imagotipo

Tradición literaria de pueblos originarios quedó en los archivos: Natalio Hernández

  • Diario de Xalapa
  • en Cultura

Segunda parte 

Entonces, ¿no es fácil para un escritor indígena entrar en el mundo de la literatura?

No, porque hay una tradición literaria en español de cinco siglos y hay una tradición literaria de nuestros pueblos originarios que quedó en los archivos.

En el caso del náhuatl, se conoce como la literatura clásica de éste y sólo la leen los especialistas. Las obras de Nezahualcóyotl, Tecayehuatzin, Nezahualpilli, Tlaltecatzin, entre otros, esos textos antiguos podemos leerlos en Quince poetas del mundo náhuatl, de Miguel León-Portilla.

La literatura náhuatl emerge hace 30 o 40 años, entonces sí podemos hablar de una literatura náhuatl contemporánea, pero siguen siendo literaturas marginadas en relación con la literatura mexicana en español.

Para este siglo XXI viene una literatura mexicana multilingüe, porque lo que llamamos literatura mexicana es realmente literatura española. El día que tengamos en todas las librerías textos bilingües, trilingües, de náhuatl-español, de mazateco-español, entonces sí hablaríamos de tener una literatura mexicana multilingüe, no sólo en español sino en diferentes lenguas indígenas.

 

¿Cómo interesar a las editoriales para que publicar y divulguen este tipo de literatura?

Primero tenemos que involucrar a los mestizos, porque si ellos no compran, no se interesan, no valoran, no dignifican las lenguas originarias del país, las editoriales tampoco lo harán.

Si hay interés por adquirir obras en náhuatl-español o en mazateco-español, las editoriales se interesarán y publicarán libros bilingües, trilingües o multilingües, por eso es importante cambiar la actitud del mestizo, quien no tienen una identidad al ser un híbrido cultural.

El mestizo, la raza cósmica de la que habló José Vasconcelos hace 100 años, ya ha caducado; lo que viene ahora es el reconocimiento de las identidades de cada persona, de cada pueblo, y el mestizo no tiene identidades, es un desarraigado cultural.

 

¿Cómo lograr que los mestizos se sientan identificados y parte de la literatura mexicana?

Deben empezar por aprender, cantar e interesarse por saber qué dicen los idiomas mexicanos, por ejemplo qué quiere decir Xalapa o Naolinco.

Tienen que empezar por revisar toda la toponimia de Xalapa o del lugar en donde viven, pues es una lengua que no le significa porque la desconocen, cuando el territorio que habitan es náhuatl o totonaco. Ésta es la parte que se debe trabajar entre la sociedad mexicana mestiza que es mayoritaria.

Entonces, debemos trabajar en los dos lados, el hablante de náhuatl no podrá sentirse orgulloso mientras el mestizo sigue descalificando y estigmatizando las lenguas originarias de México, esta parte debe trabajarse.

 

En este mundo globalizado, con un sistema económico salvaje y depredador, ¿qué papel tienen las culturas y tradiciones de los pueblos originarios?

Tienen un papel importante. Si México no trabaja con la población mayoritariamente mestiza, en unos 20 años tendremos una nación desarraigada totalmente, porque los jóvenes no tendrán memoria, historia, raíces, identidad, lo que significa que tenemos que trabajar mucho.

Tengo 13 años trabajando en diferentes facultades de la UNAM y en dos CCH (Colegios de Ciencias y Humanidades) para hablar del tema de la educación intercultural bilingüe para todos los mexicanos –que es un reto y desafío– y de la literatura en lenguas indígenas.

Lo que nos espera en este siglo es tener una literatura mexicana multilingüe, porque las lenguas nuestras son más antiguas que el español –tiene mil años–, mientras que el náhuatl, el otomí o el popoluca tienen unos cuatro mil años, ahí está nuestra memoria y raíz. Tenemos que trabajar mucho para que no se pierdan, porque cada lengua nos da una identidad propia.

Insisto, lo que nos espera en el futuro próximo es que cada mexicano adopte una lengua regional, local, pero también aprenda inglés, alemán, francés y chino. Aprender nuestras lenguas será el distintivo para cada mexicano, y el inglés o chino serán útiles para la globalización.