/ jueves 10 de mayo de 2018

Toluca consigue un gol de último minuto para tener vida ante Xolos

Tijuana.- En la última de las fronteras, ahí donde brilla un “Lucero” en el momento más infernal. Xolos exorcizó al Diablo, anoche dio cátedra para noquear al líder y morder la gran final; 2-1 a su favor quedó el primer episodio de las semifinales.

El estadio Caliente se iluminó con dos tantos de Juan Martín Lucero. El argentino se encargó de doblar a Talavera, con todo y que Uribe descontó en la agonía para dar vida a los mexiquenses. La vuelta se resolverá en el infierno, sitio que vio levantar a Tijuana su único título y puede atestiguar otra hazaña canina.

EL JUEGO

De la mano de Rubens Sambueza, Toluca enfrió a una perrera explosiva con el arranque de las semifinales. El experimentado argentino fue víctima de un par de infracciones caninas, cuando el visitante estaba firme en la cancha fronteriza.

En un abrir y cerrar de ojos, Antonio Ríos tocó a Ángel Reyna dentro del área. Prendió con fuerza el balón que terminó por estrellarse en la base del poste derecho de un sorprendido Gibrán Lajud. En menos de un minuto respondió Tijuana; Alfredo Talavera le puso el pecho a un escopetazo raso que nació de los pies de Luis Chávez en tiro libre directo.

Conforme avanzó el reloj, los pupilos de Diego Cocca se acomodaron mejor, al tiempo que se observaba un Toluca de más a menos en cuestión de un instante. El can azteca mordió la salida del rival mexiquense; los Diablos perdieron protagonismo replegados en su campo. En ese lapso, Juan Carlos Valenzuela reventó el travesaño de cabeza tras servicio en tiro de esquina.

Ríos y Reyna no se entendían en la media cancha, así que los rojos se trabaron. Pablo Aguilar cazó otro cabezazo en táctica fija que murió apenas arriba del arco choricero. Acto seguido, Osvaldo González cortó oportunamente un esférico peligroso que corrió en su área.

Al Diablo le cortaron los circuitos, en el primer tiempo no había ni rastro de su juego endemoniado exhibido en la fase regular. Xolos tuvo un ataque de habilidad; la pared fronteriza (gestada fuera del área) fue cacheteada con interna por Juan Lucero justo delante de la media luna; el balón bombeado dejó sin oportunidad a Talavera, 1-0 para la casa.

La ventaja era merecida y se pudo extender gracias a un noqueado Toluca. Gustavo Bou hizo un túnel, ingresó área y definió muy cruzado, lejos del ángulo izquierdo del portero visitante. Los de Cristante tan sólo se asomaron tibiamente antes del descanso, nada para inquietar a Lajud.

La pausa no le sirvió en nada al Diablo, pero fue aprovechada por Xolos. Saltó al césped más rabioso que en el amanecer; mordió en cada palmo de terreno. Y así lo hizo la “Pantera” Bou, tras ganar un balón y filtrar al espacio, donde el “Gato” Lucero cruzó con derecha e imposible a la estirada de Talavera, su intento hizo más vistosa la postal.

Hernán ordenó la salida de un desangelado Reyna, para que su lugar fuera ocupado por el joven Sartiaguin. Tampoco le funcionó al timonel argentino; unos crecidos Xolos eran impasables en defensa. Hasta Pablo Aguilar se daba el lujo de robar balones en terreno enemigo, de empujar a su equipo.

Fernando Uribe, después de varias fallas, recortó la distancia en el ocaso; 2-1 abajo en la ida. Ahora el Diablo está obligado a vencer 1-0 el domingo en el infierno a la mejor defensa del torneo; un muro que parece inquebrantable.

Tijuana.- En la última de las fronteras, ahí donde brilla un “Lucero” en el momento más infernal. Xolos exorcizó al Diablo, anoche dio cátedra para noquear al líder y morder la gran final; 2-1 a su favor quedó el primer episodio de las semifinales.

El estadio Caliente se iluminó con dos tantos de Juan Martín Lucero. El argentino se encargó de doblar a Talavera, con todo y que Uribe descontó en la agonía para dar vida a los mexiquenses. La vuelta se resolverá en el infierno, sitio que vio levantar a Tijuana su único título y puede atestiguar otra hazaña canina.

