imagotipo

Nuevo libro de la escritora Pilar Sordo

POR ROBERTO RONDERO
Las claves para vivir plenamente y disfrutar del paso del tiempo sin tener que repetirse. No quiero envejecer (Editorial Océano, 131 páginas) es uno de los propósitos de la sicóloga e investigadora chilena Pilar Sordo, elegida como una de las 100 mujeres líderes en su país durante cuatro años.

No quiero envejecer es una invitación a celebrar la vida, escuchar nuestro cuerpo y nuestra voz interior, invertir en los vínculos personales y dejar una huella profunda en nuestros seres queridos.
DECIR “NO” A LA SENTENCIA

De acuerdo a la investigación y los numerosos testimonios recabados, Pilar Sordo deja constancia en este libro, donde la expresión “No quiero envejecer” es una “sentencia que se convierte en una cosa sin sentido, contradictoria y además falsa. Cualquiera que esté diciendo que no quiere envejecer se engaña a sí mismo brutalmente. A partir del capítulo sobre el cuerpo incorporamos la idea de que uno envejece desde que nace y que, por lo tanto, criticar ese proceso inevitable resulta una pérdida de tiempo. Además, concluimos que renegar de la vejez es renegar de la propia memoria y, sobre todo, de los aprendizajes acumulados en la vida.

“Las personas que digan esa frase creerán entonces que hay cremas cosméticas que impiden el envejecimiento y que con el solo hecho de esparcirlas sobre su rostro se verán 10 años más jóvenes. ¿Para qué vernos más jóvenes?, ¿para qué mentirnos tan burdamente?”.

Sordo puntualiza las razones más comunes para expresar “No quiero envejecer”: “Quizá la razón más común de por qué no queremos que los años pasen es por la angustia que nos produce un posible deterioro físico, mental y económico, asociados a la edad. Para calmar esta inquietud y hacernos creer que la muerte no llegará jamás surgen cada vez más formas de cuidarnos físicamente y planes que nos enseñan a ahorrar en todo sentido para que, llegados los llamados años dorados, podamos disfrutar de ello o estar preparados en caso de imprevistos.  “Nadie quiere envejecer, eso parece ser una pauta común, pero también es cierto que hay muchas personas que agradecen hacerlo, personas que logran equilibrar el privilegio de cumplir años y que celebran la vida, porque son conscientes de que, de lo contrario, estarían literalmente muertos”.

No quiero envejecer se compone de ocho capítulos: ¿Qué es la vejez?, Descanso y ocio, El cuerpo habla, Vejez y pareja, La familia, fuente de cómo se vive en la vejez, “Vejez y soledad: a veces una opción, El trabajo, ¿fuente de identidad? y La muerte como verdad ineludible.

Un fragmento: “Cuando pregunté a los participantes de la investigación con qué palabras y emociones asociaban el término jubilación, mencionaron los siguientes: Depresión, sentimiento de deterioro, visión pesimista del futuro, problemas cada vez mayores de comunicación con la gente más joven, familia amigos, dificultad para dar afecto por la sensación de no sentirse útil, tendencia a la hipocondría y predilección del consumo de fármacos, insomnio y pereza.

“Los que enfrentan la jubilación con buena energía y como un desafío interesante, serán capaces de sobrellevar estos miedos y vivir esta etapa como una oportunidad de caminar hacia la plenitud y la sabiduría, donde las seguridades están instaladas en lo interno y en los afectos, y no en lo externo. La manera sana de vivir la jubilación será dejando de pensar en poseer cosas y comenzando a valorar las experiencias compartidas y las historias contadas que le dejaremos a los otros”.