imagotipo

Héctor Ruiz, con corazón de grandes ligas

  • Luis Manuel Hernandez
  • en Deporte Local

El sábado pasado, el Parque Deportivo Colón vivió una de sus mejores tarde beisboleras, dentro de la Liga Xalapeña de Beisbol Infantil y Juvenil, en donde los protagonistas fueron Águilas y Cachorros, ambas novenas de la capital veracruzana.

Como verdaderos profesionales, los peloteros de la categoría 13-14 años brindaron un juego espectacular a todos los presentes.

Hits sencillos, dobles y triples fueron el platillo principal del respetable, que en ningún momento dejó de apoyar a sus novenas, las cuales se batían dentro del diamante.

Ya en el juego cuando se circulaba la última entrada, Cachorros de Xalapa parecía que tenía dominado el duelo con sus 17 carreras sobre 13 de Águilas, pero nadie sospechaba lo que ocurriría.

La porra de Cachorros aplaudía, chiflaba, y le gritaba a los suyos y no se imaginaba lo que estaba apunto de suceder.

Águilas cerraba el último inning. De pronto la batería de las emplumadas comenzó a despertar y combinado con una serie de errores de Cachorros, sobrevino la hazaña.

Tocaba turno al bat a Héctor Ruiz Landa. Anterior a él, ya se habían producido carreras para acortar el marcador.

Tomó el bat con decisión, sabía que no podía fallar. Su manager lo miraba de lejos y le hacía algunas indicaciones y él respondía con un movimiento de cabeza. En las gradas se encontraban sus padre, Héctor Ruiz Gómez.

El pitcher lanzó su mejor pelotazo tratando de intimidar al juvenil emplumado, pero él demostró frialdad ante la metralla.

Espero el segundo tiró e inmediatamente sabía que era la buena. Con soberbio imparable por tercera el hijo de la familia Ruiz Landa sacaba tremenda raya que ocasionó las carreras del empate y triunfo. El campeonato ya nadie se los quitaría. Inmediatamente todos los “aguiluchos” corrieron a festejar al centro del diamante.

La felicidad del héroe bateador era indescriptible: “La verdad si estaba nervioso por estar jugando una final, pero ahora estoy muy feliz”, fueron las palabras del estudiante de la escuela Carolino Anaya.

Señaló que la victoria se la dedica a sus papá: “El triunfo se lo dedico a mis papás, quien fue el que me inculcó este deporte. Antes me gustaba el futbol, pero ahora quiero al beisbol”, expresó el fan de los Indios de Cleveland, Héctor Ruiz.

También nos platicó que a él le gustaría trascender en el “Rey de los Deportes” y jugar algún día en las Grandes Ligas.

Él entrena los lunes y miércoles en el Deportivo Colón y nunca falla ya que desea ser el mejor en el deporte de la “pelota caliente”.