de identidad, vuelta al origen y toma de decisiones. El viaje comienza en un cumpleaños y termina en el presente.

Al respecto, el director apunta que es un relato escribiéndose a sí mismo. “Escrito con márgenes perfectamente trazados, con cambios de nombre, fotografías, versículos, burbujas y renglones borroneados. Huella sobre huella, un palimpsesto de furia contenida”.

Laura, quien es beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico en su emisión XXII, comparte que la idea global de la pieza gira en torno a la pérdida y recuperación de la identidad.

Mediante la creación dramática y escénica, evoca en su memoria para relatar un periodo de 18 años comprendidos de 1991 a 2009, tiempo en que se ubica la trama. Pero por qué recurre al biodrama, porque era de su interés mostrar acontecimientos vivos en la memoria, de tal suerte que no sólo es una búsqueda estética en el archivo sino una gramática del relato propio; en este caso, el de una actriz.

“Esto es una pieza biodramática. Parece inverosímil pero los hechos sucedieron así. A partir de este alto grado ficcional decidimos contar La niña que olvidó su nombre, desde la zona baja del espectro; una frecuencia mínima de ficción en la que caben la actoralidad, el despliegue de archivo y la escritura”.

La niña que olvidó su nombre contará con una temporada inicial de 12 funciones, viernes a las 20 horas, sábado a las 19 y domingo a las 18 horas. Se trata de un trabajo para mayores de 18 años, aunque la actriz aclara que pueden ingresar personas que tengan 15 años siempre y cuando vayan acompañados de un adulto.

La puesta en escena es el quinto proyecto que producen Casto y Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio con Xalapa Hace Teatro, compañía que acaba de cumplir su primer lustro de existencia. La modalidad de pago es Paga cuando salgas, paga lo que quieras, dinámica que busca fomentar una relación horizontal entre el público y los creadores escénicos, sin embargo, de acuerdo con las nuevas cláusulas de presentación de espectáculos culturales en el teatro La Caja, está la sugerencia de un importe mínimo de cien pesos.

La niña que olvidó su nombre, pieza biodramática creada y actuada por Laura Castro, con dirección de Gustavo Schaar Prom, tendrá su estreno mañana a las 20 horas en el teatro La Caja.

El relato a narrarse es Laura Castro y la relación que mantuvo con el culto protestante-vegetariano en los linderos de Cholula, Puebla, en dos lapsos prolongados durante su infancia y adolescencia. Esta experiencia se traduce en la búsqueda de identidad, vuelta al origen y toma de decisiones. El viaje comienza en un cumpleaños y termina en el presente.

Al respecto, el director apunta que es un relato escribiéndose a sí mismo. “Escrito con márgenes perfectamente trazados, con cambios de nombre, fotografías, versículos, burbujas y renglones borroneados. Huella sobre huella, un palimpsesto de furia contenida”.

Laura, quien es beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico en su emisión XXII, comparte que la idea global de la pieza gira en torno a la pérdida y recuperación de la identidad.

Mediante la creación dramática y escénica, evoca en su memoria para relatar un periodo de 18 años comprendidos de 1991 a 2009, tiempo en que se ubica la trama. Pero por qué recurre al biodrama, porque era de su interés mostrar acontecimientos vivos en la memoria, de tal suerte que no sólo es una búsqueda estética en el archivo sino una gramática del relato propio; en este caso, el de una actriz.

“Esto es una pieza biodramática. Parece inverosímil pero los hechos sucedieron así. A partir de este alto grado ficcional decidimos contar La niña que olvidó su nombre, desde la zona baja del espectro; una frecuencia mínima de ficción en la que caben la actoralidad, el despliegue de archivo y la escritura”.

La niña que olvidó su nombre contará con una temporada inicial de 12 funciones, viernes a las 20 horas, sábado a las 19 y domingo a las 18 horas. Se trata de un trabajo para mayores de 18 años, aunque la actriz aclara que pueden ingresar personas que tengan 15 años siempre y cuando vayan acompañados de un adulto.

La puesta en escena es el quinto proyecto que producen Casto y Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio con Xalapa Hace Teatro, compañía que acaba de cumplir su primer lustro de existencia. La modalidad de pago es Paga cuando salgas, paga lo que quieras, dinámica que busca fomentar una relación horizontal entre el público y los creadores escénicos, sin embargo, de acuerdo con las nuevas cláusulas de presentación de espectáculos culturales en el teatro La Caja, está la sugerencia de un importe mínimo de cien pesos.