/ miércoles 19 de febrero de 2020

Gabriel o Gabriela: la dualidad sobre el ring

Víctor Gabriel es un luchador ejemplar que integró las filas de la Triple AAA. Actualmente atiende su local de antojitos en un lugar estratégico del popular mercado Jáuregui

Xalapa, Ver.- “Hey chamaco, aquí está mi maletín llévamelo a la Arena Xalapa”, esas palabras quedaron grabadas en la memoria del pequeño Víctor Gabriel, ya que fueron su pase a un mundo de fantasía, color y magia como lo es la lucha libre.

En ese entonces tenía siete años de edad, eran los tiempos cuando caminar solo por las calles de la ciudad no representaba algún peligro, incluso desde esa temprana edad andaba en el mercado Jáuregui, pues su sagrada madrecita desde poco más de medio siglo atiende un negocio de antojitos.

Su gusto por el llamado arte del Pancracio nace desde muy niño cuando se plantaba frente al televisor para ver las películas de luchadores como El Santo, Blue Demon o Mil Máscaras, sin embargo, él admiraba a otro gladiador, a un personaje de origen letón nombrado Wolf Ruvinskis.

A mí me gustó este deporte por la dualidad de los luchadores, pero veía las películas donde él salía e inconscientemente me identifiqué y dije de aquí soy

Foto: Julián Rodríguez | Diario de Xalapa

Pero no olvida ese momento cuando vivió por vez primera la experiencia de introducirse al fantástico universo de la lucha. “Fue allí cuando le cargué el maletín a un luchador de nombre El Mastín; ese empezó a ser mi pase de entrada a la lucha libre, allí empecé a sentirla, a vivirla”, dijo.

Desde aquel día han transcurrido muchos años, 49 para ser exactos en la vida de Víctor Gabriel Peralta Mella, hoy conocido en el argot luchístico como Gabriel o Gabriela, un luchador ejemplar dentro y fuera del ring.

¿Pero quién es realidad nuestro personaje? ¿Es ángel, demonio o quimera?

Gabriel o Gabriela es un ser humano normal, común y corriente que tuvo la oportunidad de conocer la lucha libre y que a través del tiempo ha vivido circunstancias difíciles como quedar paralítico, pero también pertenecer a una de las empresas de mayor prestigio en México como lo es Triple AAA

No olvida que cierto día el orgullo lo levantó y se agarró con todas sus fuerzas de ese sentimiento para no claudicar.

“La verdad me costó trabajo ser luchador, pues al llegarse el momento tenía 16 años y simplemente en la arena Xalapa me dijeron 'tú no tienes el peso, no puedes ser candidato', al poco tiempo supe que abrieron la Arena Olimpia y el club Apolo y allí sí me dieron la oportunidad de entrenar, pero sí fue difícil porque antes para aprender este deporte había que sudar sangre, era muy celosa la lucha libre; gracias a Dios sigo aquí por orgullo, no porque fuera muy valiente o muy aferrado, pues me hicieron tragar todo, de hecho fui a parar a un hospital por la tranquiza que me dieron, y me advirtieron ´si mañana no vienes ya no te presentes, olvídate de la lucha libre´ y mírame aún aquí estoy”.

EL DOLOR MAS GRANDE

A su mente llegó cuando sufrió una severa lesión que lo tuvo al borde del retiro, pero sobre todo de estar encadenado a una cama: “Ese ha sido el más grande dolor, estar postrado en una cama durante casi un año por fisuras en la cuarta y quinta vertebra y tener más de 20 años de edad y que mi mamá me tuviera que bañar y cambiar… fue doloroso, pero gracias a Dios son experiencias que quedan en el recuerdo y que te hacen valorar a la vida y a tu gente”.

SU DEBUT

Tras varios años de intensos entrenamientos, en los que prácticamente los iniciados sirven para costales, le llegó el ansiado debut, pero lo hizo con nombres como el Chivo Pérez y el Señor Misterio, sin embargo, no tenían el arrastre esperado.

“Alguien me había propuesto que cambiara al estilo exótico, pero sentía mucha vergüenza, aunque al final me convenció y luego hasta yo le decía estas pinturas salen muy buenas, con estas cremas te maquillas mejor”, expresó con una sonrisa picaresca.

El Tirantes intentó con apodos como el Bello Francis o Dorian, pero no encajaba a lo que Víctor Gabriel pretendía. “Llegó Gabriel o Gabriela y con él me identifiqué porque después de ser rudo tuve la oportunidad de luchar como tal o también de técnico porque es la dualidad, me gustó porque puedo fungir como exótico o como macho”.

Ese nombre le dio la aceptación total entre la afición. “Por eso trato de ser ambivalente, mezclar la parte exótica con la parte ruda y pícara, darle variedad a lo que la gente le gusta, porque a ellos me debo y al son que me toque yo les bailo”, comentó.

