/ jueves 3 de mayo de 2018

Mexicana Alma Guillermoprieto gana el Princesa de Asturias de Comunicación

Se trata de la tercera mujer que consigue este galardón en sus 38 ediciones, después de la filósofa María Zambrano, en 1981, y la fotógrafa Annie Leibovitz, en 2013

OVIEDO.- La mexicana Alma Estela Guillermoprieto obtuvo hoy el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades por una carrera en la que ha llevado al periodismo anglosajón la información de América Latina.

Alma Guillermoprieto (Ciudad de México, 1949) se impuso en las últimas votaciones del jurado a otras dos reporteras estadounidenses y con su elección se ha convertido en la tercera mujer que consigue este galardón en sus 38 ediciones, después de la filósofa María Zambrano, en 1981, y la fotógrafa Annie Leibovitz, en 2013.

Miembro honoraria de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, la hoy galardonada inició su trayectoria como periodista cubriendo la insurrección nicaragüense de los años 70 para The Guardian y fue una de las dos reporteras que en 1982 desveló, en su caso en The Washington Post, la masacre de civiles en El Mozote (El Salvador).

La periodista, que firma sus trabajos como Alma Guillermoprieto ha desarrollado en su trayectoria profesional un "profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica", así como su escritura "clara, rotunda y comprometida", con la que ha sabido tender "puentes en todo el continente americano".

Entre los 14 miembros del jurado, presidido por el filólogo y exdirector del Instituto Cervantes Víctor García de la Concha, ya había quien, al iniciar ayer las deliberaciones en el Hotel de la Reconquista de Oviedo, había apuntado que había candidatos del mundo de la comunicación muy destacados y que el ganador podría ser alguno de ellos y, probablemente, una mujer.

Las periodistas estadounidenses Zainab Salbi, Gloria Steinem y Oprah Winfrey, y el polaco Adam Michnik se encontraban entre las veintisiete candidaturas de diez países que en esta ocasión optaban a este galardón, el segundo en fallarse en la presente edición.

Guillermoprieto se dedicó al ballet antes que al periodismo y, tras trasladarse siendo adolescente a Nueva York para vivir con su madre, en 1969 se mudó a La Habana para dar clases de danza y nueve años después se inició en el mundo del periodismo como reportera "freelance" en América Central para The Guardian y, más tarde, para The Washington Post, donde formó parte de su plantilla en la década de los ochenta.

Tras un paréntesis en América del Sur, continuó como independiente escribiendo sobre Iberoamérica para varias publicaciones en inglés y español.

Entre otros conflictos, ha escrito sobre Sendero Luminoso, en Perú, el terrorismo de Estado en Argentina, el conflicto civil y el narcotráfico en Colombia y las guerras de la droga en México.

El Premio Princesa de Asturias Comunicación y Humanidades se concede a "la labor de cultivo y perfeccionamiento de las ciencias y disciplinas consideradas como actividades humanísticas y de lo relacionado con los medios de comunicación social en todas sus expresiones".

Cada premio Princesa de Asturias está dotado con la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, la cantidad en metálico de 50 mil euros, un diploma y una insignia.

OVIEDO.- La mexicana Alma Estela Guillermoprieto obtuvo hoy el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades por una carrera en la que ha llevado al periodismo anglosajón la información de América Latina.

Alma Guillermoprieto (Ciudad de México, 1949) se impuso en las últimas votaciones del jurado a otras dos reporteras estadounidenses y con su elección se ha convertido en la tercera mujer que consigue este galardón en sus 38 ediciones, después de la filósofa María Zambrano, en 1981, y la fotógrafa Annie Leibovitz, en 2013.

Miembro honoraria de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, la hoy galardonada inició su trayectoria como periodista cubriendo la insurrección nicaragüense de los años 70 para The Guardian y fue una de las dos reporteras que en 1982 desveló, en su caso en The Washington Post, la masacre de civiles en El Mozote (El Salvador).

