imagotipo

La leyenda John Mayall. Una vida en el blues

  • Y sigue arriba de los escenarios, con una gira que lleva a cabo por España

MADRID, España. (EFE).- John Mayall, leyenda del blues con más de 50 años de carrera a la espalda, recorre estos días España en una gira sin guitarrista titular, lo que resulta curioso para quien formó una poderosa entente en los años sesenta con Eric Clapton, antes de que éste lanzara su siguiente proyecto, Cream.

“Nunca me sentí traicionado por él. Era progresión natural”, asegura este británico de 83 años que se ha subido a los escenarios con gente como Mick Fleetwood, Mick Taylor o John McVie y que en su actual gira actúa cada noche, como si el escenario fuese todo el alimento que necesita.

A falta de un virtuoso oficial a las seis cuerdas, él asume ese papel en cada velada, además de la voz, y contrapone una dosis extra de dinamismo feroz junto a Greg Rzab (bajo) y Jay Davenport (batería), ofreciendo en cada concierto una combinación nueva de canciones sobre un repertorio de unos 45 temas en total.

“Nos gusta crear música cada noche e implicar así a la gente”, afirma.

EL MUNDO ES UN CAOS

Parte de esos cortes, que se expanden y contraen según el humor de la velada, proceden de su último álbum, Talk About That, un “reflejo -señala- de aspectos de la vida que tenía en mente”, en el que sobresale The Devil Must be Laughing.

“Trata sobre que este mundo es un caos”, explica, antes de negarse a comentar nada sobre Donald Trump, “porque todo el que se mete en política es un loco”.

Grabado en California junto a sus músicos y el guitarrista Rocky Athas, que abandonó la formación a su término, contiene once temas, de los cuales ocho son inéditos compuestos por el propio Mayall y tres, versiones: It’s Hard Going up, Goin’ Away Baby y Don’t Deny Me.

POLVOS DE AQUELLOS LODOS

Atrás quedan los tiempos de su famosa banda The Bluesbreakers, que disolvió en 2008 por última vez. “En realidad, la mayor parte de mi carrera he sido John Mayall, sin más”, señala quien presume de rodearse de aquellos músicos “que mejor saben trasladar” lo que quiere transmitir. Peter Green, Don “Sugarcarne” Harris, Harvey Mendel, Walter Trout… La lista de músicos que sumaron su talento al de John Mayall & The Bluesbreakers es muy larga, y él sigue sin perder comba de lo que sucede en el ámbito de este género musical.

“He escuchado el nuevo disco de The Rolling Stones. De hecho, me lo compré y creo que es muy bueno para atraer nuevo público hacia el blues”, señala, por ejemplo.

Miembro del Salón de la Fama del Blues, nunca ha ganado un Grammy ni le inquieta, asegura.