imagotipo

Preocupan a la OIT perspectivas del mercado laboral latinoamericano

  • EFE Agencia
  • en Finanzas

GINEBRA, Suiza. (EFE).- Las perspectivas del empleo en América Latina y el Caribe en 2017 son preocupantes, con un aumento estimado del desempleo del 0.3 por ciento y que se atribuye sobre todo a las difíciles condiciones del mercado laboral en Brasil, según revela un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su evaluación sobre las tendencias del empleo y las proyecciones para el año recién iniciado, la organización precisa que el desempleo en la región se situará en el 8.4 por ciento, y que el responsable será Brasil, donde llegará hasta el 12.4 por ciento (1 por ciento más que en 2016).

“El número de desempleados latinoamericanos en los próximos años aumentará más por el crecimiento de la fuerza de trabajo, que excede la creación de empleo”, anticipa la OIT.

“Los últimos dos años no han sido buenos para América Latina en términos de crecimiento y, por supuesto, en esto ha influido Brasil por su enorme tamaño. Brasil es la China de la región”, explicó a Efe el director del Departamento de Investigación de la OIT, Moazam Mahood.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil se contrajo un 3.3 por ciento y el de la región en su conjunto, más el Caribe, se redujo en un 0.4 por ciento en 2016.

Los intercambios comerciales de ese país también se redujeron el año pasado, con una previsión similar para este año y una probable ligera recuperación en 2018, “con lo que esperamos que haya tocado fondo”, agregó el experto.

“Todo eso ha tenido un fuerte impacto en la región y tenemos también a la segunda economía, que es México, donde vemos cierto deterioro en término del crecimiento y de empleo”, continuó Mahood.

En México, la tasa de desempleo se situará en torno al 4 por ciento en 2017.

Las condiciones más prometedoras se encuentran en el futuro más próximo en Centroamérica y el Caribe, pero la crisis en Brasil termina llevando a toda la región hacia abajo, en particular a sus vecinos, con los que tiene más lazos comerciales.

Otro aspecto que inquieta a la OIT es el parón en la disminución de las formas de trabajo vulnerable en América Latina, que se había reducido notablemente entre 2009 y 2014. El trabajo vulnerable comprende a los trabajadores por cuenta propia (informales) y a aquellos que trabajan en contextos familiares sin remuneración, con un componente femenino mayoritario.

“Desde el estancamiento económico de la región en 2015, la parte de trabajadores en empleos vulnerables ha aumentado a un ritmo constante, subiendo del 31 por ciento de la mano de obra en 2014 al 31.9 por ciento en 2016.

Frente a los 90.5 millones de trabajadores en esa situación en América Latina en 2014, se calcula que serán 93 millones en 2018.

Por su parte, el economista de la OIT, Steven Tobi, llamó la atención sobre el hecho de que los aumentos más importantes de desempleo en el mundo ocurrirán este año en los países cuyas economías dependen de la exportación de materias primas, un perfil que corresponde a la mayoría de países latinoamericanos.