imagotipo

IFT afecta a trabajadores de Telmex: telefonistas

  • Redacción El Sol de México
  • en Finanzas

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) está afectando a los trabajadores de Telmex al obligar a la empresa a que se lleve a cabo una separación funcional, afirmó Francisco Hernández Juárez, líder del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) y aseguró que “contemplan emplazar a huelga” en caso de que estas medidas dañen el contrato colectivo.

“La posible división de Telmex en dos compañías diferentes, con contabilidad y procedencia independiente, representa una seria amenaza a sus conquistas laborales”, afirmó el líder sindicalista.

A su vez, aseguró que “están en riesgo al menos 13 mil empleados de perder sus derechos laborales si se concreta esta separación, por lo que además de la huelga se analiza presentar amparos” y destacó que el sindicato tiene firmados cuatro contratos con Grupo Carso, los cuales agrupan un total de 60 mil trabajadores, de los cuales 40 mil son activos y 20 mil jubilados.

De los 40 mil trabajadores activos, 32 mil aproximadamente están en Telmex y de éstos el grupo más grande y el que estaría en riesgo por la separación de la empresa, es el de la planta externa que abarca a alrededor de 13 mil trabajadores que laboran en 309 centros de trabajo en 31 de 32 estados del país.

Hernández Juárez comentó que “se busca que la empresa mantenga la responsabilidad de los empleados” y que se reunirá con dueños y directivos de Telmex para conocer cuál es la postura de la empresa al respecto y expresarles los riesgos que tendrían los trabajadores tras esta posible división.

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

En ese sentido, el IFT pretende que Telmex constituya dos compañías, una que administre los servicios de red y ofrezca infraestructura a todos los competidores del sector y la segunda que se encargue de otorgar servicios de internet y telefonía fija, acciones que realiza Teléfonos de México, con el objetivo de incentivar la competencia en el sector de telecomunicaciones.

Sobre ese tema, el líder sindicalista sentenció que el dictamen del IFT “Desde mi perspectiva es tan ambiguo que deja mucho a la interpretación, por lo que es necesario que la empresa explique cuál es la situación real en la que se encuentran”.


Separación funcional de Telmex genera duda: IDET


Por SALVADOR GUERRERO

El Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET) considera que la capacidad regulatoria de diseño e implementación efectiva de las medidas de regulación asimétrica aplicadas a Telmex y Televisa será puesta a prueba en los próximos meses, una vez que para su éxito resulta imperativo que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) mejore sustancialmente su capacidad de supervisión y reporte el número de quejas presentadas sobre cada agente preponderante y cómo se resolvieron cada una de éstas.

Y es que recientemente el IFT difundió un comunicado donde mencionó las medidas de regulación asimétrica que impuso a los agentes económicos preponderantes en telecomunicaciones (AEP-T) y radiodifusión (AEP-R). En ellas, definió nuevas medidas y modificó los términos de algunas que estaban vigentes desde 2014, con el objetivo de mejorar el desempeño del enfoque regulatorio basado en la figura del Agente Económico Preponderante (AEP), para remediar la elevada concentración en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión.

En telecomunicaciones, uno de los principales cambios en el conjunto de medidas fue la introducción de la figura de separación funcional de Telmex/Telnor, para dar origen una nueva empresa que se encargará de la prestación de servicios mayoristas relacionados con el acceso local y que deberá garantizar la prestación de estos en condiciones de no discriminación e igualdad para los competidores.

En la experiencia de otros países la imposición de medidas de separación funcional no ha implicado la definición de una línea de negocio con independencia efectiva en la gestión, como sucedió en el caso de la separación de BT y OpenReach en Reino Unido.

En dicho país, Ofcom el regulador de las comunicaciones, propuso la separación funcional de BT en 2005 y a partir de ello se creó la división OpenReach, que sería la encargada del negocio de acceso local a la infraestructura propiedad de BT.

De igual forma que en el caso mexicano, OpenReach se preveía que ofreciera sus servicios en igualdad de condiciones a BT y a sus competidores, que contaría con una imagen corporativa propia y diferenciada, personal propio y que tendría prohibido compartir con otras divisiones de BT información de los operadores competidores.

Sin embargo, después de 10 años de funcionamiento de esa figura, el órgano regulador de las telecomunicaciones en el Reino Unido, Ofcom, reconoció el fracaso de dicha separación funcional para impulsar mejores condiciones de competencia efectiva en los mercados de telecomunicaciones de aquel país. Por lo que en noviembre de 2016 ordenó su separación legal, misma que fue aceptada por BT apenas la semana pasada. Ahora, efectivamente deberá ser un órgano de gestión independiente en todo sentido.

Asimismo, se deberá informar a Ofcom la naturaleza de las interacciones entre OpenReach y BT, lo cual implica un alto nivel supervisión por parte del regulador.

En este contexto, resultará imperativo que el IFT tome en cuenta la experiencia reflejada en el caso británico y que emprenda una labor de inspección similar a la que se prevé a partir de los nuevos compromisos de BT con Ofcom, anunciados el pasado 10 de marzo, con mecanismos de revisión, control y efectividad en el acceso a la infraestructura del AEP-T por parte de sus competidores, así como que garantice la independencia de la nueva empresa de infraestructura respecto a América Móvil.

Otras medidas que deberá cumplir Telmex se encuentran la prestación de servicios mayoristas en condiciones de equivalencia de insumos, replicabilidad técnica y económica de paquetes de servicios del AEP-T, así como la puesta en marcha de un sistema electrónico de gestión que contenga la información relevante sobre la infraestructura y los servicios mayoristas para los competidores.

En el caso de Radiodifusión, el IFT determinó que el AEP-R deberá disponer de su infraestructura activa para realizar la transmisión de señales de sus competidores, en caso de que no exista espacio para compartir su infraestructura pasiva. Para el IDET es motivo de preocupación que se imponga una medida que desde el punto de vista técnico pudiera ser imposible de cumplir, sobre todo porque los transmisores de cada estación de televisión son fabricados bajo pedido, con las características técnicas particulares de la frecuencia y potencia autorizadas por las autoridades correspondientes, elementos que serán diferentes para otras señales de televisión.

Adicionalmente, Televisa deberá cumplir con la separación contable de servicios y habilitar un sistema electrónico de gestión, además de otras obligaciones en materia de publicidad.