imagotipo

HASHIM BIN HUSSEIN

Príncipe árabe pide que comunidad gay deje de ser crucificada

Jordania es una país monárquico ubicado en Medio Oriente cuyas políticas sobre la homosexualidad fueron cambiadas recientemente, pasaron del libre ejercicio de la sexualidad a 100 latigazos de castigo apersonas de la comunidad LGBT.

El príncipe Hashim bin Hussein, menor de los hijos del rey Hussein y la reina Noor, habló por primera vez sobre las leyes extremistas sobre las personas homosexuales provocando polémica en aquel país.

“Todos los días imploro para que la comunidad en general acepte y deje de crucificar a las parejas homosexuales”. señaló Hashim

Lee también: Ventaja de Clinton sobre Trump es de siete puntos: sondeo

Jordania es mayoritariamente árabe por lo que los comentarios del príncipe no cayeron del todo bien, sobre todo a su hermano, el actual de rey de Jordania Abdalá II quien promovió tal ley.

Hashim pidió asilo por miedo a alguna represalia tras el apoyo a la comunidad LGBT y declaraciones en donde mencionó que el actual rey de Jordania hacía prácticas prohibidas por el Islam como beber grandes cantidades de alcohol, pero poca tolerancia a la comunidad gay.

En los casos de prácticas homosexuales de hombres casados la pena se endureció hasta la pena de muerte.

No te pierdas: [Video] Niños lloran la muerte de su hermano tras bombardeo en Alepo