imagotipo

Se extingue producción de textiles en Acatlán, Veracruz

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

Por Jesús Javier Bonilla*

 

Los primeros acercamientos de un servidor con las tejedoras de Acatlán, Veracruz, se dieron en los últimos meses de 1992, cuando se inició un estudio sobre la producción de textiles de lana hacia la zona serrana de Chiconquiaco. En aquel entonces se llevaron a cabo una serie de visitas a las casas de las tejedoras, quienes accedieron con ciertas reservas a mostrar algunas de las piezas procesadas en los sencillos telares de cintura.

La producción textil en los años noventa se caracterizaba por la manufactura de mantillas, ceñidores para los niños, lienzos para enaguas y rebozos. En el caso de los ceñidores para los pequeños, presentaban sobre el fondo crema de la lana, una sencilla decoración en líneas rojas y azules. Pervivencia del antiguo teñido con tintes naturales como el rojo de la grana-cochinilla y el azul del añil.

Conforme se ampliaron las visitas a las tejedoras, se logró superar la natural desconfianza de las artesanas y se recabaron abundantes datos sobre el procesamiento de las fibras de lana, el teñido con tintes naturales, los tipos de prendas manufacturadas, y sobre todo la serie de cambios en materia textil a través del tiempo.

 

El procesamiento de las fibras

Las tejedoras de Acatlán utilizaron principalmente la lana de los borregos para la manufactura de las piezas textiles tradicionales, proceso que iniciaba con la trasquila de las ovejas, seguido del lavado del vellón con amole o tochamole (zapotanaceas), cuidando que no se apelmazara la lana. Ya limpias las fibras de la suciedad y grasa natural, se escarmenaban manualmente a fin de quitarles alguna impureza y sobre todo preparar las fibras en una masa esponjosa, paso previo para ser repasadas una y otra vez en las llamadas cardas, las cuales consisten en dos tablas pequeñas de madera con mango, y que en una de sus caras presentan hileras de pequeños alambres. De tal forma que al repasar una y otra vez las fibras de lana se alinean en una misma dirección, seguido de la separación de las cardas para formar delgadas capas rectangulares de fibras esponjadas.

Después de que se cardó la lana, se lleva a cabo el proceso de hilado con la ayuda de un malacate de madera, pieza integrada por una delgada vara y un volante en uno de sus extremos. Con este sencillo instrumento que se rota sobre una jícara o cajete, al tiempo de que se va alimentando con cada una de las delgadas capas de fibras, se estira poco a poco hasta alcanzar el grosor requerido del hilo, el cual se va torciendo en cada giro del malacate. Por lo general las tejedoras utilizaban dos tipos de hilo de lana, uno que presentaba mayor torsión para tender la urdimbre y otro más suave para la trama. Una característica distintiva de los hilos de lana utilizados en Acatlán era su delgadez, rasgo que permitía elaborar piezas textiles muy finas y suaves al tacto.

En la mayoría de los casos se utilizaban los hilos en los colores naturales de la lana y en concreto para determinadas prendas se teñían las madejas con tintes naturales, específicamente con grana-cochinilla para obtener el color rojo y el añil para el azul, tintes que adquirían en Naolinco según informes de algunas tejedoras, quienes refieren el haber comprado en la botica de la localidad, la grana cochinilla por onzas, así como los “cuadritos” de añil en algunas tiendas.

Teñido de las fibras

En lo referente al proceso de tinción en la localidad, sólo algunas señoras sabían cómo pintar las fibras, conocimiento que les redituaba el tener algunas entradas extras por teñir las madejas de otras tejedoras. Sobre todo que el desarrollo del teñido implicaba observar cuidadosamente los tiempos y cantidades de materias requeridas en cada uno de los pasos. De inicio había que lavar nuevamente las madejas, a fin de eliminar totalmente la grasa natural de las fibras, paso previo al mordentado de los hilos con una planta local denominada “Tezhuatl”, cuyas hojas y ramas blandas se ponían a hervir junto a las madejas en la olla del “nixcometl” hasta que adquirían un tono amarillento. En el caso de las fibras para teñir con añil, se mordentaban con orines; según decían que los orines de niños son mejores porque no tienen grasa.

