imagotipo

El Francés va por más

Luego de vencer por nocaut técnico al alvaradeño Antonio Irineo Cruz, el fuerte peleador local Ugo Fougeras, el Francés,  se preparará con miras al combate que sostendrá el 20 de julio próximo en la Ciudad de México ante el noqueador César el Popeye Saucedo.

El púgil nacido en Marsella, Francia, sabe que le espera una batalla difícil: “Será una pelea dura, difícil porque mi rival es fuerte y tiene algo de experiencia, pero vamos a prepararnos con todo para salir bien librado”, dijo.

Este combate tendrá lugar en el Salón Los Espejos de la Ciudad de México, dijo uno de sus entrenadores, Eduardo Soto, quien reconoció que esa pelea tendrá un alto grado de dificultad para su pupilo por la experiencia del contendiente.

Sin embargo, confía en que Ugo Fougeras salga airoso de este compromiso: “Estamos trabajando para eso; el Francés es muy disciplinado y sabe lo que quiere”.

Eduardo Soto, expeleador profesional, dijo que con unas tres peleas en México tendrá más oportunidades de ir por un campeonato nacional “pero es adelantarse, mejor vamos a caminar poco a poco y con paso firme”, agregó.

Esta tarde Ugo Fougeras regresará a sus prácticas en el gimnasio Knockout para preparar la estrategia de la batalla ante el Popeye, quien es un ponchador poblano con palmarés de siete triunfos, cuatro derrotas, un empate y cinco nocauts.

 

NOQUEÓ EN EL PRIMERO

En la pelea del pasado viernes por la noche en el gimnasio Knockout, el Francés Fougeras necesitó de un episodio para victimar al alvaradeño Antonio Irinero Cruz, quien fue abrumado desde el gong inicial.

“Me sentí muy bien tirando jabs y combinaciones, pero vi que su lado izquierdo lo descubría y por allí empecé a meter mi gancho”, precisó el también alumno del manager Martín Espinoza.

Casi para finalizar el round, el Francés conectó doble gancho, abajo y arriba, que terminó por derribar al joven combatiente; al conteo del réferi se incorporó el alvaradeño, pero sólo para recibir más castigo, pues Ugo se le abalanzó con todo y volvió a enviarlo a la lona.

Para el segundo asalto Antonio Irineo ya no salió, decretándose la victoria por nocaut técnico.

La afición que se reunió en el local de la calle Colegio Militar (prolongación Azueta) estaba al borde del colapso cuando vieron que Ugo tenía a punto del nocaut a su rival, “lástima que no lo pude finiquitar, la gente me conoce bien y sabe que siempre voy por el nocaut, pues en casi todas mis peleas he ganado por esa vía”, concluyó.

El peleador de 21 años, con 12 de ellos viviendo en la capital veracruzana, sabe que va para arriba, pero no se vuela, entiende que le viene un reto difícil con el Popeye. “Me enfoco en esa pelea primero, luego, si salen bien las cosas, iremos por un título supergallo del Estado”, finalizó.