/ martes 27 de febrero de 2018

Zama de Lucrecia Martel

La argentina Lucrecia Martel/ 1966 es una cineasta de atmósferas donde la mirada femenina de sus personajes estalla y se refocila en letargos de introspección y concatenaciones sociopolíticas bajo una premisa constante: la decadencia moral como ingrediente principal.

De la cuasi coral La ciénaga/ 2000, la distópica amorosa La niña santa/ 2004 a la culpabilidad hibridada de La mujer si cabeza/ 2007-08, Lucrecia Martel arma sus andamiajes narrativos colindantes con la poesía visual donde el hálito existencial está en el desasosiego y los cánones sociales que se confrontan –y se bifurcan ásperamente– con la ruptura de una moral sometida constantemente a prueba.

Y en Zama/Argentina-México-España-2017, su cuarto largometraje, Martel reúne su pulso poético con parsimonia y rigor tanto visual como de diseño de sonido para narrar la espera prolongada de Diego de Zama/ Daniel Giménez Cacho, enviado de la Corona española en el siglo XVIII en Paraguay.

Las semanas y los años en el ansía de ser trasladado a España para reunirse con su esposa juegan en Zama un escarnio más que físico emocional. Martel ha dicho que Diego de Zama tiene una “perspectiva existencial”. Así es, de hecho Zama es un prisionero más que de una época o un entorno, de un deseo. El regreso de Zama a España se troca en dolor, castigo y posposición irónica.

Adaptando la novela homónima de Antonio di Benedetto, Martel discurre la historia en tono de atmósfera asfixiante, desde el lacónico e impreciso período de acción hasta la ausencia de mayores comentarios políticos del trato hacia los aborígenes por parte del conquistador.

Zama es un Robinson Crusoe con una isla moral insondable. Es el coronel no tiene quien le escriba. Es la mirada hacia el horizonte en espera del barco salvador. Es un aborigen de la desesperanza. Es el rezagado sin dialéctica ni futuro.

Lucrecia Martel revitaliza en el personaje su carta mayor como cineasta: el deseo, no como tránsfuga de la carne solamente sino como elemento de condena y sumisión, de combustible del alma aunque el destino (el gobernador) le diga siempre que “no falta mucho para su partida…

Zama se exhibe hoy en Ágora de la Ciudad (bajos del parque Juárez, centro de Xalapa), en funciones de 17 y 20 horas. La Muestra continuará mañana con El otro lado de la esperanza/Finlandia-Alemania-2017, de Aki Kaurismaki...

*Colaborador

La argentina Lucrecia Martel/ 1966 es una cineasta de atmósferas donde la mirada femenina de sus personajes estalla y se refocila en letargos de introspección y concatenaciones sociopolíticas bajo una premisa constante: la decadencia moral como ingrediente principal.

De la cuasi coral La ciénaga/ 2000, la distópica amorosa La niña santa/ 2004 a la culpabilidad hibridada de La mujer si cabeza/ 2007-08, Lucrecia Martel arma sus andamiajes narrativos colindantes con la poesía visual donde el hálito existencial está en el desasosiego y los cánones sociales que se confrontan –y se bifurcan ásperamente– con la ruptura de una moral sometida constantemente a prueba.

Y en Zama/Argentina-México-España-2017, su cuarto largometraje, Martel reúne su pulso poético con parsimonia y rigor tanto visual como de diseño de sonido para narrar la espera prolongada de Diego de Zama/ Daniel Giménez Cacho, enviado de la Corona española en el siglo XVIII en Paraguay.

Las semanas y los años en el ansía de ser trasladado a España para reunirse con su esposa juegan en Zama un escarnio más que físico emocional. Martel ha dicho que Diego de Zama tiene una “perspectiva existencial”. Así es, de hecho Zama es un prisionero más que de una época o un entorno, de un deseo. El regreso de Zama a España se troca en dolor, castigo y posposición irónica.

Adaptando la novela homónima de Antonio di Benedetto, Martel discurre la historia en tono de atmósfera asfixiante, desde el lacónico e impreciso período de acción hasta la ausencia de mayores comentarios políticos del trato hacia los aborígenes por parte del conquistador.

Zama es un Robinson Crusoe con una isla moral insondable. Es el coronel no tiene quien le escriba. Es la mirada hacia el horizonte en espera del barco salvador. Es un aborigen de la desesperanza. Es el rezagado sin dialéctica ni futuro.

Lucrecia Martel revitaliza en el personaje su carta mayor como cineasta: el deseo, no como tránsfuga de la carne solamente sino como elemento de condena y sumisión, de combustible del alma aunque el destino (el gobernador) le diga siempre que “no falta mucho para su partida…

Zama se exhibe hoy en Ágora de la Ciudad (bajos del parque Juárez, centro de Xalapa), en funciones de 17 y 20 horas. La Muestra continuará mañana con El otro lado de la esperanza/Finlandia-Alemania-2017, de Aki Kaurismaki...

*Colaborador

Policiaca

Encobijada tiran cuerpo de mujer; no saben quién es

Dentro del ejido El Diamante, trabajadores de una parcela hicieron el hallazgo

Local

Empresa abandona obra; dejó todo botado

La constructora Almari, realizó dicha construcción con recursos de CONAZA

Local

Alerta por proliferación de mosquitos; exigen haya fumigación

Vecinos de la zona condenada Veracruz-Boca no han visto ninguna acción

Local

Animalistas se manifiestan contra Ley General de Bienestar Animal

Acusan que con dicha reforma a la ley dejaría la "puerta abierta" para que regrese el uso de animales en espectáculos y otras actividades

Mundo

Excongresista republicano desafía a Trump y lanza su candidatura para 2020

"Voy a presentarme a la Presidencia", dijo Joe Walsh en declaraciones a la cadena ABC News, en las que reconoció que él mismo ayudó a "crear a Trump" con su retórica ultraconservadora

Local

Bendición de mochilas en Basílica Menor; para este regreso a clases

Niños y niñas desde los 5 años, cargaron sus mochilas hasta el altar del templo

Policiaca

Atacan a balazos a policía en Río Blanco

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3 de la madrugada de este domingo

Local

(Video) Levantan la voz  "No al retroceso"; piden respeto por animales

Esta marcha se dio a nivel nacional y el contingente de Xalapa se plantará en Plaza Lerdo

Local

Empresa abandona obra; dejó todo botado

La constructora Almari, realizó dicha construcción con recursos de CONAZA