/ lunes 28 de enero de 2019

Letreros y avisos

No te olvides apuntar en el cuaderno todo lo que ves antes de tomar la fotografía

Y no te olvides apuntar en el cuaderno todo lo que ves antes de tomar la fotografía. ¿Qué está sucediendo, quién está mirando que te preparas para capturar la imagen, qué ruidos se escuchan alrededor? Trata de recordarlo todo y escribirlo en esa pequeña libreta que el tío te regaló el día de tu cumpleaños.

Y así lo hizo esa noche de sábado. Llovía. Por la ventana se estrellaban las gotas y resbalaban dejando un líquido hilo en el cristal.

Y el bolígrafo de tinta color negro se empezó a deslizar sobre la hoja blanca y rayada de un cuaderno. Trazos cortos, otros alargados empezaron a dar cuenta de lo que ayer se había visto mientras encerrabas el instante dentro de tu cámara fotográfica.

Caminaba una paloma sobre el adoquín, cerca de una jardinera, pensaste que buscaba arroz o pedazos de migajas. Quienes caminaban por los pasillos del parque jamás notaron la presencia del ave. Un niño corrió hacia donde estaba el globero, señalaba con su mano derecho al globo de color azul. El nevero despachaba un barquillo, mientras el niño que lo acompañaba extendía una de sus manos para entregar las monedas a una chica. Pasó por ahí un bolero de grasa para los zapatos, a quienes preguntó, se interesaron por su servicio. Un par de ancianas caminaban con dificultad, una se apoyaba con un bastón y a cada rato tenían que detenerse, y junto a ellas pasó el vendedor de claveles, las mujeres movieron su cabeza para un lado y otro. El niño no se movió, al parecer quería algo más. Una de las mujeres alargó su brazo izquierdo, el niño se retiró.

A pocos pasos de donde yo me encontraba sentado estaba un payaso practicando con tres pequeñas pelotas de colores. Hacía malabares. Preparé la cámara y apunté hacia él, quería tomarle una fotografía a su cara. Se dio cuenta, hizo muecas y después entristeció su rostro. Me fui, abandoné el parque porque quería caminar y ver hasta dónde llegaba porque no tenía decidido el destino.

Y llegué a mi cuarto. Me recosté un rato en la cama pensando en lo que vi. Así que pronto me dirigí a la mesita y me puse a escribir. Y mira, justo en este momento lo estás leyendo.

josecruzdominguez@gmail.com

Y no te olvides apuntar en el cuaderno todo lo que ves antes de tomar la fotografía. ¿Qué está sucediendo, quién está mirando que te preparas para capturar la imagen, qué ruidos se escuchan alrededor? Trata de recordarlo todo y escribirlo en esa pequeña libreta que el tío te regaló el día de tu cumpleaños.

Y así lo hizo esa noche de sábado. Llovía. Por la ventana se estrellaban las gotas y resbalaban dejando un líquido hilo en el cristal.

Y el bolígrafo de tinta color negro se empezó a deslizar sobre la hoja blanca y rayada de un cuaderno. Trazos cortos, otros alargados empezaron a dar cuenta de lo que ayer se había visto mientras encerrabas el instante dentro de tu cámara fotográfica.

Caminaba una paloma sobre el adoquín, cerca de una jardinera, pensaste que buscaba arroz o pedazos de migajas. Quienes caminaban por los pasillos del parque jamás notaron la presencia del ave. Un niño corrió hacia donde estaba el globero, señalaba con su mano derecho al globo de color azul. El nevero despachaba un barquillo, mientras el niño que lo acompañaba extendía una de sus manos para entregar las monedas a una chica. Pasó por ahí un bolero de grasa para los zapatos, a quienes preguntó, se interesaron por su servicio. Un par de ancianas caminaban con dificultad, una se apoyaba con un bastón y a cada rato tenían que detenerse, y junto a ellas pasó el vendedor de claveles, las mujeres movieron su cabeza para un lado y otro. El niño no se movió, al parecer quería algo más. Una de las mujeres alargó su brazo izquierdo, el niño se retiró.

A pocos pasos de donde yo me encontraba sentado estaba un payaso practicando con tres pequeñas pelotas de colores. Hacía malabares. Preparé la cámara y apunté hacia él, quería tomarle una fotografía a su cara. Se dio cuenta, hizo muecas y después entristeció su rostro. Me fui, abandoné el parque porque quería caminar y ver hasta dónde llegaba porque no tenía decidido el destino.

Y llegué a mi cuarto. Me recosté un rato en la cama pensando en lo que vi. Así que pronto me dirigí a la mesita y me puse a escribir. Y mira, justo en este momento lo estás leyendo.

josecruzdominguez@gmail.com

Policiaca

Secuestran a dueño de pollería en El Castillo

Se lo llevaron en su propia camioneta, la cual abandonaron rumbo al Sumidero; Policía Naval y Guardia Nacional implementaron operativo

Local

Imparables, desapariciones y feminicidios en Veracruz, dice abogada

Pese al esfuerzo de los colectivos y del gobierno para tener una legislación e instancias para la búsqueda e investigación, estos delitos, no se han podido frenar

Local

Para limpieza de Río Blanco, se crean empleos temporales

Además se hizo la solicitud de construcción de un muro de contención que evite inundaciones en la zona

Policiaca

Hombre aparece colgado de un árbol; se desconocen los motivos

El cuerpo fue trasladado al Semefo en calidad de desconocido y se espera a que algún familiar acuda a identificarlo formalmente

Policiaca

¡Arde camioneta!, debido a una falla eléctrica; el vehículo quedo hecho cenizas

El incendió provocó la movilización de elementos del cuerpo de Bomberos que se trasladaron al lugar para sofocar las llamas

Local

Imparables, desapariciones y feminicidios en Veracruz, dice abogada

Pese al esfuerzo de los colectivos y del gobierno para tener una legislación e instancias para la búsqueda e investigación, estos delitos, no se han podido frenar

Policiaca

Secuestradores pasarán medio siglo en la cárcel; plagiaron en Nogales

Fueron detenidos en un operativo coordinado entre personal de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro de Veracruz y sus homólogos Puebla

Local

Para limpieza de Río Blanco, se crean empleos temporales

Además se hizo la solicitud de construcción de un muro de contención que evite inundaciones en la zona

Policiaca

Lo asesinan a machetazos y le arrancan un brazo

Autoridades presumen que la víctima fue amarrada para quitarle la vida; la extremidad aún no aparece