EL JUEGO

De la mano de Rubens Sambueza, Toluca enfrió a una perrera explosiva con el arranque de las semifinales. El experimentado argentino fue víctima de un par de infracciones caninas, cuando el visitante estaba firme en la cancha fronteriza.

En un abrir y cerrar de ojos, Antonio Ríos tocó a Ángel Reyna dentro del área. Prendió con fuerza el balón que terminó por estrellarse en la base del poste derecho de un sorprendido Gibrán Lajud. En menos de un minuto respondió Tijuana; Alfredo Talavera le puso el pecho a un escopetazo raso que nació de los pies de Luis Chávez en tiro libre directo.

Conforme avanzó el reloj, los pupilos de Diego Cocca se acomodaron mejor, al tiempo que se observaba un Toluca de más a menos en cuestión de un instante. El can azteca mordió la salida del rival mexiquense; los Diablos perdieron protagonismo replegados en su campo. En ese lapso, Juan Carlos Valenzuela reventó el travesaño de cabeza tras servicio en tiro de esquina.

Ríos y Reyna no se entendían en la media cancha, así que los rojos se trabaron. Pablo Aguilar cazó otro cabezazo en táctica fija que murió apenas arriba del arco choricero. Acto seguido, Osvaldo González cortó oportunamente un esférico peligroso que corrió en su área.

Al Diablo le cortaron los circuitos, en el primer tiempo no había ni rastro de su juego endemoniado exhibido en la fase regular. Xolos tuvo un ataque de habilidad; la pared fronteriza (gestada fuera del área) fue cacheteada con interna por Juan Lucero justo delante de la media luna; el balón bombeado dejó sin oportunidad a Talavera, 1-0 para la casa.

La ventaja era merecida y se pudo extender gracias a un noqueado Toluca. Gustavo Bou hizo un túnel, ingresó área y definió muy cruzado, lejos del ángulo izquierdo del portero visitante. Los de Cristante tan sólo se asomaron tibiamente antes del descanso, nada para inquietar a Lajud.

La pausa no le sirvió en nada al Diablo, pero fue aprovechada por Xolos. Saltó al césped más rabioso que en el amanecer; mordió en cada palmo de terreno. Y así lo hizo la “Pantera” Bou, tras ganar un balón y filtrar al espacio, donde el “Gato” Lucero cruzó con derecha e imposible a la estirada de Talavera, su intento hizo más vistosa la postal.

Hernán ordenó la salida de un desangelado Reyna, para que su lugar fuera ocupado por el joven Sartiaguin. Tampoco le funcionó al timonel argentino; unos crecidos Xolos eran impasables en defensa. Hasta Pablo Aguilar se daba el lujo de robar balones en terreno enemigo, de empujar a su equipo.

Fernando Uribe, después de varias fallas, recortó la distancia en el ocaso; 2-1 abajo en la ida. Ahora el Diablo está obligado a vencer 1-0 el domingo en el infierno a la mejor defensa del torneo; un muro que parece inquebrantable.

Policiaca

Cámaras captan el momento del secuestro de notario; ya fue liberado

A dos cuadras de Palacio Municipal, un comando armado ingresó a sus oficinas para llevárselo

Local

La vulnerabilidad de los médicos residentes en servicio social

Cubrir la demanda de atención médica especializada con ellos genera contradicciones y condiciones que ponen en riesgo la vigencia de los derechos humanos

Cultura

Neblina Morada/ Stendhal y la adolescencia perpetua

Fue un excéntrico, un desarraigado, incluso entre los poetas malditos, su soledad literaria es legendaria y enriquecedora

Deportes

Refrendan apoyo a clavadista Kevin Berlín

Mi cita fue breve pero con buenas respuestas por parte del señor Mario Villarreal, quien me felicitó por mi trabajo y resultados de este año

Cultura

Ciencia y luz | La industria de la vida

Los gobiernos trabajan codo a codo con las empresas para reforzar las mismas instituciones y políticas que son las causas estructurales de la actual crisis de la alimentación agroindustrial

Círculos

Presentan hoy La barca de la esperanza, libro para encontrar la felicidad plena

Una mujer embarazada, otra cuyo esposo está en fase terminal por un cáncer de riñón, un doctor, una persona involucrada en el narcotráfico, son parte de los 27 personajes ficticios con los que el lector se identificará

Círculos

La Buena Vida / La linaza, su origen y sus milagros

Textos milenarios asientan que esta semilla de lino es originaria del Mediterráneo. Otros datos históricos aseguran que es de Asia occidental