/ miércoles 23 de enero de 2019

Escritor y boxeador trans, descubre las partes tóxicas de la masculinidad

Thomas Page McBee debutó en la literatura en 2014 con el galardonado Man alive

El escritor y boxeador transexual Thomas Page McBee descubrió, a base de golpes en el cuadrilátero y de hacerse preguntas, las partes tóxicas de la masculinidad dominante en Occidente, que ahora deconstruye en el libro Un hombre de verdad.

Debutó en la literatura en 2014 con el galardonado Man alive y se convirtió en el primer boxeador transexual en combatir en el Madison Square Garden y, ahora, Thomas Page McBee deja los guantes para volver a las librerías con un volumen que ahonda en lo que significa ser hombre.


"No existe un hombre de verdad, eso es algo que aprendí cuando estaba escribiendo el libro. De hecho, la frase 'un hombre de verdad' viene del siglo XIX. Siempre ha sido utilizada por gente que está en posición de poder describir a los hombres que están haciendo el trabajo duro", explica McBee.

Aunque esa concepción de la masculinidad "verdadera" lleva impregnada en la sociedad mucho más que un par de siglos, matiza McBee: "Casi desde el principio de la civilización occidental, que siempre ha sido un patriarcado.Ese es uno de los grandes problemas con la masculinidad: siempre tienes que intentar ser algo, en lugar de ser tú mismo", añade.

Ese deseo de ser uno mismo lo conoce de sobra y es, en parte, uno de los detonantes de Un hombre de verdad, editado en español por Temas de hoy.

"Empecé la transición hormonal cuando tenía 30 años, así que tenía toda una vida antes de mi transición. Y esto es importante: antes yo no era una mujer, era una persona masculina y andrógina. Pero aún así experimentaba muchas de las cosas que creo que experimentan las mujeres", relata.

No siempre se sentía seguro caminando por la noche, la gente le interrumpía en las conversaciones, se enfrentó a la homofobia... Pero todo fue "más fácil" cuando empezó su transición, en 2011.


"Tenía muchos más privilegios, ganaba más dinero, me encontraba más seguro en el mundo, especialmente siendo un hombre blanco en América... Pero, por otro lado, muchas cosas eran tristes para mí", comenta el también periodista de publicaciones como The New York Times, Playboy y Glamour.

Escribió reportajes sobre la crisis global de la masculinidad en los que narraba el incremento de la violencia entre los varones, los elevados ratios de suicidio en el género masculino o una "epidemia de la soledad" entre hombres.

"Yo sentía muchos de esos sentimientos en mi propias carnes simplemente por ser un hombre. A pesar de que me sentía feliz en mi propio cuerpo, me sentía infeliz acerca de mi lugar en el mundo", lamenta.

En 2014, cuando su madre falleció y él atravesaba el duelo, sintió que las personas que lo rodeaban no podían lidiar con sus emociones, una frustración que se unió a que durante tres meses los hombres "intentaban pelearse" con él por las calles de Nueva York.

Fue entonces cuando empezó a preguntarse por qué se pelean los hombres, el germen de este libro y de su incursión amateur en el boxeo: "Tuve el derecho de ser un principiante y entonces pude reclamar de nuevo mi propia masculinidad".


Ese descubrimiento de la identidad en un mundo binario es Un hombre de verdad, un viaje colectivo que debería cuestionarse desde la infancia, cuando el mundo empieza a dividirse en rosa o azul o se escuchan lapidarias frases como "los niños no lloran", dice.

"Los hombres a veces se ponen a la defensiva porque piensan que tóxico es un adjetivo que se aplica a toda la masculinidad. Siempre aclaro que es un conjunto de comportamientos socializados que los niños aprenden de pequeños", sostiene.

Construcciones sociales como la estructura binaria de hombre y mujer, concluye McBee: "Creo que la identidad del género es innata para cada persona. Lo que a mí me da miedo es que cuando hablamos de género estamos hablando de poder, no de identidad, y todos seríamos muchos más libres si pudiésemos hablar de identidad".


El escritor y boxeador transexual Thomas Page McBee descubrió, a base de golpes en el cuadrilátero y de hacerse preguntas, las partes tóxicas de la masculinidad dominante en Occidente, que ahora deconstruye en el libro Un hombre de verdad.

Debutó en la literatura en 2014 con el galardonado Man alive y se convirtió en el primer boxeador transexual en combatir en el Madison Square Garden y, ahora, Thomas Page McBee deja los guantes para volver a las librerías con un volumen que ahonda en lo que significa ser hombre.


"No existe un hombre de verdad, eso es algo que aprendí cuando estaba escribiendo el libro. De hecho, la frase 'un hombre de verdad' viene del siglo XIX. Siempre ha sido utilizada por gente que está en posición de poder describir a los hombres que están haciendo el trabajo duro", explica McBee.