Las madejas que se procesaban con la planta “Tezhuatl” y adquirían el color amarillo, a continuación se hervían con el tinte de la grana-cochinilla, y cuando ya presentaban el color rojo, se le agregaba el jugo de unas naranjas agrias como entonador, así como unos pedazos de encino colorado para que “amarrara” el tinte. En cambio para teñir de color azul añil, se preparaba con tiempo suficiente la pintura, la que implicaba la maceración de una planta denominada muicle, pedazos de maguey, orines y tequezquite, entre otros ingredientes secretos. La “Tía Ninfa”, como cariñosamente se le conocía, ponía las madejas a mordentar en una cubeta con orines, previo al teñido. Ya preparado el tinte se procedía a fijarlo en las fibras, mediante un control riguroso de la temperatura durante el proceso de calentamiento y evitando que no se oxigenara el líquido. Según algunas teñidoras, el proceso de tinción era muy apestoso, por lo cual debían de hacerlo con mucho cuidado y en solitario, para evitar que se acercaran las mujeres embarazadas o personas que les diera asco. En caso de que sucediera alguna de estas situaciones, se corría el riesgo de que se mancharan las fibras y no se fijara el tinte parejo.

 

El urdido y tejido

Ya listas las madejas de hilos, se llevaba a cabo el urdido sobre unos palos clavados en el piso de tierra, proceso que implicaba cálculos matemáticos para determinar el ancho de la pieza, así como la combinación de hilos de colores en aquellos lienzos utilizados en la manufactura de las enaguas. Caso singular en Acatlán, es el hecho de contar el urdido de los hilos con base en “cuentas”, término utilizado para contabilizar tres vueltas de hilo en los palos y donde cada vuelta se integra por un hilo non y un par. A su vez la cantidad de veinte cuentas conforman un “kolme”.

El proceso de urdido implica organizar el intercalado previo de hilos pares y nones, cuyo cruzamiento alterno junto con el hilo de trama permite la creación de telas. Por tanto ya preparada la urdimbre se pasa a los enjulios, en sí dos palos cuya función es la de asegurar los extremos de los hilos que integran el largo del lienzo. Ya distribuidos espacialmente los hilos de la urdimbre en los enjulios, se arma el “peine” mediante el enlazado individual de cada uno de los hilos nones en una vara no muy gruesa, misma que facilitará el intercalado de los hilos en cada vuelta del tejido.

Continuará

Cuesta de enero lleva casi 2 años; empresas “patalean” para sobrevivir

Cuesta de enero lleva casi 2 años; empresas “patalean” para sobrevivir

Parálisis financiera detonó cierre masivo de negocios, señala Canaco

Karla Cancino

local

Reconoce el Gobernador que no se cuenta con recursos para otorgar plazas en salud

Reconoce el Gobernador que no se cuenta con recursos para otorgar plazas en salud

Es un año de cierre de ejercicio y es un año muy complicado, dijo

Detienen a cuatro presuntos asaltantes, en X24 de Las Trancas

Detienen a cuatro presuntos asaltantes, en X24 de Las Trancas

Les fue decomisada un arma de fuego y portaban dinero en efectivo

Ediles de Úrsulo Galván informan del delicado estado de salud del presidente municipal

Ediles de Úrsulo Galván informan del delicado estado de salud del presidente municipal

Solicitaron a los diputados que determinen qué es lo que procede

Familia lo pierde todo tras incendio de su humilde vivienda

Familia lo pierde todo tras incendio de su humilde vivienda

Incendio acabó con todas sus pertenencias; claman ayuda

Reporta Canaco una baja en los índices delictivos en Veracruz-Boca del Río

Reporta Canaco una baja en los índices delictivos en Veracruz-Boca del Río

Piden que se redoble la seguridad durante el carnaval

destacados

Trump revira a John Kelly: el muro será pagado “directa o indirectamente” por México

Trump revira a John Kelly: el muro será pagado “directa o indirectamente” por México

"El Muro es el Muro, nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo planteé", afirmó el presidente de Estados Unidos

No eres el único; 75.9% de los mexicanos se sienten inseguros

No eres el único; 75.9% de los mexicanos se sienten inseguros

Las cifras recogidas por el INEGI, muestran un aumento respecto a la cifra registrada en el mismo mes del año anterior

Ya tengo experiencia trabajando con “tigres”: Barrales

Ya tengo experiencia trabajando con “tigres”: Barrales

De haber crimen organizado en la CDMX se deberá reconocer, porque solo así se podrán ver resultados, afirma la ahora precandidata del Frente

Mancera planea construir monorriel para unir el NAICM con la CdMx

Mancera planea construir monorriel para unir el NAICM con la CdMx

El jefe de gobierno descartó al Metro, subrayando la necesidad de un transporte rápido, directo de la capital al aeropuerto

Industria del país aún reciente los temblores de septiembre pasado

Industria del país aún reciente los temblores de septiembre pasado

Oaxaca, Ciudad de México, Campeche, Tabasco y Chiapas son las entidades más afectadas por los embates de la naturaleza