imagotipo

Ciberataques, mayor riesgo para las empresas

  • Redacción El Sol de México
  • en Finanzas

Un reciente estudio de la consultora internacional PriceWaterHouseCoopers (PwC) sostiene que por primera vez en cinco años, los CEO de compañías privadas tienen más confianza en el crecimiento de sus ingresos en los próximos 12 meses que sus contrapartes públicas. Asimismo, se sienten más seguros en el reclutamiento de un número mayor de personas para lo que resta del año. No obstante que las compañías privadas están más expuestas al riesgo ante las ciberamenazas, parecen menos preparadas para protegerse de ataques.

Estos son los principales hallazgos del reporte Undaunted, but underprepared? –parte de la vigésima Encuesta Global de PwC a mil 379 CEO–, que se enfoca específicamente en las amenazas y oportunidades que encaran los directores ejecutivos de 781 compañías privadas participantes.

El 86 por ciento de CEO de compañías privadas se muestra confiados sobre las expectativas de ingresos de sus compañías durante los siguientes 12 meses, cinco por ciento arriba del 81 por ciento registrado en 2016. De hecho, es la primera vez en cinco años que la confianza de éstos es mayor que la de los directores ejecutivos de empresas públicas.

El estudio muestra que 55 por ciento espera reclutar más gente el próximo año, comparado con 48 por ciento de aquellos que lideran a compañías que cotizan en bolsa.

En contraste, solo 30 por ciento de los CEO de compañías privadas cree que el ingreso global crecerá en el siguiente año (apenas arriba del 28 por ciento registrado en 2015, pero abajo del 37 por ciento en 2014 y del 43 por ciento en 2013). Cerca de 57 por ciento también piensa que es cada vez más difícil equilibrar la competencia en un mercado global abierto con tendencias hacia políticas nacionales más cerradas. Esta preocupación es aún más alta entre los negocios familiares con un 66 por ciento.

Como muestra el punto de vista de las compañías privadas de la 20ª Encuesta de CEO, muchos de los problemas de negocio que afrontan los directos ejecutivos de compañías privadas han permanecido constantes durante las dos últimas décadas. El talento y la sobrerregulación permanecen como los asuntos más importantes en la lista de preocupaciones del típico CEO de compañías privadas, junto a la innovación, que lidera la lista de prioridades estratégicas.

Ahora, la diferencia es la velocidad y la escala del cambio.

El punto de vista de PwC es que las compañías privadas necesitan enfocarse urgentemente en tres áreas clave: tecnología, confianza y talento.

Cada organización será transformada por la tecnología. Las nuevas tecnologías no solo están cambiando lo que venden las compañías, sino cómo y dónde lo venden, de qué forma dirigen sus operaciones y cómo encuentran, manejan y se comunican con su staff. La Encuesta de CEO de PwC muestra que 29 por ciento de los directores ejecutivos de compañías privadas cree que la tecnología ya ha reconfigurado completamente la competencia en su industria, incluso por arriba de las compañías que cotizan en bolsa con un 25 por ciento. Otro 74 por ciento de las empresas privadas espera que sus mercados sean transformados por la tecnología en los siguientes cinco años.

Asimismo, otro 74 por ciento de las compañías públicas está preocupado de acelerar el cambio tecnológico, y 65 por ciento sobre las ciberamenazas, las compañías privadas, por el contrario, registran un 68 y 59 por ciento respectivamente.

Para Stephanie Hyde, Global Entrepreneurial & Private Business Leader en PwC Reino Unido, el hecho de que los CEO de compañías privadas estén menos preocupados acerca de la tecnología y las ciberamenazas en comparación con sus contrapartes públicas es inquietante, en particular porque a menudo las compañías privadas poseen menos recursos disponibles para invertir en nueva tecnología y en ciberseguridad. Esto puede hacerlas más vulnerables a los ciberataques, por lo que, en teoría, deberían estar más preocupadas ante estas amenazas, no menos.

En nuestra perspectiva, éste es posiblemente el más preocupante hallazgo de nuestro reporte, especialmente en el contexto de la evidencia creciente sobre que los hackers están ya eligiendo como foco de sus ataques a negocios privados y más pequeños, pensando en que no están tan bien protegidos”.

CONFIANZA

En 2002 la confianza no era muy alta en el radar del director ejecutivo típico, de hecho, solo 29 por ciento de los mismos pensaba que una erosión de la confianza pública en el sector corporativo significaba una seria amenaza para el crecimiento. Ahora ese porcentaje ya alcanza el 58 por ciento. Todos los encuestados concuerdan que la mayor amenaza a la confianza de los accionistas en sus negocios es el riesgo de brechas en privacidad de datos y ética. Además, representa la preocupación número uno entre los CEO de compañías privadas, alcanzando 55 por ciento. El número para las firmas familiares es menor con un 45 por ciento, lo que puede sugerir ya sea cierto grado de complacencia, o una falta de comprensión en las enormes implicaciones de los costos y riesgos que las brechas de información conllevan.