/ jueves 27 de febrero de 2020

¿Los cubrebocas son efectivos contra el coronavirus?

Ante el pánico por la expansión del coronavirus aumenta el desabasto de mascarillas en varios países; la OMS advierte de una compra innecesaria

A medida que el nuevo coronavirus se esparce por el mundo, la venta de mascarillas de protección o cubrebocas va en aumento, con el consiguiente desabasto, el aumento de precios y la aparición de productos falsificados.

Sin embargo, si bien los cubrebocas reducen el riesgo de contagio de infecciones respiratorias, como una gripe normal o el nuevo Covid-19, su uso no se recomienda para personas sanas.

La Organización Mundial de la Salud y los centros de prevención y control de enfermedades de Estados Unidos y Europa han advertido que las compras de pánico son un gasto inútil y sólo crean escasez para una real emergencia en hospitales, y recomiendan su uso únicamente para personas con una infección respiratoria y personal médico o familiares que atienden los casos.

No obstante, en China, Hong Kong, Corea del Sur, el norte de Italia e inclusive Argentina la gente está vaciando las farmacias, de acuerdo con Bloomberg y El Clarín.

En Argentina, la compra de mascarillas por docenas está motivada por el estado de alerta ante el primer caso de coronavirus registrado en Brasil, y sus precios han pasado de cinco pesos argentinos en diciembre a 80 pesos. Según dependientes de farmacias consultadas por el diario argentino, la comunidad asiática podría estar enviándolas a familiares que viven en China.

Foto: AFP

También está creciendo la exportación de cubrebocas a países asiáticos y algunas fábricas argentinas han tenido pedidos de 20 millones desde Corea del Sur, cuando su producción es normalmente de entre 20 mil y 300 mil por mes, informa Cadena 3.

Existen principalmente dos modelos de mascarillas, las normales de tela, que protegen a quien las usa al evitar la entrada de entes patógenos, y las profesionales o quirúrgicas, conocidas como N95, que protegen a las personas del entorno al evitar la salida de virus respiratorios.

Pero la OMS reiteró, en sus recomendaciones publicadas el 29 de enero, que “llevar mascarillas quirúrgicas cuando no está indicado puede causar un costo innecesario, dificultades de abastecimiento y crear una falsa sensación de seguridad que lleve a descuidar otras medidas esenciales como la higiene de manos”.

Al respecto, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) instó a "no exagerar" ni sentir temor ante el avance del coronavirus, una afección con una tasa de mortalidad inferior a la gripe común a la que se combate con una higiene correcta.

Foto: AFP

Para el organismo, atender a cuestiones básicas de higiene, como lavarse las manos con frecuencia a fin de que el virus no pueda transmitirse a través del contacto, es más efectivo que el uso de cubrebocas.

“No es necesario que todo el mundo lleve una mascarilla", una barrera que, en principio, sólo está pensada "para las personas en contacto con los enfermos o para gente que está enferma", pero no para alguien sano, afirma.

Foto: AFP

Pero, pese a las recomendaciones, la extensión del coronavirus también ha provocado el aumento de la venta de productos médicos falsificados.

En China, frente a la escasez de cubrebocas o de desinfectantes, muchos vendedores no autorizados ofrecen productos de contrabando, de baja calidad o ilegales.


Con información de AFP y EFE

Lee más aquí ⬇

A medida que el nuevo coronavirus se esparce por el mundo, la venta de mascarillas de protección o cubrebocas va en aumento, con el consiguiente desabasto, el aumento de precios y la aparición de productos falsificados.

Sin embargo, si bien los cubrebocas reducen el riesgo de contagio de infecciones respiratorias, como una gripe normal o el nuevo Covid-19, su uso no se recomienda para personas sanas.

La Organización Mundial de la Salud y los centros de prevención y control de enfermedades de Estados Unidos y Europa han advertido que las compras de pánico son un gasto inútil y sólo crean escasez para una real emergencia en hospitales, y recomiendan su uso únicamente para personas con una infección respiratoria y personal médico o familiares que atienden los casos.

