/ miércoles 14 de marzo de 2018

Parábola del vacío

Escribo desde el vacío. En el pecho me ha taladrado la soledad. Fernando Pessoa anotó: “Lidia, ¡soy infeliz!”. Esta línea hoy la siento mía, hecha especialmente para mí.

Frente a mí se levanta el Pico de Orizaba con su canosa elevación.

“Se nombra lo que existe, aunque sea irreal”, escribe Víctor Hugo en Nuestra Señora de París. Pero, ¿quién me nombra en este instante? ¿Quién me otorga condición de real?

Entré a un cine, me salí. Me asfixiaba todo. Caminé sin rumbo, la mente iba delante de mí, arrastrándose por el suelo. Vacía. Vacío. Binomio de años fantasmas.

Quiero pensar en algo fuerte, definitivo. Quisiera tener una amante, quisiera perder la cabeza por un amor. ¡Quiero sentirme vivo!

¿A dónde voltear si todo lo veo gris? ¿Por qué perdí tanto tiempo en néctares vanos? ¿Por qué todos los de mi generación están mejor que yo? ¿Dónde y a qué hora me perdí? ¿Cuándo la vida me dejó atrás?

Recuerdo cuando estaba en la secundaria. Una mañana que caminaba por la calle Tancol, en Tampico, saludé a don Juan, a quien le habían amputado una pierna, y no sé cómo se dio entre ambos una extraña relación de intercambio de frases y salutaciones.

Esa mañana, el hombre me dijo: “estudia, no sabes qué amarga es la soledad”. Tal vez eso siento ahora: una amarga soledad (y no por no haber estudiado, puesto que me titulé de ingeniero). Qué hacer sin amor.

La tarde que camino es fría, se sintoniza con mi estado de ánimo. Pienso en las que amé y me amaron, ¿dónde estarán ahora? Tendrán hijos, maridos y un hogar sólido. ¿Por qué me siento absolutamente el más pobre diablo del planeta?

Quiero escribir pero, a la manera de Vallejo, me sale espuma. ¿Estaré pagando algo? Cierro los ojos y ahora bajo la calle Monterrey, en la colonia Campbell. Saludo a doña Esperanza, a doña Socorro Medrano, a doña Tina Guerrero, a don Amador Solano, a doña Socorro Tamez y a mi madre, quien desde el portón de la casa me dice adiós, mientras yo le grito que la quiero.

Tal vez no esté solo. Tengo los recuerdos…

implem\u000f��U2�\u0014

Escribo desde el vacío. En el pecho me ha taladrado la soledad. Fernando Pessoa anotó: “Lidia, ¡soy infeliz!”. Esta línea hoy la siento mía, hecha especialmente para mí.

Frente a mí se levanta el Pico de Orizaba con su canosa elevación.

“Se nombra lo que existe, aunque sea irreal”, escribe Víctor Hugo en Nuestra Señora de París. Pero, ¿quién me nombra en este instante? ¿Quién me otorga condición de real?

Entré a un cine, me salí. Me asfixiaba todo. Caminé sin rumbo, la mente iba delante de mí, arrastrándose por el suelo. Vacía. Vacío. Binomio de años fantasmas.

Quiero pensar en algo fuerte, definitivo. Quisiera tener una amante, quisiera perder la cabeza por un amor. ¡Quiero sentirme vivo!

¿A dónde voltear si todo lo veo gris? ¿Por qué perdí tanto tiempo en néctares vanos? ¿Por qué todos los de mi generación están mejor que yo? ¿Dónde y a qué hora me perdí? ¿Cuándo la vida me dejó atrás?

Recuerdo cuando estaba en la secundaria. Una mañana que caminaba por la calle Tancol, en Tampico, saludé a don Juan, a quien le habían amputado una pierna, y no sé cómo se dio entre ambos una extraña relación de intercambio de frases y salutaciones.

Esa mañana, el hombre me dijo: “estudia, no sabes qué amarga es la soledad”. Tal vez eso siento ahora: una amarga soledad (y no por no haber estudiado, puesto que me titulé de ingeniero). Qué hacer sin amor.

La tarde que camino es fría, se sintoniza con mi estado de ánimo. Pienso en las que amé y me amaron, ¿dónde estarán ahora? Tendrán hijos, maridos y un hogar sólido. ¿Por qué me siento absolutamente el más pobre diablo del planeta?

Quiero escribir pero, a la manera de Vallejo, me sale espuma. ¿Estaré pagando algo? Cierro los ojos y ahora bajo la calle Monterrey, en la colonia Campbell. Saludo a doña Esperanza, a doña Socorro Medrano, a doña Tina Guerrero, a don Amador Solano, a doña Socorro Tamez y a mi madre, quien desde el portón de la casa me dice adiós, mientras yo le grito que la quiero.

Tal vez no esté solo. Tengo los recuerdos…

implem\u000f��U2�\u0014

Policiaca

Terror en fiesta de XV años; grupo armado asalta a asistentes

Amagaron a los invitados y los despojaron de sus pertenencia, antes de ingresar, los malhechores poncharon las llantas de dos camionetas y dos autos que se encontraban frente al salón de eventos

Local

Con musica y baile, xalapeños disfrutaron del desfile navideño

Diario de Xalapa participó con dos vehículos adornados con globos, que animaron a los niños con dulces y una botarga de perro

Local

Hasta un 50% incremento en ventas podrían tener comercios por época navideña

Durante el Buen Fin, realizado del 16 al 19 de noviembre pasado, se tuvo una derrama económica de alrededor 350 millones de pesos

Policiaca

Encañonan y asaltan a pasajeros de ADO en la autopista Puebla-Veracruz

De acuerdo con los primeros informes, los asaltantes son dos hombres y una mujer, quienes amenazaron a los pasajeros, incluidos menores de edad, para despojarlos de sus pertenencias

Local

Buscará INAH rescatar Atarazanas y la sede del IVEC

Ya se entablan pláticas con las nuevas autoridades estatales para iniciar un proyecto de restauración de algunos edificios históricos propiedad del gobierno de Veracruz

Local

Hasta un 50% incremento en ventas podrían tener comercios por época navideña

Durante el Buen Fin, realizado del 16 al 19 de noviembre pasado, se tuvo una derrama económica de alrededor 350 millones de pesos

Local

Las Posadas, bella tradición para vivir aspectos de la vida cristiana

En ellas se escucha la Palabra de Dios que narra los momentos previos al nacimiento de Jesús

Policiaca

Terror en fiesta de XV años; grupo armado asalta a asistentes

Amagaron a los invitados y los despojaron de sus pertenencia, antes de ingresar, los malhechores poncharon las llantas de dos camionetas y dos autos que se encontraban frente al salón de eventos

Local

Vulnerables al frío, 500 mil habitantes en el estado

Los municipios arriba de los 2 mil metros, son los que presentan las más bajas temperaturas y en su mayoría atraviesan por situaciones de vulnerabilidad y pobreza