FUERTE RIVALIDAD

En el mundo de la lucha libre hay rivalidades, unas incluso terminan en trágicos desenlaces, y nuestro personaje sostiene un pleito añejo con otro grande de la lucha libre local como lo es el Perro Mocho. “Esa rivalidad no se ha acabado, de hecho, hemos buscado un promotor que se arriesgue a aventar una lucha de cabelleras o del retiro, pero ahora sí firmados ante un notario y el que pierda se retira definitivamente”, lanzó el reto.

EL ADIÓS

Su retiro de los enlonados no está muy lejos, él lo sabe. “Está cerca, pero me gustaría hacerlo retirando a un grande, pero si en determinado momento ya diste lo que tenías que dar es mejor decir adiós, porque no quiero saber lo que es un abucheo de la afición que es la que te dice cuando ya estás mal”.

SU OTRA VIDA

Como Víctor Gabriel lo afirma, hoy de la lucha libre no se puede vivir por lo que atiende su local de antojitos en un lugar estratégico del popular mercado Jáuregui.

Este ha sido el negocio de mi madre doña Gabriela Mella durante 53 años, y aunque ella no puede estar aquí sigue preparando los productos, pero el que se hace responsable soy yo, eso ha significado que casi no salga a luchar porque dejo el negocio y francamente con él nos mantenemos el día de hoy

Y de la misma forma como llegamos a platicar con él así nos retiramos del lugar, dejando al luchador en su mundo de fantasía, magia y color, pero mostrando claramente que Gabriel o Gabriela ya no es un luchador, ya es una leyenda que va más allá de ser hombre o mujer, de representar el bien o el mal, de ser técnico o rudo, un ángel o un demonio.

Xalapa, Ver.- “Hey chamaco, aquí está mi maletín llévamelo a la Arena Xalapa”, esas palabras quedaron grabadas en la memoria del pequeño Víctor Gabriel, ya que fueron su pase a un mundo de fantasía, color y magia como lo es la lucha libre.

En ese entonces tenía siete años de edad, eran los tiempos cuando caminar solo por las calles de la ciudad no representaba algún peligro, incluso desde esa temprana edad andaba en el mercado Jáuregui, pues su sagrada madrecita desde poco más de medio siglo atiende un negocio de antojitos.

Su gusto por el llamado arte del Pancracio nace desde muy niño cuando se plantaba frente al televisor para ver las películas de luchadores como El Santo, Blue Demon o Mil Máscaras, sin embargo, él admiraba a otro gladiador, a un personaje de origen letón nombrado Wolf Ruvinskis.

A mí me gustó este deporte por la dualidad de los luchadores, pero veía las películas donde él salía e inconscientemente me identifiqué y dije de aquí soy

Foto: Julián Rodríguez | Diario de Xalapa

Pero no olvida ese momento cuando vivió por vez primera la experiencia de introducirse al fantástico universo de la lucha. “Fue allí cuando le cargué el maletín a un luchador de nombre El Mastín; ese empezó a ser mi pase de entrada a la lucha libre, allí empecé a sentirla, a vivirla”, dijo.

Desde aquel día han transcurrido muchos años, 49 para ser exactos en la vida de Víctor Gabriel Peralta Mella, hoy conocido en el argot luchístico como Gabriel o Gabriela, un luchador ejemplar dentro y fuera del ring.

¿Pero quién es realidad nuestro personaje? ¿Es ángel, demonio o quimera?

Gabriel o Gabriela es un ser humano normal, común y corriente que tuvo la oportunidad de conocer la lucha libre y que a través del tiempo ha vivido circunstancias difíciles como quedar paralítico, pero también pertenecer a una de las empresas de mayor prestigio en México como lo es Triple AAA

No olvida que cierto día el orgullo lo levantó y se agarró con todas sus fuerzas de ese sentimiento para no claudicar.

“La verdad me costó trabajo ser luchador, pues al llegarse el momento tenía 16 años y simplemente en la arena Xalapa me dijeron 'tú no tienes el peso, no puedes ser candidato', al poco tiempo supe que abrieron la Arena Olimpia y el club Apolo y allí sí me dieron la oportunidad de entrenar, pero sí fue difícil porque antes para aprender este deporte había que sudar sangre, era muy celosa la lucha libre; gracias a Dios sigo aquí por orgullo, no porque fuera muy valiente o muy aferrado, pues me hicieron tragar todo, de hecho fui a parar a un hospital por la tranquiza que me dieron, y me advirtieron ´si mañana no vienes ya no te presentes, olvídate de la lucha libre´ y mírame aún aquí estoy”.

EL DOLOR MAS GRANDE

A su mente llegó cuando sufrió una severa lesión que lo tuvo al borde del retiro, pero sobre todo de estar encadenado a una cama: “Ese ha sido el más grande dolor, estar postrado en una cama durante casi un año por fisuras en la cuarta y quinta vertebra y tener más de 20 años de edad y que mi mamá me tuviera que bañar y cambiar… fue doloroso, pero gracias a Dios son experiencias que quedan en el recuerdo y que te hacen valorar a la vida y a tu gente”.