No obstante, en China, Hong Kong, Corea del Sur, el norte de Italia e inclusive Argentina la gente está vaciando las farmacias, de acuerdo con Bloomberg y El Clarín.

En Argentina, la compra de mascarillas por docenas está motivada por el estado de alerta ante el primer caso de coronavirus registrado en Brasil, y sus precios han pasado de cinco pesos argentinos en diciembre a 80 pesos. Según dependientes de farmacias consultadas por el diario argentino, la comunidad asiática podría estar enviándolas a familiares que viven en China.

Foto: AFP

También está creciendo la exportación de cubrebocas a países asiáticos y algunas fábricas argentinas han tenido pedidos de 20 millones desde Corea del Sur, cuando su producción es normalmente de entre 20 mil y 300 mil por mes, informa Cadena 3.

Existen principalmente dos modelos de mascarillas, las normales de tela, que protegen a quien las usa al evitar la entrada de entes patógenos, y las profesionales o quirúrgicas, conocidas como N95, que protegen a las personas del entorno al evitar la salida de virus respiratorios.

Pero la OMS reiteró, en sus recomendaciones publicadas el 29 de enero, que “llevar mascarillas quirúrgicas cuando no está indicado puede causar un costo innecesario, dificultades de abastecimiento y crear una falsa sensación de seguridad que lleve a descuidar otras medidas esenciales como la higiene de manos”.

Al respecto, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) instó a "no exagerar" ni sentir temor ante el avance del coronavirus, una afección con una tasa de mortalidad inferior a la gripe común a la que se combate con una higiene correcta.

Foto: AFP

Para el organismo, atender a cuestiones básicas de higiene, como lavarse las manos con frecuencia a fin de que el virus no pueda transmitirse a través del contacto, es más efectivo que el uso de cubrebocas.

“No es necesario que todo el mundo lleve una mascarilla", una barrera que, en principio, sólo está pensada "para las personas en contacto con los enfermos o para gente que está enferma", pero no para alguien sano, afirma.

Foto: AFP

Pero, pese a las recomendaciones, la extensión del coronavirus también ha provocado el aumento de la venta de productos médicos falsificados.

En China, frente a la escasez de cubrebocas o de desinfectantes, muchos vendedores no autorizados ofrecen productos de contrabando, de baja calidad o ilegales.


Con información de AFP y EFE

Lee más aquí ⬇

Local

Vea como estas casas, junto a enorme hoyo, están por derrumbarse

Fueron construidas hace unos 22 años a unos metros del lugar al que llaman “El Hoyo”, una barranca que mide aproximadamente dos hectáreas y por donde pasa una tubería de CMAS

Local

Veracruz rebasa los 600 muertos por coronvirus; hay 4 mil 309 casos positivos

Xalapa tiene 87 casos, Perote, 22; Emiliano Zapata, 12; Coatepec, 8 y Banderilla, 2

Local

¿Hay transporte barato y ecológico? La bicicleta

Además de medio de transporte o ser utilizada para ejercitarse, la bicicleta también puede ser una excelente compañera de aventuras

Política

Proponen crear figura de Ombudsman digital

El magistrado del TEPJF, José Luis Vargas Valdez, afirmó que se debe acercar la justicia a las personas

Sociedad

Monreal propone agilizar trámite de solicitudes de protección para periodistas

Destacó que la labor periodística y de defensa de derechos humanos es peligrosa y arriesgada para quienes la ejercen

Finanzas

Coparmex replantea salario solidario ante crisis de empleo

La Coparmex asegura que se salvarían 19.9 millones de puestos de trabajo formales; ONG plantea un ingreso mínimo vital

Política

SAT niega que haya terrorismo fiscal

Se pagó 48 por ciento más de devoluciones que en 2018 y 10 por ciento más que en las de 2019

Mundo

Peligra AL por una reapertura apresurada: OPS

Muchos países de la región están presionados por la necesidad de reactivar sus economías devastadas por la pandemia

Mundo

Bolsonaro "promueve una rebelión armada"

El presidente brasileño afirmó en una reunión con sus ministros el pasado 22 de abril que quería armar a la población