imagotipo

Adriana Moles impulsa el buen humor

POR JASSEL LOMELÍ
La actriz Adriana Moles, quien protagoniza el monólogo teatral cómico Divas de corredor,  pretende reforzar los espacios de aprendizaje para los actores interesados en el género de comedia, cabaret, stand up, por mencionar algunos, de la mano del reconocido humorista Jorge Ortiz de Pinedo.

En una visita a la redacción, la talentosa  actriz habló de la importancia de que las personas vivan la experiencia del teatro con esta divertida puesta en escena.

El monólogo  aborda la realidad de una actriz de edad avanzada que siempre soñó convertirse en una super estrella, sin embargo, grandes historias no pasaron más allá del casting.

Durante la conversación, Adriana aseguró que la obra nació en Yucalí Cabaret, en los espacios de Tito Vasconcelos y posteriormente se trasladó a los teatros nuevos que inauguró Jorge Ortiz de Pinedo, en el hotel Royal Pedregal.

“Llevamos tres meses ya con Jorge Ortiz de Pinedo, le encantó la propuesta, nos adoptó y me apadrinó”, comentó la humorista, quien se encuentra agradecida con el actor.

Además señaló que en la actualidad mantenerse en el gusto del público con puestas de este tipo resulta un “milagro”, pues en el contexto actual en el que las personas prefieren acudir al cine y no al teatro, no ayuda, “muchas veces no van ni al cine ni al teatro porque la misma economía no lo permite”. Aunque confesó que a pesar de ello la obra ha sido todo un éxito.

Moles indicó que el monólogo permite reflexionar reflexionar, apoya y motiva a las personas que buscan el éxito, pero al pasar los años se les complica poder  encontrarlo. “¿Qué pasa hoy en día si realmente quieres acceder al público y tener éxito? Y a la vez tienes talento, pero tal vez ese talento no es exactamente el que está marcado por sistema, pero talento es un  talento peculiar”, comentó la talentosa.

Con divertida escena teatral la actriz rompe la cuarta pared entre el actor y el público fusionando las técnicas de clown con el cabaret, mismas que actualmente están tomando fuerza en el mundo
teatral.

A su vez, mencionó que cuando ella estaba comenzando su carrera, en México no había tantos espacios de aprendizaje con este tipo de técnicas, por lo que tuvo que emigrar a Barcelona, España.
“Es un paradigma, desde luego sí hay una falta de apoyo a la difusión del teatro, porque hay mucho teatro, pero definitivamente creo que las instancias profesionales son las que están un poco manipuladas”,
externó.
LA ANDA  NO ANDA

Además, tocó el tema de la Asociación Nacional de Actores en donde a su modo de ver, debería revivirse el organismo y que el buen funcionamiento del mismo traería grandes beneficios para todos los actores.

Explicó que en el gremio del humor hay mucho por hacer, por lo que tanto ella como Ortiz de Pinedo se están fusionando para impulsar el Centro de Estudios de Humor, que es la primera escuela de arte cómico en el país, que fue fundada por la misma Adriana.

Y aunque la escuela ha tenido que cambiar sus instalaciones en algunas ocasiones, la actriz espera que con el respaldo de Jorge pueda consolidarse un espacio fijo para la preparación de los nuevos actores que les interesa formarse en el mismo género.