/ lunes 7 de octubre de 2019

Palabra impresa/El viento de un bosque

Breve narración sobre la magia que sucede en los bosques, sus habitantes y sus espléndidos paisajes

Adela dice que ama ir al bosque, pero que ya estando ahí en el patio de la cabaña le molesta que le piquen las hormigas, y al picarle se le van las ganas de jugar, además de que al atender los molestos piquetes deja de contemplar a las ardillas que andan por ahí cerca buscando comida y brincando por las ramas de los pinos.

Adela dice también disfrutar cuando baja la niebla porque desde dentro de la cabaña le grita su mamá que ya entre porque puede enfermar de un resfriado y porque con la neblina llega el frío al bosque. Y Adela desde dentro y a través de una pequeña ventana mira cómo la espesura blanca va desapareciendo a los árboles y en lugar de oscuridad la densa niebla todo lo va dejando con un halo blanco.

–¿Será que las ardillas y los conejos puedan dormir? Porque pienso que lo blanco de la niebla les estorbará cuando cierren sus ojillos.

La madre y el padre de Adela se miraron y sonrieron. Le contestaron a la pequeña que dejara de preocuparse porque los animales en el bosque estaban acostumbrados a eso y a mucho más.

A la niña también le gustaba el silencio que llegaba con la noche. Sólo algunas veces cuando un pájaro estaba inquieto no dejaba de aletear entre las ramas del árbol hasta que el sueño lo venciera. Llegaban a la pequeña cabaña unos ciervos pequeños, se delataban porque al caminar quebraban las hojas secas de las hayas y era cuando Adela despertaba y algunas veces le pedía a su mamá que corriera un poco la cortina de la pequeña ventana porque quería ver a los ciervos. La cortina se cerraba cuando el búho empezaba a ulular; era entonces que Adela prefería volver a la cama, el canto del búho le producía un poco de miedo.

La madre de Adela todo lo observa y por las noches lo escribía en una pequeña libreta, los miedos y maravillas que el bosque y la cabaña ofrecían estaba escrito. Las horas de lluvia, el paso del viento, el sol con sus rayos abriéndose paso entre ramas y troncos de gigantescos árboles. Hoy Adela sigue conversando con sus padres, los recuerdos son motivo de risas y de abrazos. Cada sábado las páginas de esa libreta son abiertas por las manos de la madre y se escapan el silbido de un viento ligero que llega desde ese lejano bosque.

josecruzdominguez@gmail.com

Adela dice que ama ir al bosque, pero que ya estando ahí en el patio de la cabaña le molesta que le piquen las hormigas, y al picarle se le van las ganas de jugar, además de que al atender los molestos piquetes deja de contemplar a las ardillas que andan por ahí cerca buscando comida y brincando por las ramas de los pinos.

Adela dice también disfrutar cuando baja la niebla porque desde dentro de la cabaña le grita su mamá que ya entre porque puede enfermar de un resfriado y porque con la neblina llega el frío al bosque. Y Adela desde dentro y a través de una pequeña ventana mira cómo la espesura blanca va desapareciendo a los árboles y en lugar de oscuridad la densa niebla todo lo va dejando con un halo blanco.

–¿Será que las ardillas y los conejos puedan dormir? Porque pienso que lo blanco de la niebla les estorbará cuando cierren sus ojillos.

La madre y el padre de Adela se miraron y sonrieron. Le contestaron a la pequeña que dejara de preocuparse porque los animales en el bosque estaban acostumbrados a eso y a mucho más.

A la niña también le gustaba el silencio que llegaba con la noche. Sólo algunas veces cuando un pájaro estaba inquieto no dejaba de aletear entre las ramas del árbol hasta que el sueño lo venciera. Llegaban a la pequeña cabaña unos ciervos pequeños, se delataban porque al caminar quebraban las hojas secas de las hayas y era cuando Adela despertaba y algunas veces le pedía a su mamá que corriera un poco la cortina de la pequeña ventana porque quería ver a los ciervos. La cortina se cerraba cuando el búho empezaba a ulular; era entonces que Adela prefería volver a la cama, el canto del búho le producía un poco de miedo.

La madre de Adela todo lo observa y por las noches lo escribía en una pequeña libreta, los miedos y maravillas que el bosque y la cabaña ofrecían estaba escrito. Las horas de lluvia, el paso del viento, el sol con sus rayos abriéndose paso entre ramas y troncos de gigantescos árboles. Hoy Adela sigue conversando con sus padres, los recuerdos son motivo de risas y de abrazos. Cada sábado las páginas de esa libreta son abiertas por las manos de la madre y se escapan el silbido de un viento ligero que llega desde ese lejano bosque.

josecruzdominguez@gmail.com

Policiaca

Sicario que quería matar a líder sindical se refugia en kínder

Herido por arma de fuego, intentó ocultarse en el plantel donde aún estaban maestros y alumnos

Local

El diputado no movió el cadáver, dicen habitantes en Alto Lucero

En diciembre pasado, el cuerpo de un campesino permaneció más de 4 horas afuera del nosocomio y habitantes buscaron la ayuda del diputado Erik Iván Aguilar López quien, aseguran, en ningún momento se negó a cooperar con las autoridades

Local

Feminicidio como el de Fátima, se dan en todo el país: activista

El Comité Impulsor del Encuentro Nacional Feminista 2020 invitan al Encuentro Nacional Feminista del 6 al 8 de marzo

Finanzas

En riesgo, grado de inversión de Pemex

Carlos Capistrán considera que después de Fitch, una segunda agencia está a punto de retirarle la calificación a la petrolera

Política

Exigen piso parejo para renovar al INE

Nuevos consejeros sustituirán a Marco Antonio Baños, Benito Nacif, Pamela San Martín y Enrique Andrade

Finanzas

Pagamos impuestos a tiempo, responde América Móvil al SAT

El SAT invitó a una empresa de telecomunicaciones a pagar obligaciones por ocho mil 290 mdp

Mundo

Cae mexicano en Miami que espiaba para Rusia

El gobierno ruso reclutó a Héctor Alejandro Cabrera Fuentes el año pasado; le pidió localizar el auto de una fuente del gobierno de EU

Política

PRD denuncia al gobierno Federal por pedir "moches"

En el PRD señalaron que los empresarios accedieron porque 78 por ciento de los contratos se dan sin licitación

Política

No es necesaria una nueva Constitución, afirma ministro José Franco

El ministro de la SCJN dijo que la Carta Magna tiene que hacer eficiente a las instituciones