SU DEBUT

Tras varios años de intensos entrenamientos, en los que prácticamente los iniciados sirven para costales, le llegó el ansiado debut, pero lo hizo con nombres como el Chivo Pérez y el Señor Misterio, sin embargo, no tenían el arrastre esperado.

“Alguien me había propuesto que cambiara al estilo exótico, pero sentía mucha vergüenza, aunque al final me convenció y luego hasta yo le decía estas pinturas salen muy buenas, con estas cremas te maquillas mejor”, expresó con una sonrisa picaresca.

El Tirantes intentó con apodos como el Bello Francis o Dorian, pero no encajaba a lo que Víctor Gabriel pretendía. “Llegó Gabriel o Gabriela y con él me identifiqué porque después de ser rudo tuve la oportunidad de luchar como tal o también de técnico porque es la dualidad, me gustó porque puedo fungir como exótico o como macho”.

Ese nombre le dio la aceptación total entre la afición. “Por eso trato de ser ambivalente, mezclar la parte exótica con la parte ruda y pícara, darle variedad a lo que la gente le gusta, porque a ellos me debo y al son que me toque yo les bailo”, comentó.

FUERTE RIVALIDAD

En el mundo de la lucha libre hay rivalidades, unas incluso terminan en trágicos desenlaces, y nuestro personaje sostiene un pleito añejo con otro grande de la lucha libre local como lo es el Perro Mocho. “Esa rivalidad no se ha acabado, de hecho, hemos buscado un promotor que se arriesgue a aventar una lucha de cabelleras o del retiro, pero ahora sí firmados ante un notario y el que pierda se retira definitivamente”, lanzó el reto.

EL ADIÓS

Su retiro de los enlonados no está muy lejos, él lo sabe. “Está cerca, pero me gustaría hacerlo retirando a un grande, pero si en determinado momento ya diste lo que tenías que dar es mejor decir adiós, porque no quiero saber lo que es un abucheo de la afición que es la que te dice cuando ya estás mal”.

SU OTRA VIDA

Como Víctor Gabriel lo afirma, hoy de la lucha libre no se puede vivir por lo que atiende su local de antojitos en un lugar estratégico del popular mercado Jáuregui.

Este ha sido el negocio de mi madre doña Gabriela Mella durante 53 años, y aunque ella no puede estar aquí sigue preparando los productos, pero el que se hace responsable soy yo, eso ha significado que casi no salga a luchar porque dejo el negocio y francamente con él nos mantenemos el día de hoy

Y de la misma forma como llegamos a platicar con él así nos retiramos del lugar, dejando al luchador en su mundo de fantasía, magia y color, pero mostrando claramente que Gabriel o Gabriela ya no es un luchador, ya es una leyenda que va más allá de ser hombre o mujer, de representar el bien o el mal, de ser técnico o rudo, un ángel o un demonio.

Local

Incrementa a 80 mil 297 infectados por Covid-19 en Veracruz

De los casos estudiados 89 mil 028 han dado negativo y suman 12 mil 334 los sospechosos acumulados

Local

Cierran Mesas Receptoras; resaltan las papeletas sin usar

En cada una de las Mesas Receptoras hubo 2 mil papeletas para que la población pudiera emitir su opinión en la consulta

Local

Veracruz inició agosto con 812 nuevos contagios y 92 decesos por Covid-19

La entidad se encuentra ya entre las primeras diez entidades con mayor ocupación hospitalaria con un 57.66 por ciento

Local

Incrementa a 80 mil 297 infectados por Covid-19 en Veracruz

De los casos estudiados 89 mil 028 han dado negativo y suman 12 mil 334 los sospechosos acumulados

Local

Fracasó la Consulta Popular en Veracruz; muy pocos votaron

En datos preliminares, sólo el 4.79% de los ciudadanos de la lista nominal acudió a las urnas

Local

Veracruz inició agosto con 812 nuevos contagios y 92 decesos por Covid-19

La entidad se encuentra ya entre las primeras diez entidades con mayor ocupación hospitalaria con un 57.66 por ciento

Policiaca

Se vuelca tracto camión en las Cumbres de Maltrata

Ocurrió en el tramo Ciudad Mendoza- Esperanza, a la altura de la comunidad Magueyes

Local

Cierran Mesas Receptoras; resaltan las papeletas sin usar

En cada una de las Mesas Receptoras hubo 2 mil papeletas para que la población pudiera emitir su opinión en la consulta

Local

A un día de cambiar a semáforo rojo, Medellín realiza su festival gastronómico

El presidente municipal, Hipólito Deschamps afirmó que se realizó para reactivar la economía; hubo conglomeraciones