La periodista, que firma sus trabajos como Alma Guillermoprieto ha desarrollado en su trayectoria profesional un "profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica", así como su escritura "clara, rotunda y comprometida", con la que ha sabido tender "puentes en todo el continente americano".

Entre los 14 miembros del jurado, presidido por el filólogo y exdirector del Instituto Cervantes Víctor García de la Concha, ya había quien, al iniciar ayer las deliberaciones en el Hotel de la Reconquista de Oviedo, había apuntado que había candidatos del mundo de la comunicación muy destacados y que el ganador podría ser alguno de ellos y, probablemente, una mujer.

Las periodistas estadounidenses Zainab Salbi, Gloria Steinem y Oprah Winfrey, y el polaco Adam Michnik se encontraban entre las veintisiete candidaturas de diez países que en esta ocasión optaban a este galardón, el segundo en fallarse en la presente edición.

Guillermoprieto se dedicó al ballet antes que al periodismo y, tras trasladarse siendo adolescente a Nueva York para vivir con su madre, en 1969 se mudó a La Habana para dar clases de danza y nueve años después se inició en el mundo del periodismo como reportera "freelance" en América Central para The Guardian y, más tarde, para The Washington Post, donde formó parte de su plantilla en la década de los ochenta.

Tras un paréntesis en América del Sur, continuó como independiente escribiendo sobre Iberoamérica para varias publicaciones en inglés y español.

Entre otros conflictos, ha escrito sobre Sendero Luminoso, en Perú, el terrorismo de Estado en Argentina, el conflicto civil y el narcotráfico en Colombia y las guerras de la droga en México.

El Premio Princesa de Asturias Comunicación y Humanidades se concede a "la labor de cultivo y perfeccionamiento de las ciencias y disciplinas consideradas como actividades humanísticas y de lo relacionado con los medios de comunicación social en todas sus expresiones".

Cada premio Princesa de Asturias está dotado con la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, la cantidad en metálico de 50 mil euros, un diploma y una insignia.

Policiaca

Linchan a otros 2 presuntos secuestradores en Atzompa; en total son seis los muertos

Se trata de los dos sujetos que habían escapado del linchamiento de la noche del jueves, donde murieron cuatro presuntos delincuentes

Local

Bancada de Morena se queda sin mayoría en el Congreso local

Pierde a los diputados Nahúm Álvarez Pellico, José Magdaleno Rosales Torres y Jessica Ramírez Cisneros, quienes se unieron para crear el grupo mixto "Juntos Haremos Historia"

Policiaca

Tiran a un ejecutado en colonia de Xalapa; estaba embolsado

El cuerpo se encontraba envuelto en un plástico tipo lona y abandonado a mitad de la calle

Justicia

Abierta posibilidad que mando de Guardia Nacional sea militar: Durazo

Sostuvo que la designación del mando es facultad del presidente y puede pasar personal de las policías Militar, Naval y Federal a la Guardia Nacional

Política

AMLO revela que lo espiaron por 40 años y ya tiene el expediente

"Me entregaron mi expediente, es un timbre de orgullo poderles decir que desde hace 40 años estaban las orejas detrás de mí, espiándome" fustigó el mandatario

OMG!

Maluma no se despega de su maquillista mexicano al que desconocías

Detrás del esplendor del reguetonero está Alberto Arana, un sudcaliforniano lleno de estilo

Mundo

Acusan a dueño de los Patriots de ser cliente en red de prostitución

Autoridades de Florida aseguran que el magnate mantuvo una relación sexual con una masajista forzada a prostituirse en la casa de masajes Orchids of Asia Day Spa

Local

Bancada de Morena se queda sin mayoría en el Congreso local

Pierde a los diputados Nahúm Álvarez Pellico, José Magdaleno Rosales Torres y Jessica Ramírez Cisneros, quienes se unieron para crear el grupo mixto "Juntos Haremos Historia"

Sociedad

CNDH condena suspensión de recursos a refugios para mujeres

La organización defensora advirtió que la decisión puede afectar la dignidad de las mujeres víctimas de violencia extrema y de sus menores