Aunque esa concepción de la masculinidad "verdadera" lleva impregnada en la sociedad mucho más que un par de siglos, matiza McBee: "Casi desde el principio de la civilización occidental, que siempre ha sido un patriarcado.Ese es uno de los grandes problemas con la masculinidad: siempre tienes que intentar ser algo, en lugar de ser tú mismo", añade.

Ese deseo de ser uno mismo lo conoce de sobra y es, en parte, uno de los detonantes de Un hombre de verdad, editado en español por Temas de hoy.

"Empecé la transición hormonal cuando tenía 30 años, así que tenía toda una vida antes de mi transición. Y esto es importante: antes yo no era una mujer, era una persona masculina y andrógina. Pero aún así experimentaba muchas de las cosas que creo que experimentan las mujeres", relata.

No siempre se sentía seguro caminando por la noche, la gente le interrumpía en las conversaciones, se enfrentó a la homofobia... Pero todo fue "más fácil" cuando empezó su transición, en 2011.


"Tenía muchos más privilegios, ganaba más dinero, me encontraba más seguro en el mundo, especialmente siendo un hombre blanco en América... Pero, por otro lado, muchas cosas eran tristes para mí", comenta el también periodista de publicaciones como The New York Times, Playboy y Glamour.

Escribió reportajes sobre la crisis global de la masculinidad en los que narraba el incremento de la violencia entre los varones, los elevados ratios de suicidio en el género masculino o una "epidemia de la soledad" entre hombres.

"Yo sentía muchos de esos sentimientos en mi propias carnes simplemente por ser un hombre. A pesar de que me sentía feliz en mi propio cuerpo, me sentía infeliz acerca de mi lugar en el mundo", lamenta.

En 2014, cuando su madre falleció y él atravesaba el duelo, sintió que las personas que lo rodeaban no podían lidiar con sus emociones, una frustración que se unió a que durante tres meses los hombres "intentaban pelearse" con él por las calles de Nueva York.

Fue entonces cuando empezó a preguntarse por qué se pelean los hombres, el germen de este libro y de su incursión amateur en el boxeo: "Tuve el derecho de ser un principiante y entonces pude reclamar de nuevo mi propia masculinidad".


Ese descubrimiento de la identidad en un mundo binario es Un hombre de verdad, un viaje colectivo que debería cuestionarse desde la infancia, cuando el mundo empieza a dividirse en rosa o azul o se escuchan lapidarias frases como "los niños no lloran", dice.

"Los hombres a veces se ponen a la defensiva porque piensan que tóxico es un adjetivo que se aplica a toda la masculinidad. Siempre aclaro que es un conjunto de comportamientos socializados que los niños aprenden de pequeños", sostiene.

Construcciones sociales como la estructura binaria de hombre y mujer, concluye McBee: "Creo que la identidad del género es innata para cada persona. Lo que a mí me da miedo es que cuando hablamos de género estamos hablando de poder, no de identidad, y todos seríamos muchos más libres si pudiésemos hablar de identidad".


Policiaca

Hayan restos humanos fuera de penal; amenazan a elementos de seguridad

Al revisar la unidad encontraron el cuerpo desmembrado de un hombre; aunque otras versiones señalan que se trataba de dos cuerpos

Local

Crece número de parejas veracruzanas que no desean tener hijos; factor económico una de las razones

En 2010 en México se registraron 2 millones 643 mil 908 nacimientos, en 2017 se contabilizaron 2 millones 234 mil 039, lo que representa poco más de 400 mil nacimientos menos en siete años

Local

Estos sorteos son verdaderos; Diario de Xalapa cumple, dijo suscriptora

Se dijo feliz de ser la afortunada ganadora del departamento sorteado por Diario de Xalapa en el 75 aniversario de su fundación

Policiaca

Pánico en Lomas Verdes, explota tanque de gas; vecinos alertaron a la autoridad

Ambulancias del Escuadrón Nacional de Rescate, Código Bravo, Escorpión, Rescate Xalapa, Cruz Ámbar y Cruz Verde, arribaron al lugar con paramédicos

Policiaca

Cuatro heridos dejó volcadura de taxi en Tuzamapan

Testigos reportaron los hechos al número de emergencias 911 y en cuestión de minutos se movilizaron paramédicos de la Cruz Roja de Coatepec

Policiaca

Hayan restos humanos fuera de penal; amenazan a elementos de seguridad

Al revisar la unidad encontraron el cuerpo desmembrado de un hombre; aunque otras versiones señalan que se trataba de dos cuerpos

Policiaca

Incendio consume vivienda en Coatepec; una veladora la causa del siniestro

Vecinos de la colonia Espinal Bajo, los encargados de llamar al número de emergencias 911

Local

Veracruzanos, de los que más registran armas; entérate de los requisitos para tenerlas

El estado fue el tercer lugar con mayor registro de armas de fuego, de acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional

Local

Crece número de parejas veracruzanas que no desean tener hijos; factor económico una de las razones

En 2010 en México se registraron 2 millones 643 mil 908 nacimientos, en 2017 se contabilizaron 2 millones 234 mil 039, lo que representa poco más de 400 mil nacimientos menos en siete años