imagotipo

NELSON MANDELA

México.- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue Wiechers, consideró necesario que los profesores infundan a los jóvenes valores de libertad, respeto, tolerancia, negación a la violencia, progreso y paz.

Al encabezar la celebración por el Día del Maestro, aseveró que en el contexto actual “necesitamos volver a creer en México, en su justicia y su equidad” y se comprometió “a hacer todo lo que esté a nuestro alcance, para que la vida universitaria se desarrolle con normalidad”.

A ustedes, señaló a los académicos, “les pido que hoy, más que nunca, procuren estar cerca de los jóvenes y dispuestos para ellos”.

Ésa, enfatizó, es finalmente la verdadera esencia del magisterio, “guiar a nuestros estudiantes por las rutas de la confianza, la esperanza, el saber y la verdad, para que se descubran y encuentren su lugar en la vida”.

La importancia de la labor docente es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás, profundizó el rector de la máxima casa de estudios del país.

Destacó que los empeños de un académico están en crear y difundir el conocimiento, ya sea desde la docencia, la investigación o la difusión de la cultura. “Y la transferencia generacional de esos conocimientos es lo que nos permite avanzar”.

Las universidades y sus profesores son quienes comprueban la verdad que permite conocer el entorno, saber de dónde venimos, cómo estamos constituidos, cómo nos comportamos, a qué aspiramos, cómo disfrutamos y por qué morimos, remarcó, de acuerdo con un comunicado.

Graue Wiechers hizo hincapié en que los docentes deben ser y hacer algo más, como orientar y dar luz con sus palabras, producto de sus experiencias y con las que forjan mujeres y hombres de provecho, con las que de manera generosa y formativa les permiten alcanzar la eternidad.

Finalmente, el rector de la UNAM citó a José Vasconcelos, “maestros son quienes se apresuran a dar sin reserva el buen consejo, el secreto recóndito, cuya conquista acaso ha costado dolor y esfuerzo. Alguien que ya pasó por distintas pruebas y no ha perdido la esperanza de escalar los cielos es un maestro”.