imagotipo

Pablo Aguilar entrena, sin saber su futuro

  • ESTO
  • en Deportes

Mientras aparece el héroe que dará la cara por Pablo Aguilar, el paraguayo volvió a entrenar con sus compañeros, aunque sólo fue por un instante. El zaguero azulcrema apareció en el campo al lado de todo el plantel. Visiblemente cabizbajo Aguilar bebió agua y dialogó brevemente con sus paisanos Miguel Samudio y Bruno Valdez. Lo hizo en tenis mientras sus compañeros se colocaban los zapatos de futbol.

Pablo se notó distante, participó en la charla previa al entrenamiento y después se retiró del lugar. Lo hizo con la vista al suelo. Su rostro nunca sonrió. No hay motivos para estar feliz.

Aguilar ya no apareció más. La parvada trotó, fortaleció sus alas en el gimnasio, volvió a la cancha, pero Pablo no. El paraguayo estuvo apartado.

La directiva azulcrema prepara la mejor forma de defender a su jugador y echar para atrás el castigo que le impuso la Comisión Disciplinaria tras encarar el árbitro Fernando Hernández. Un año alejado de las canchas es un escarmiento que no quiere vivir.

Ricardo Peláez se ha mantenido cauto frente a los medios de comunicación. No ha emitido palabras, pero él y la institución emplumada ya alistan el contraataque.